Ruido en los océanos pone en riesgos la biodiversidad marina Ruido en los océanos pone en riesgos la biodiversidad marina
Aunque las profundidades del mar parezcan silenciosas, la actividad humana ha llenado de contaminación sonora los ecosistemas marinos Ruido en los océanos pone en riesgos la biodiversidad marina

Aunque las profundidades del mar parezcan silenciosas, la actividad humana ha llenado de contaminación sonora los ecosistemas marinos, lo cual amenaza la vida de muchas especies y la biodiversidad, alertó el director del laboratorio de investigaciones bioacústicas de la universidad Politécnica de Barcelona, Michel André.

Para el experto, esta problemática que afecta a la fauna acuática no es nuevo. En 1991 un grupo de científicos colocó altavoces submarinos en una remota isla del océano Índico para comprobar el alcance de los sonidos producidos por el hombre.

La señal era de baja frecuencia y emitida de forma regular durante dos meses, alcanzó más de 16 mil kilómetros, con lo que podía oírse prácticamente en todo el planeta.

Los casos se han repetido y los ruidos, que interfieren con los sistemas de localización de las ballenas y delfines, es hoy una de las causas de los constantes y fatales encallamientos de cetáceos en playas y zonas poco profundas, que les provocan la muerte.

El año pasado, la Marina de Estados Unidos fue obligada a dejar de utilizar un potente sonar en sus submarinos que afectaba la vida de los mamíferos marinos, poniendo en peligro sus ciclos de reproducción, sus costumbres sociales y la búsqueda de alimentos.

Pero los más perjudicados no son los cetáceos, las ballenas, los delfines, como se creía, explica André, sino los animales invertebrados que no tienen sistema auditivo, sino células sensoriales que les permiten mantener el equilibro en la columna de agua. Cuando sufren heridas por el ruido, no pueden alimentarse, no pueden reproducirse y mueren al cabo de algunos días.

La buena noticia, subraya el experto, es que, a diferencia de lo que ocurre con otros elementos contaminantes, cuando el sonido cesa, se acaba la contaminación.

Afirma que la solución es disminuir la contaminación sonora provocada por el ruido de motores de embarcaciones, las plataformas petrolíferas, las explotaciones eólicas o la construcciones de puertos que se propaga a través del agua y destruye el medio ambiente en el que viven las especies marinas.

De acuerdo con André, el objetivo de los investigadores es encontrar soluciones que permitan mantener la actividad económica, respetando la biodiversidad.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.