Retos para disminuir la mortalidad materna en México Retos para disminuir la mortalidad materna en México
Durante la primera década del siglo XXI se dieron renovados esfuerzos para disminuir la mortalidad materna en México, que ocurre por causas directa Retos para disminuir la mortalidad materna en México

Durante la primera década del siglo XXI se dieron renovados esfuerzos para disminuir la mortalidad materna en México, que ocurre por causas directa o indirectamente relacionadas con el embarazo, parto y posparto.

En los años 2008 y 2009 se promovieron, desde la Federación, dos iniciativas encaminadas a disminuir las barreras económicas y mejorar el acceso a la atención: Embarazo Saludable, consistente en afiliar prioritariamente a todas las mujeres embarazadas y sus familias al Seguro Popular (2008); y el Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica (2009), en el que se establece que todas las mujeres que presenten complicaciones obstétricas deberán ser atendidas en cualquier unidad de salud del IMSS, ISSSTE o SSA, sin importar su condición de afiliación (posteriormente se incluyó a IMSS-Oportunidades).

Esto implica asegurar diversos mecanismos de coordinación, que permitan una respuesta integrada ante la urgencia obstétrica, a través del intercambio de servicios y el pago cruzado entre instituciones.

Retos para disminuir la mortalidad materna en México

La segmentación actual del Sistema de Salud con base en clientelas, conlleva inconvenientes en detrimento de la eficacia, eficiencia y equidad: permanecen las inequidades en el financiamiento y acceso a los servicios de salud entre afiliados y no afiliados de las distintas instituciones; se ensancha el aparato burocrático con el consecuente incremento de los costos; y se duplican acciones de prestación de servicios, financiamiento y rectoría.

Iniciativas como el Convenio están encaminadas no solamente a la integración funcional del Sistema de Salud, y a reconocer los retos que se enfrentan las actuales Reformas del Sector Salud.

Desde el 2010, el Observatorio de Mortalidad Materna en México ha dado seguimiento a este instrumento y su aplicación, y su tercer monitoreo arroja resultados que invitan a la reflexión.

El primer reto que enfrenta esta iniciativa es el considerar que la atención de una emergencia durante la maternidad requiere que la red de servicios esté disponible desde el primer nivel -a fin de estabilizar la condición de la mujer-, hasta su eventual traslado oportuno a un tercer nivel de subespecialidad, en casos de complicaciones severas. Actualmente este Convenio considera la participación de hospitales con recursos disímbolos: con resolutividad baja, en donde se pueden proporcionar medidas básicas de manejo y acceso a un quirófano y especialistas; resolutividad media, que adicionalmente ofrecen transfusiones sanguíneas; y resolutividad alta, dotados además con unidades de cuidados intensivos para adultos y recién nacidos, pero todos dentro de lo que se considera un segundo nivel de atención.

Retos para disminuir la mortalidad materna en México

El segundo reto es el número de hospitales asociados: de los 1 206 establecimientos que atendieron emergencias obstétricas en el país durante 2013, solamente 446 participan en el Convenio. Para ofrecer una cobertura de acuerdo a los estándares de la Organización Mundial de la Salud, se tendrían que incorporar 749 hospitales más. Actualmente, no todas las unidades hospitalarias con la capacidad de atender emergencias obstétricas cuentan con certificación, requisito necesario para participar en el Convenio.

El tercer reto se refiere al uso mismo del Convenio: de las 734 mil 438 consultas por emergencias obstétricas atendidas por el Sector Salud durante 2013, solo 569 fueron registradas como resultado del Convenio. Es decir, el intercambio de servicios entre instituciones para mejorar el acceso rápido y expedito de las mujeres durante una emergencia obstétrica sigue muy limitado, a casi ocho años de firmado el Convenio.

Email: gracielafreyermuth54@hotmail.com

 

Graciela Freyermuth y Guadalupe Ramírez Rojas