“Positivo” el camino tomado en las licitaciones petroleras “Positivo” el camino tomado en las licitaciones petroleras
La reforma energética abrió nuevas posibilidades para el mercado mexicano de los hidrocarburos. El nuevo marco legal respectivo, permitió que durante marzo se concretara “Positivo” el camino tomado en las licitaciones petroleras

La reforma energética abrió nuevas posibilidades para el mercado mexicano de los hidrocarburos. El nuevo marco legal respectivo, permitió que durante marzo se concretara la firma de un paquete de contratos que oficializa la entrada de grandes empresas petroleras. Estas son Total, de capital francés, China Offshore Corporation, Statoil, Noruega, PC Carigali, proveniente de Malasia, y la estadounidense Murphy Oil. Los contratos fueron firmados ante la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Los contratos firmados tendrán una vigencia de 35 años con dos posibles prórrogas, la primera de ellas será de hasta 10 años, mientras que la segunda podrá ser de cinco años. En total, la inversión esperada alcanzaría los 30 mil millones de dólares, mismos que serán invertidos según evolucione la operación.

Además de las empresas ya referidas, el mercado mexicano recibirá a grandes consorcios petroleros. Chevron, de capital estadounidense, operará en alianza con Petróleos Mexicanos  (Pemex) Inpex, originaria de Japón, extensiones del llamado Cinturón Plegado Perdido, ubicado en el Golfo de México, cuya extensión es de 1,687 kilómetros cuadrados y localizado en un tirante de agua de entre 500 y 1,800 metros.

Así concluye la Ronda Uno, que contempló la licitación de 55 áreas, cuya operación recaerá en diferentes empresas transnacionales, en alianza, una parte de ellas, con Pemex.

Pemex y las licitaciones

La estrategia de las licitaciones fue, de acuerdo con Gabriel Farfán -presidente y director General de la Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados-, que “Pemex asegurara una parte importante de los campos que ya están produciendo y extrayendo, para no debilitar su situación; y las (áreas) que no podía atender, no podría explotar, por distintos motivos, desde técnicos hasta económicos, pues los dejó libres para que el sector privado los adquiriera”.

Horizontum. “Positivo” el camino tomado en las licitaciones petroleras

“Las rondas han ido avanzando; primero han sido rondas donde es relativamente rápido y fácil explorar y explotar hidrocarburos, ya incluso estaban produciendo algunos de las zonas, y pues se licitaron lugares donde ya había producción y donde se podían incrementar, con más inversión y nuevas tecnologías, las empresas privadas”, explicó.

En ese sentido, “las primeras licitaciones fueron para abrir boca y después se hicieron más sofisticadas, hasta ya tener licitaciones de aguas profundas, licitaciones donde se requiere más intervención técnica y cuesta más”. Por ello, señaló el también académico de la Universidad Iberoamericana, dado el difícil estado financiero de Pemex, es que se procuró la inversión extranjera.

“La situación de Pemex no da para que ahorita esté invirtiendo grandes cantidades de dinero en proyectos que no van a dar inmediatamente resultados, en términos de rendimiento, y que tampoco, en muchos casos, no hay certeza de que haya una gran cantidad de petróleo”.

Sin embargo, pese a la lógica impuesta en las licitaciones ya descritas, y a que “el primer ‘saque’ de las rondas no fue muy bueno, porque no muchas (empresas) se presentaron, poco a poco se han ido presentando más empresas privadas, poco a poco se han ido asignando, vendiendo, partes importantes”.

“Hay muchísimas presencia de empresas privadas, unas pequeñas y otras grandes, que solas o en alianza con otras, están tratando de presentarse a las licitaciones, y poder participar y tener posibilidades de explorar y explotar hidrocarburos”, señaló.

Así pues, según su óptica, Farfán comentó que el proceso de apertura del mercado energético, materializado actualmente por las licitaciones, se trata de un “proceso gradual, que ha tenido mejores noticias que ofrecer, recientemente. Poco a poco la Secretaría de Energía, y todos los actores del sector, hacen las cosas con más planificación.

Los beneficios de la reforma energética se verán de 10 a 14 años

 Para Gabriel Farfán, los procesos de licitación en México continuarán dentro de “bastantes años más”; no obstante, el ofrecimiento de terrenos a explorar no se traduce, automáticamente, en un beneficio inmediato. “Las inversiones, las del petróleo, (producirán beneficios) de 10 a 14 años. Para que los proyectos puedan dar frutos, se tardan bastante tiempo”.

Horizontum. “Positivo” el camino tomado en las licitaciones petroleras

“Poco a poco vamos a ir viendo que las empresas privadas empiezan a añadir su producción a la producción de Pemex, pero muy poco a poco. Digamos que dentro de unos 10 años ya podremos tener resultados interesantes, que nos permitirán decir que la producción que perdió o que no estaba produciendo Pemex, se está pudiendo recuperar por las empresas privadas. Estamos hablando del 2025 o 2027, y para que tengamos un mercado competitivo, en términos de petróleo, realmente pueden pasar hasta 10 o 15 años”, previó Farfán.

La situación arriba descrita, apuntó el economista, tendrá lugar hasta que “no se tengan ya todos los bloques (terrenos)  licitados, hasta que no haya exploración y haya producción en el tema estrictamente de hidrocarburos. Pero la reforma energética no nada más es que haya más petróleo crudo, sino que haya más gasolinas y que bajen los costos, haya más transporte y almacenamiento”.

“Es una reforma (la energética), que va a tardar seguramente más de una década para que pueda sentirse el efecto que se pretende”, señaló.

México: mercado atractivo

 De acuerdo con el especialista, México puede ser un mercado atractivo para el mercado energético de todo el mundo, porque se trata de “un país que demanda mucha energía. Si fuera otro tipo de país, que no tuviera una demanda tan grande, no sería tan atractivo. Pero México, per se, por el tamaño de su economía y de su población, es  muy atractivo”.

“Antes (el mercado mexicano) era estratégico por su cercanía con Estados Unidos, pero hemos visto que este país cada vez produce más petróleo”, es por eso que México puede ser un destino asequible para otras empresas de Latinoamérica o Asia.

Por otro lado, el país también es atractivo por los largos años que pasó como un mercado cancelado a la inversión extranjera. “Otro atractivo de México es que en 70 años, o más, permaneció el sector cerrado, eso hace que sea un territorio inexplorado el hecho de que México vuelva a los mercados y a permitir la participación de las empresas privadas. Se trata de un mercado completamente nuevo”.

Asimismo, los beneficios de la liberalización del mercado energético podrían verse reflejados en la reactivación laboral de ciertos enclaves geográficos donde Pemex, por las estrecheces económicas que presenta desde hace años, había dejado de tener presencia.

“En términos de empleo –acotó-, lo que podemos ver, sería que en las áreas donde Pemex ya tenía una relativa decadencia o se había retirado, pues habría nuevas inversiones y se va a recuperar un poco el nivel de actividad económica a nivel local. Por ejemplo, algunas áreas de Campeche (…), Tamaulipas o Veracruz, o sea, los estados típicamente petroleros, van a sentir a nivel local y estatal el impacto de mayor actividad empresarial”.

Las licitaciones, concluyó Farfán, “van por buen camino”.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.