Publicidad exterior sin control en la CDMX Publicidad exterior sin control en la CDMX
Debemos reconocer que la Ciudad tiene un paisaje urbano como lo tiene cualquier otra ciudad en el mundo. Al final del día, cuando hablamos... Publicidad exterior sin control en la CDMX

Entrevista Jorge Carlos Negrete, presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano

Debemos reconocer que la Ciudad tiene un paisaje urbano como lo tiene cualquier otra ciudad en el mundo. Al final del día, cuando hablamos de dicho paisaje estamos reconociendo que una ciudad específica cuenta con ciertas características que la hacen única. En ese sentido, la regulación y defensa del paisaje urbano en la Ciudad de México es un grave problema; así lo explicó Jorge Carlos Negrete, presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU), en entrevista para Horizontum.

“Este paisaje urbano son una serie de aspectos tanto naturales, en el caso de la Ciudad de México son los volcanes y toda la orografía que nos rodea, como arquitectónicos e históricos. En la medida en que se va permitiendo, por parte de las autoridades, que esa identidad cultural y urbanística se vaya alterando con otros aspectos externos, como son la publicidad exterior, estamos perdiendo ese patrimonio urbanístico que tiene la ciudad”, precisó.

Al respecto, Negrete aceptó que “las ciudades van cambiando y modificando; esa es una consecuencia natural de las necesidades de crecimiento e infraestructura que todas las ciudades tienen”. Sin embargo, atajó, “la publicidad exterior no lo es, en el sentido de que se le está dando permiso o autorización (a las agencias de publicidad) de ir colocando anuncios en cualquier lado, afectando este paisaje que tenemos al día de hoy”.

Dicha publicidad exterior ha creado, en la óptica de Negrete, serios problemas a la ciudadanía capitalina. “Primero, tenemos un bombardeo constante de información –expuso-, que estamos recibiendo por parte de todos estos anuncios que vemos, ese bombardeo de información que no nos damos cuenta que lo estamos recibiendo de manera permanente. El cerebro no puede lidiar con tanta información, no estamos diseñados para recibir tanta información visual al mismo tiempo durante períodos tan largos”. En ese sentido, el cerebro, para “defenderse” de toda esa información, acaba haciéndolo a través de estrés.

Horizontum. Publicidad exterior sin control en la CDMX

“Y esta ciudad lo que menos necesita es estrés”, advirtió Negrete.

Por otro lado, el problema de protección civil es otro de los enlistados por el presidente del FRRPU. “Cuando no tienes el mantenimiento adecuado –de las estructuras que soportan la publicidad exterior-, e incluso teniendo el mantenimiento adecuado, y llegan a ocurrir este tipo de fenómenos naturales –tormentas, lluvias, etc.-, las estructuras se caen porque muchas de ellas están colocadas en lugares donde no deberían estar colocadas, como son las azoteas de los inmuebles. Los inmuebles no están diseñados para tener en esa azotea (…) una marquesina, con un peso de entre 5 o 20 toneladas, resistiendo la tensión del viento”.

En el mismo orden de ideas, Negrete resalta la contaminación visual como otro problema aparejado al exceso de publicidad exterior en la ciudad. “Tenemos el problema –sostuvo- de las pantallas electrónicas, que están sustituyendo las marquesinas tradicionales; (estas pantallas) causan una contaminación lumínica importante, y es de tal magnitud que tenemos quejas de algunos vecinos a quienes les colocaron pantallas en frente de sus casas y no pueden dormir, porque están bajo un faro de luz las 24 horas”.

Números y actores

Según Negrete, en la Ciudad de México operan de 47 a 53 empresas de publicidad exterior; entre las más importantes –porque dominan del 40% al 50% del mercado-, se encuentran Vendor, Rentable y Showcase. De acuerdo con sus cálculos, el negocio vale cerca de 3 mil 500 millones de pesos anualmente, además de que “tiene una derrama económica importante” por los trabajadores que ahí laboran.

Horizontum. Publicidad exterior sin control en la CDMX

Debido al caos imperante en la función de regulación que la administración local debería tener en torno a la publicidad exterior, Negrete destacó que mientras el gobierno de la ciudad registra 3,600 anuncios –de los cuales, si se aplicara la legislación vigente respectiva, el 80% desaparecería-, su organización ha contabilizado entre 3 mil y 4 mil adicionales no contemplados en el conteo oficial; es decir, en la Ciudad de México hay entre 7 mil 600 a 6 mil 700 anuncios desperdigados en las vías primarias y secundarias de la capital.

“Desgraciadamente, la autoridad de la ciudad lo que está haciendo es abrir nuevos espacios (de publicidad), en vez de atacar el problema, que es importante porque puede llegar a ser un problema de salud pública”, concluyó.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.