Pintando a “La Bestia” Pintando a “La Bestia”
Monstruo ambivalente, símbolo del horror de cuerpos destrozados, o heraldo de la esperanza para una mejor vida, “La Bestia” es una y muchas cosas... Pintando a “La Bestia”

Monstruo ambivalente, símbolo del horror de cuerpos destrozados, o heraldo de la esperanza para una mejor vida, “La Bestia” es una y muchas cosas según se le mire. Así lo dejaron plasmado, los diez  caricaturistas que se dieron cita el pasado viernes 26 de agosto, en el Café de Raíz, a propósito de la realización del mural colectivo Del sueño a La Bestia, testimonio gráfico.

A cargo de los caricaturistas Tacho, Sirako, Sifuentes, Rodríguez, Rictus, Kabeza, Chubasco, Caleón, Dibrujo Tomassini y Alarcón, el proceso de creación de la obra colectiva fue hecho público durante la velada.

La iniciativa, convocada por la “Casa de Monos y Monitos”, y el colectivo “Artistas vs. La Discriminación”, tiene por objeto mostrar que “las fronteras no están donde creemos, que las inventamos y, por eso, nunca acaban. Y que las fronteras humanas tan solo duran el tiempo que uno pasa de un lado a otro.”

Fotografías por:  Barry Domínguez y Vero Rosales

Fotografías por: Barry Domínguez y Vero Rosales

Asimismo, la “Casa de Monos y Monitos” manifiesta que la “caricatura en México también es un arte mayor”; en el mismo sentido, consideran que la “crítica a través del humor ha hecho de los caricaturistas auténticos líderes de opinión”, quienes “comparten sus reflexiones a todo mundo por medio de ilustraciones, cartones políticos e historietas”.

El mural colectivo se encuentra, actualmente, en el local del “Café de Raíz”; posteriormente será presentado en diferentes foros y escenarios de todo el país, y el extranjero.

Haciendo caricaturas

En la muy romana calle de Mérida, número 132 bis, en punto de las 18 horas, un breve tumulto distrajo la vista de transeúntes despistados: un puñado de caricaturistas, consciencia crítica de las artes gráficas, prepararon estilógrafos, pinceles y plumones. Retratarían a una “Bestia” a contrarreloj, a la vista de todos. Los secretos de su oficio serían revelados al indecente escrutinio de la mirada pública.

Fotografías por:  Barry Domínguez y Vero Rosales

Fotografías por: Barry Domínguez y Vero Rosales

Entre mezcales y tequilas, en los trozos de madera frente a los creadores, poco a poco, la “Bestia” que divide México y Sudamérica entre el sueño de un mejor mañana y la pesadilla de un miembro amputado, tomó formas insospechadas; una “Bestia” vista desde los ojos del caricaturista: el tren tripulado por una muerte risueña, con hombres impávidos, desintegrándose; la “Bestia” como Quetzalcóatl, la serpiente de la destrucción y la esperanza; la “Bestia” como un ser monstruoso, tumultuoso y feroz; la “Bestia” como un demonio de largo torso; la “Bestia” como alegoría de un sistema económico implacable y cruel. La “Bestia” como vehículo de hombres y mujeres sin pasado, sin mañana, sin nombre y rostro; la “Bestia”, con destino hacia la nada.

¿Qué es la bestia? Hablan los caricaturistas

“Es como la balsa de Caronte (…), hay quienes creen, o lo ven como un medio para llegar un poco más rápido hacia el norte, pero pues es una trampa, porque no alcanzan a llegar, es una bestia que devora gente, devora los sueños”.

Tacho.

 

“Es (…) casi casi una sentencia de muerte, es un volado, se la están jugando, básicamente”.

Kabeza.

 

“Es esperanza, pero muerte segura al mismo tiempo; como ´poner tus sueños en algo que es tu último recurso”.

Siriako.

 

“Yo creo que es la representación de la tragedia de los migrantes, (…) es una figura un tanto aterradora, un tanto de la tragedia brutal; porque representa no solamente la muerte de los migrantes, que necesitan este medio para poder transportarse de una manera (…); sino todo lo que va atrás, tanta violencia para los migrantes, tanta incertidumbre, tanta muerte a través del espacio mexicano”.

            Rodríguez.

 

“Es el mundo fantasma, cuando los inmigrantes se suben a ella ya no existen para ninguna autoridad, ni para los de su país ni para los de México. Son los fantasmas que van cruzando, no tienen derechos, no tienen garantías, no tienen nada (…) Es el mundo de los fantasmas”.

Caleón.

 

“Es un puente de unión, a la vez con altos riesgos (…), es la cuerda floja donde no todos pasan. Todos los que alcanzan a cruzar, la experiencia no es muy grata”.

Sifuentes.

 

“Es la forma como nombramos a cosas que quizá, a veces, no comprendemos realmente. En este caso, yo hice de mi bestia al dios Quetzalcóatl (…) Es una serpiente emplumada, que en el imaginario moderno, popular, pues representaría a un monstruo, pero ese monstruo, sin duda, somos todos y vamos ahí danzando como sus plumas”

Rictus

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.