Preocupaciones en torno a los robots sexuales Preocupaciones en torno a los robots sexuales
El incipiente mercado de los robots sexuales preocupa a un grupo de expertos, quienes llamaron a intensificar los estudios Preocupaciones en torno a los robots sexuales

El incipiente mercado de los robots sexuales preocupa a un grupo de expertos, quienes llamaron a intensificar los estudios sobre este fenómeno para ayudar a los políticos a promover leyes que regulen el sexo entre humanos y máquinas.

“Se trata aún de un tema muy nuevo y definitivamente necesitamos ciencia sobre el tema”, reconoció Noel Sharkey, profesor emérito de robótica e inteligencia artificial de la Universidad de Sheffield en Reino Unido.

Según su criterio, ya hay unas cuantas compañías que desarrollan robots para el sexo pero se requiere desarrollar un documento con normas éticas y otras regulaciones.

Horizontum - Preocupaciones en torno a los robots sexuales

Sharkey es cofundador de la Fundación para una Robótica Responsable y coautor de un informe junto a Aimee van Wynsberghe, profesora de ética y tecnología de la Universidad de Delft (Holanda), en el que repasan la literatura científica existente y recurre a testimonios de periodistas, trabajadores sexuales y a dos entrevistas realizadas a los responsables de dos empresas de robots sexuales.

El trabajo analiza los productos existentes en el mercado y explora los extremos más polémicos de este mercado incipiente, como la creación de robots sexuales que reproducen a niños: “Este es sin duda el mayor problema que hemos encontrado”, reconoce Sharkey.

“Sería posible crear una reconstrucción realista de cualquier niño como un robot sexual”, alerta el texto, que enfatiza que este es un problema que reclama atención y que probablemente requeriría leyes internacionales para prohibir la creación de estos robots.

A juicio de Sharkey, otro uso controvertido de estos robots será en posibles terapias, pues se analiza si una muñeca sexual podría ayudar a violadores o pedófilos, pero hay criterios divididos al respecto. Algunos creen que, por el contrario, estimularían este tipo de comportamientos.

Horizontum - Preocupaciones en torno a los robots sexuales

Asimismo, relató que los hombres parecen el doble de propensos a aceptar tener sexo con un robot, e incluso llegan a mostrar signos de nerviosismo al tocar las partes íntimas de muñecas sexuales.

Los cuatro modelos de “robots sexuales” disponibles en el mercado cuestan entre 5 mil  y 15 mil dólares.

Sharkey explica que muchos de ellos dicen llevar incorporados sistemas de inteligencia artificial, aunque se trata de sistemas muy básicos incapaces de sostener una conversación normal.

“Claramente estos productos tienden a hacer de las mujeres un objeto, llevan a la idea de que sus cuerpos son un producto, aunque no lo hacen más que la inmensa industria del porno”, reflexionó el experto.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.