Rebota de nuevo la pelota vasca en la ciudad Rebota de nuevo la pelota vasca en la ciudad
Caminar por la colonia Tabacalera es encontrar destellos de arquitectura de antaño que aún se conservan en perfectas condiciones, otras venidas a menos Rebota de nuevo la pelota vasca en la ciudad

Caminar por la colonia Tabacalera es encontrar destellos de arquitectura de antaño que aún se conservan en perfectas condiciones, otras venidas a menos, pero todas reflejan lo grandioso que debió ser vivir allí alrededor de los años  20-30.

En particular la zona que rodea el monumento a la Revolución, hay una esquina que durante muchos años albergó además del deporte de pelota vasca, peleas de box y otros eventos deportivos. Además se le reconoció por ser el primer espacio dedicado a estas actividades que se techó; ahí personas adineradas hacían grandes apuestas con el deporte que ejercían los pelotaris, ese fue el Frontón México inaugurado en 1929.

Según datos históricos, los frontones que ha habido en la ciudad son: 1895, el “Eder jai”, primer recinto de pelota vasca, tiempo después se abrió el Frontón Nacional. En 1923 el frontón Hispano-Mexicano y más adelante “El estudiante” y el “Euzcalduna”.

En días pasados la Ciudad de México presenció la reinauguración de un lugar que históricamente ha sido centro de reuniones sociales y deportivas. Cerrado por casi 21 años, el “Palacio de la pelota” tuvo diferencias entre dueños y concesionarios afectando a trabajadores quienes se fueron a huelga, la cual sólo la sostienen 5 ex trabajadores a quienes no se les liquidó. Haciendo a un lado esta situación legal se decidió reabrir sus puertas el 10 de marzo en una primera etapa donde se volverán a presenciar enfrentamientos de los jugadores de pelota vasca. Más adelante se construirá un hotel (con suites de lujo) casino (de 3 pisos)  y foro para espectáculos. Su remodelación implicó 35 millones de dólares.

Horizontum. Rebota de nuevo la pelota vasca en la ciudad

Tendrá capacidad para 4,200 espectadores, además de contar con un área multifuncional con gradas retráctiles para funciones de boxeo, convenciones, conciertos y eventos privados. Su estructura se reforzó para soportar una carga de 70 toneladas y se acondicionó con la acústica necesaria para una sala de conciertos.

Una huelga gestada desde 1996 tuvo detenidas las acciones del espacio que reabrió sus puertas para recibir a un público más amplio que deguste de este tipo de eventos. Lo que se pretende, dijeron las autoridades el día de su reapertura, es reactivar la economía de la zona, que ha sido afectada por indigentes, basura, inseguridad y prostitución.


Diana López

Diana López

Comunicóloga y etnohistoriadora. Se ha desempeñado como promotora cultural independiente, RP para editoriales y eventos culturales. Fue coeditora web en la sección cultural del periódico Reforma y paleógrafa del Archivo General de la Nación. También ha sido asesora pedagógica de fomento a la lectura. Oficio que mejor la define: mochilera.