Quintana Roo, narcotráfico: el paraíso rumbo al infierno Quintana Roo, narcotráfico: el paraíso rumbo al infierno
Desde hace poco más de 10 años, en México se emprendió una lucha contra el tráfico de drogas; sin embargo, en aras de combatir... Quintana Roo, narcotráfico: el paraíso rumbo al infierno

Desde hace poco más de 10 años, en México se emprendió una lucha contra el tráfico de drogas; sin embargo, en aras de combatir este problema, se recrudecieron las disputas entre cárteles, lo cual aunado a detenciones de los principales líderes y a la posterior fragmentación de los grandes grupos del narcotráfico, derivado de las luchas internas por el liderazgo, se observó un incremento en el número de homicidios dolosos en nuestro país.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)[1], entre enero y mayo de 2017 se cometieron nueve mil 916 homicidios dolosos, de los cuales el 65.7% se cometieron por arma de fuego; además, esta cifra representó un incremento del 29.5% respecto al mismo período del año anterior.

En el caso de Quintana Roo, entre enero y mayo, se tuvo conocimiento de cien homicidios dolosos, lo cual puede sonar como un número pequeño en comparación con Guerrero, el cual documentó 955 decesos de este tipo en el mismo período, o con Baja California, donde se registraron 739 personas ultimadas en el lapso referido. No obstante, si la cifra para Quintana Roo la comparamos con el mismo período del año anterior, se observa un aumento del 88.7%, lo cual también cobra relevancia, por tener a dos de los centros turísticos más importantes del país: Cancún y Playa del Carmen. En estos dos polos, de acuerdo con estadísticas del SESNSP,  se concentran el 70% de los mencionados ilícitos.

Fuente de gráficas: Elaboración Propia con cifras del SESNSP

 

Fuente de gráficas: Elaboración Propia con cifras del SESNSP

Fuente de gráficas: Elaboración Propia con cifras del SESNSP

 

 

¿Pero qué es lo que pasa en Quintana Roo? ¿Cuál es el motivo de este despunte en el número de homicidios dolosos?

De acuerdo con la revista Contralinea[2], en la década de los 80 la entidad fue utilizada como punto de entrada para la droga proveniente de Sudamérica; sin embargo, en 2013 se tenía registro de la presencia de grupos pertenecientes a los Zetas, quienes mantenían el control del norte del estado. Pero el Cártel del Golfo comenzó a disputar la región. También el Cártel de Los Pelones se escindió del de Sinaloa para operar de manera independiente en el estado.

La ruptura con Los Zetas, de los hermanos Iván Velázquez Caballero y Daniel Velázquez Caballero, alias el Z 50 y el Z 52, respectivamente o Los Talibanes (quienes en el caso del primero, en ese momento fungía como uno de los mandos principales de la agrupación referida), marcó un cambio en la dinámica de las disputas en Quintana Roo, ya que su adhesión al Cártel del Golfo (CDG) y después de la detención de Iván, los mandos del CDG nombraron a Daniel como jefe de plaza de Cancún, por lo que logró realizar una alianza con Los Pelones y de esta forma hizo replegar a Los Zetas.

Actualmente Los Talibanes continúan teniendo presencia en el estado; sin embargo, de acuerdo con El Universal[3], en ese estado hay cinco grupos operando: el Cártel del Golfo, Los Zetas, Los Pelones, el Cártel de Jalisco Nueva Generación y “Doña Lety” o el Cártel de Cancún, este último es una organización local de reciente creación, integrado por exagentes judiciales y grupos más pequeños. Estas asociaciones se disputan los negocios del tráfico de drogas, la extorsión, el cobro de derecho de piso y la trata de personas.

Fuente: Elaboración propia de acuerdo a información de notas periodísticas

Fuente: Elaboración propia de acuerdo a información de notas periodísticas

 

El Grupo de Los Zetas ha tratado de hacerse del control de la zona norte del estado, la cual está bajo la agrupación liderada por Doña Lety, mientras que la presencia del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) ha provocado disputas con estos dos grupos.

