Recomendaciones literarias: Ir, volver y… qué darse Recomendaciones literarias: Ir, volver y… qué darse
Habría que preguntarse de qué estamos seguros en nuestra vida amorosa. O mejor dicho, qué se supone que hace nuestra pareja Recomendaciones literarias: Ir, volver y… qué darse

Título: Ir, volver y… qué darse”

Autor: Horizontum. Recomendaciones literarias: Ir, volver y… qué darse

Editorial: Alianza

Habría que preguntarse de qué estamos seguros en nuestra vida amorosa. O mejor dicho, qué se supone que hace nuestra pareja –si es que hace algo- cuando nos ausentamos. ¿Harán –y pensarán- lo mismo que nosotros? Lo cierto es que mientras los hombres –un hombre, un esposo- andan haciendo lo que sabemos que andan haciendo, las mujeres –una mujer, una esposa- se supone que andan haciendo lo que no sabemos que hacen. ¿Complicado? ¿Difícil de entender? Pues no, bastante sencillo. Para volver hay que ir, o si no, quedarse, y saber qué darse.

Hay que preguntarse qué hace una mujer que trabaja en sus ratos libres y qué no hace la propia. ¿Es mejor saberlo o ignorarlo? ¿Atenerse a la propia, como tantos hombres, y desear la ajena, como le pasa a El Ratatataplán, así llamado por su tartamudez, con La Gallita? Y qué ocurriría si no engañara la mujer a la que engañamos. Es más, si nos engañara la mujer con la que engañamos.

Ir, volver y qué darse es una comedia de enredos, desquiciante y vertiginosa, narrada en primera persona por El Rata (El Ratatataplán), con el coro de fondo de los demás personajes. Un vodevil mexicano, lleno de diálogos sonoros, rápidos y chispeantes, gráficos y ocurrentes, en los que el autor traza un fresco, de estructura innovadora y vocabulario sagaz, lleno de neologismos populares, que arranca al lector en cada párrafo una clara sonrisa por el humor ácido que destila.

Diana López

Diana López

Comunicóloga y etnohistoriadora. Se ha desempeñado como promotora cultural independiente, RP para editoriales y eventos culturales. Fue coeditora web en la sección cultural del periódico Reforma y paleógrafa del Archivo General de la Nación. También ha sido asesora pedagógica de fomento a la lectura. Oficio que mejor la define: mochilera.