@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción @RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción
Ha sido ampliamente comentando y analizado la forma en que el presidente de los Estados Unidos Donald J. Trump hace uso de sus redes... @RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

Ha sido ampliamente comentando y analizado la forma en que el presidente de los Estados Unidos Donald J. Trump hace uso de sus redes sociales, y más específicamente de Twitter.  Muchos analistas alrededor del globo han mencionado que su uso es desmesurado y ciertamente impulsivo, lo cual es cierto; sin embargo, sencillamente él entiende lo que es una estrategia pura de Diplomacia Pública y Diplomacia Digital, y el mejor ejemplo de la efectividad del empleo de éstas que lo llevaron hasta la Casa Blanca. ¿México tiene una forma de establecer una estrategia frente a este claro nuevo paradigma que llegó para quedarse en las relaciones internacionales contemporáneas? La respuesta es sí.

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

El corazón mismo de la Diplomacia Pública es cómo se comunican los Estados con las personas, y la Diplomacia Digital es cómo los Estados se comunican con las personas utilizando plataformas digitales, como son páginas de internet, medios de comunicación digital, y sobre todo, mediante el uso de redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, Snapchat, etc. Ahí recae la efectividad de este tipo de Diplomacia, en comunicarse e interactuar con la gente, y a la par, viralizar estos contenidos, para poder llegar e influir en más personas. Desde su campaña electoral, como ya lo he escrito en publicaciones anteriores para Horizontum, utilizando bondandes de Paradiplomacia Pública y Digital (no era oficialmente Diplomacia, porque la Diplomacia sólo se da con intervención directa de un Estado), logró capitalizar y viralizar su imagen “antiestablishment” , logrando un “engagement” y un “sentiment” sin igual, en base a la forma en que se comunicó con todas las persona inyectándoles su propia propaganda, la cual reflejaba los sentimientos de protesta y descontento más arraigados, el cual se reflejó en las urnas y lo llevo a ser el 45vo Presidente de los Estados Unidos.

Donald J. Trump concentra la gran mayoría de sus baterías mediante Twitter, específicamente a través de dos cuentas, tanto @RealDonaldTrump como la cuenta oficial de la Presidencia de los Estados Unidos @POTUS (la cual estrenó el ex Presidente Barack Obama). Es importante destacar el uso que el Presidente Trump da a cada una de estas cuentas, siendo la primera la más activa, y relejando a la segunda como un “difusor oficial” de los contenidos de la primera:

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

Podemos ver de una forma clara y contundente las venas mismas de la Diplomacia Pública y Diplomacia Digital en los mensajes enviados vía Twitter, tanto del presidente Trump desde la cuenta @RealDonaldTrump, como del presidente de México Enrique Peña Nieto desde la cuenta @EPN, en donde estos mensajes realmente tuvieron no sólo un impacto significativo en la praxis de la relación bilateral México-Estados Unidos, sino que produjeron reacciones, posturas y pronunciamientos de ambos Estados y a su interior:

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

 

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

 

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

La fortaleza misma de la presidencia de Donald J.Trump es justamente el uso de la Diplomacia Pública mediante una estrategia en Diplomacia Digital, ya que se está comunicando eficazmente con las personas mediante redes sociales,  y este capital social se va incrementando de forma marginal al viralizarse sus propios contenidos, y verlos reflejados en reacciones y posturas de las personas, y en notas publicadas, tanto en medios de comunicación digitales, como convencionales. La propaganda de Trump, como un virus, se está difundiendo a través del aire y sus efectos son claros.

Actualmente México se ha centrado en generar un plan de política exterior diversificada, mediante el uso de canales diplomáticos tradicionales, con especial énfasis en Diplomacia Consular, para la protección integral de acuerdo con el margen de acción de las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares de 1961 y 1963 respectivamente, lo cual es adecuado y responde a la coyuntura actual, pero no es una estrategia completa que pueda generar réditos dentro del corto plazo, ya que por la naturaleza misma de la médula de la forma de hacer diplomacia, sus tiempos son mucho más tardados. El gobierno mexicano tiene dos cuentas con las que se comunica en redes sociales, específicamente en Twitter, que son las siguientes:

@RealDonaldTrump… Diplomacia Pública y Digital en acción

Dejando de lado la actividad de ambas cuentas en esta última semana, ambas sólo difunden información sobre el gobierno mexicano y las actividades del presidente Enrique Peña Nieto dentro de una comunicación unidireccional y plana, carente de lenguaje que pudiera llegar a despertarnos sentimientos de unidad e interesarnos realmente en la forma en que operan las vísceras del mismo gobierno y sus propias actividades, ya que no informan o buscan difundir y/o influir en la opinión pública, tanto al interior como al exterior del país de contenidos dentro del rango de acción de la Diplomacia Pública y la Digital; es decir, sólo se utilizan como medio de difusión de actividades, pero no buscan involucrar a la población en las interioridades del Estado mexicano, ni mucho menos, buscan hacer diplomacia al exterior del país. Este tipo de comunicación unidireccional y difusor de actividades, se replica por las redes sociales de la Secretaría de Relaciones Exteriores y con menor uso, pero igual estrategia del actual canciller Luis Videgaray.

Hoy, más que nunca, el gobierno mexicano debe de convencerse de las bondades, pero sobre todo, del impulso y desarrollo óptimo y crecente en su Poder Suave que le brindaría el incorporar una estrategia en Diplomacia  Pública y en Diplomacia Digital a su actual estrategia en Diplomacia Tradicional y Diplomacia Consular, con especial énfasis en Diplomacia Cultural para comunicarse eficaz y bidireccionalmente con los mexicanos al interior, como al exterior del país, que recordemos que son nuestros mejores embajadores en cualquier latitud en la que se encuentren y sean un medio de difusión natural de toda nuestra cultura y todo aquello que nos hace ser mexicanos en base a una estrecha relación Diplomacia Consular-Diplomacia Cultural, con el pleno apoyo de la Diplomacia Tradicional y la acción de la Diplomacia Pública y Digital contando con el Estado Mexicano y Gobierno Mexicano dentro de sus canales de difusión digital.

Tienen que lograr entrar de lleno al corazón de cada mexicano, para que en base a un sentiment y engagement en pleno crecimiento, el Poder Suave Mexicano realmente pueda comenzar a desarrollarse y comenzar a ser presente y visible dentro de la comunidad internacional, y México logre tener una presencia, pero sobre todo, una posición diversificada mucho más sólida, proactiva, dinámica, pragmática y propositiva que pueda aglutinar eficazmente el apoyo internacional.  Donald J. Trump ha probado y seguirá probando sobre la efectividad del empleo de la Diplomacia Pública y Digital. ¿No es momento mi estimado lector, en que México también saboree de las bondades de esta forma innovadora de hacer diplomacia en beneficio de nuestro país? El presidente Enrique Peña Nieto tiene en sus manos una oportunidad histórica.

Diego Sanchez Campia

Diego Sanchez Campia

Soy Internacionalista por la FCPyS de la UNAM, especializado en Diplomacia Digital, con especial énfasis en Diplomacia en Redes Sociales.Actualmente tengo el proyecto Red México / México Sin Frontera (www.mexicosinfrontera.com) , que está enfocado en información en protección, asistencia consular y protección preventiva para mexicanos en el exterior por medio de redes sociales.He participado con publicaciones para Líderes Internacionales y Paradigmas (dependiente de Urbi et Orbi del ITAM).