Perros y humanos, la comunión empática Perros y humanos, la comunión empática
Dueños de mascotas y entrenadores han sido conscientes de la capacidad que tienen los perros para percibir las emociones de un ser humano. Perros y humanos, la comunión empática

Dueños de mascotas y entrenadores han sido conscientes de la capacidad que tienen los perros para percibir las emociones de un ser humano. Pero ahora, desde hace diez años, los investigadores también han comenzado a explorar más en la red de emociones que pueden transmitirse las personas y los animales.

El caso de Benjamin Stepp resulta un buen ejemplo de la comunión empática con los canes. Él es un veterano de la guerra de Irak, con una lesión cerebral traumática y múltiples cirugías en el tobillo. La mayoría de los días sufre un dolor insoportable en las piernas y la espalda baja. Cuando se empieza a agitar en sus clases de posgrado, la primera en darse cuenta es Arleigh, su perra de servicio, una mezcla entre labrador y perdiguero. La mascota percibe cuando la agitación y ansiedad de Stepp comienzan a aumentar y le envía señales para que empiece a controlar la respiración y otros ejercicios que ayudan a calmarlo.

Horizontum - Perros y humanos, la comunión empática

La transmisión de emociones entre animales y personas, y entre los mismos animales, contagio emocional según los investigadores, es un campo de estudios emergente en la ciencia. Pero “todavía hay muchas preguntas sin respuesta que necesitamos abordar”, dijo Natalia Albuquerque, una etóloga que estudia los procesos cognitivos de los animales en la Universidad de São Paulo en Brasil y en la Universidad de Lincoln en Inglaterra.

Ya se ha demostrado que los cerdos parecen estresarse cuando ven y escuchan a otros cerdos que han sido enjaulados. Los caballos también parecen responder de manera diferente a las personas, según sus expresiones faciales. Si se les hace un gesto de gruñido, se registra un aumento en su frecuencia cardiaca.

Horizontum - Perros y humanos, la comunión empática

Otras investigaciones encontraron que los perros y las personas tenían una respuesta similar al escuchar el llanto de un bebé. Investigadores expusieron a 74 personas y 75 perros a uno de tres sonidos distintos: el llanto de un bebé, los balbuceos de un bebé y estática de radio. Cada sonido se reprodujo durante más de diez minutos, y luego los investigadores comprobaron los niveles de cortisol salival, un indicador de estrés.

Ni los humanos ni los perros mostraron una gran respuesta en los niveles de cortisol después de escuchar el sonido de los balbuceos de un bebé. Tampoco la estática de radio alteró los niveles de cortisol. Pero el sonido del llanto de un bebé produjo una respuesta drástica. Los niveles de cortisol aumentaron tanto en las personas como en los perros. Los canes respondieron con comportamientos sumisos como meter la cola, una reacción descrita como “empatía de bajo nivel” por Ted Ruffman, uno de los autores del estudio y profesor de psicología en la Universidad de Otago en Nueva Zelanda.

Horizontum - Perros y humanos, la comunión empática

Al decir del Ruffman “el contagio emocional es una forma primitiva de empatía, y es posible que, al comenzar a criar perros, los humanos eligieran cualidades que facilitaran los lazos emocionales entre los perros y los humanos”.

Esta capacidad que tienen los canes de sentir y responder a las emociones se ha aprovechado a favor de veteranos como Stepp, que sufren de trastorno de estrés postraumático. También los perros guía para personas ciegas y con discapacidades visuales deben tener confianza para poder guiar con éxito a su dueño. Ahora se asegura que quienes utilizan perros guía hasta aprendan maneras de ayudar a contener emociones fuertes, para que el animal no se distraiga peligrosamente.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.