Si bien en años anteriores se tenía conocimiento de la presencia de células pertenecientes a los cárteles de la droga ¿Qué fue lo que hizo detonar la violencia en el estado durante el presente año?

Los hechos de violencia en lo que va de 2017 comenzaron hacer eco en los medios nacionales, después del tiroteo suscitado en el club nocturno “Blue Parot”, en el cual murieron cinco personas[4], además del ataque a balazos por parte de un comando armado, en contra de las instalaciones de la Fiscalía del Estado[5], ambos sucesos sucedieron en enero del presente año.

Es importante señalar que el 25 de septiembre comenzó un nuevo mandato en el gobierno de la entidad, que significó cambios en la administración pública y en la policía local.

En las corporaciones de la policía estatal y municipales, así como en la fiscalía local se dio el cambio de mandos medios y de comandantes, lo cual provocó que grupos dominantes reaccionaran para mostrar su rechazo hacia los nuevos mandos.

Gran parte de la violencia es atribuida al grupo liderado por Doña Lety. Pero su disputa con las corporaciones de policía locales trata de ser aprovechada por Los Zetas, que están tratando de apoderarse de los territorios dominados por el Cártel de Cancún, principalmente el corredor Cancún-Playa del Carmen, también la mira del Cártel de Jalisco Nueva Generación. el cual no ha podido establecerse en la región, pero mantiene su presión sobre esta zona.

¿Qué se puede esperar de esta situación?

Considerando el contexto actual, uno de los problemas en la región es que no existe un cártel dominante, por lo que se da una lucha entre grupos, relativamente pequeños, para dominar el corredor Cancún-Playa del Carmen. Esa guerra ha ido caldeando a región,  importante zona de afluencia turística nacional e internacional y donde puede, de mantenerse estos niveles de violencia, convertirse en un fenómeno cotidiano.

El estado de Quintana Roo corre el riesgo de volverse otro Acapulco. La convergencia allí de diversos grupos del narcotráfico traerá afectaciones a las diferentes actividades turísticas y cambiará las dinámicas de servicio de las diferentes compañías de esa industria.

También la ofensiva de las fuerzas federales y estatales puede generar un efecto de desplazamiento de los integrantes de esas células del narcotráfico hacia estados colindantes como Yucatán y Campeche (el denominado “efecto cucaracha”), lo cual generaría episodios de violencia y de delitos de alto impacto en esas dos entidades.

¿Qué soluciones pueden plantearse?

Uno de los puntos a considerar es que esta disputa por el tráfico de drogas, viene acompañada también por la lucha de otros mercados ilícitos, principalmente la extorsión y la trata de personas, por lo que el actual gobierno estatal debe enfocarse en atender estos dos delitos, además de poner especial atención en la incidencia delictiva del fuero común, implementando estrategias preventivas como la instalación de cámaras de vigilancia que permitan atender situaciones de riesgo en el momento.

Asimismo, se debe crear una estrategia que contemple toda la región de Quintana Roo, Yucatán y Campeche, para evitar que nuevos grupos lleguen a disputarse el trasiego de droga y el mercado de la extorsión en la zona, poniendo énfasis en el corredor Cancún-Playa del Carmen.

En el estado podría llevarse a cabo una campaña acerca de los efectos del consumo de drogas, con el objetivo de abordarlo también como un problema de salud pública. La Fiscalía del Estado  debe contar con las herramientas necesarias, no sólo para perseguir este tipo de delitos, sino también para que en el procesamiento de los delincuentes, se tengan los elementos necesarios para armar casos que puedan terminar en una fuerte condena.

[1] http://secretariadoejecutivo.gob.mx/index.php

[2] http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/index.php/2013/12/01/quintana-roo-paraiso-del-narcotrafico/

[3] http://www.eluniversal.com.mx/articulo/estados/2017/01/23/paraiso-carteles-se-disputan-q-roo

[4] http://www.animalpolitico.com/2017/01/parrot-tiroteo-club-discoteca-quintana-roo/

[5] http://www.animalpolitico.com/2017/01/fiscalia-cancun-ataque/

Juan Carlos Esqueda Arias

Socio presidente de ZHC Consultores