Pagos chiquitos que destruyen tu economía Pagos chiquitos que destruyen tu economía
Constantemente escuchamos en diferentes medios de comunicación la recomendación que alude a lo conveniente que es adquirir artículos en “pagos chiquitos”. Pagos chiquitos que destruyen tu economía

Constantemente escuchamos en diferentes medios de comunicación la recomendación que alude a lo conveniente que es adquirir artículos en “pagos chiquitos”. La mercadotecnia nos invita a comprar ahora y pagar después ya que, sólo así, podremos accesar a artículos que de otra forma sería imposible que tuviéramos.

Esto se encuentra bastante alejado de la realidad. La mercadotecnia nos invita constantemente a seguir comprando sin considerar que nuestro ingreso no está diseñado, única y exclusivamente, para pagar electrodomésticos, televisiones, automóviles e incluso vacaciones; nuestro ingreso está diseñado para desenvolvernos en nuestra vida cotidiana y afrontar las necesidades básicas que conlleva vivir en este mundo material, tales como servicios básicos (agua, luz, alimentos, renta, gas) y servicios de primer orden complementarios, como servicios de salud y educación.

Pagos chiquitos que destruyen tu economíaEl punto es que los pagos chiquitos (ya sea de almacenes o del comercio informal) nos distraen de concretar un panorama financiero sano. La mercadotecnia nos envía mensajes de aparente satisfacción, ya que  nos sitúa en escenarios fantásticos en los que se nos muestra lo maravillosa que puede ser nuestra vida si estrenamos hoy ese artículo que la industria nos presenta.

Si se abusa de este tipo de financiamientos, los pagos dejan de ser chiquitos y se convierten en pagos tamaño Tiranosaurio Rex, ya que lo que en apariencia son aportaciones de $50 y $100 pesitos, con el tiempo se convertirán en pagos de $4000 y $6000 pesos mensuales.

Este tipo de “financiamientos” no te benefician como cliente, ya que deberás trabajar durante muchos años para pagar un bien que tal vez (para ese tiempo) ya ni siquiera tengas, y a tasas de interés que oscilan desde el 22 hasta el 120%. Recuerda que no existe dinero más caro que el que no tienes y que pides prestado para adquirir bienes depreciados.

Es importante que entiendas que debes controlar tu capacidad de compra todo el tiempo, que es una obligación y responsabilidad que recaen en ti y que te beneficiarán sólo a ti.  Debes retener cada vez más tu ingreso, bien lo decía mi abuelito: “Cuidado con los créditos porque con ellos hipotecas tu futuro económico”.

Nos leemos la próxima semana.

www.educacionenfinanzas.com

Javier Villalobos

Javier Villalobos

JAVIER VILLALOBOS es Licenciado en Derecho y especializado en materia financiera, es graduado del Life Underwriter Training Council (LUTCF) postgrado en materia de seguros, postgrado en seguros acreditado por The American College of Bryn Mawr, Pennsylvania y el Instituto Mexicano Educativo de Seguros y Fianzas A.C. Ha colaborado en revistas especializadas en materia financiera como Inversionista, Dinero Inteligente, Esposa Joven y programas televisivos como Diálogos, la barra matutina de Once TV México y en el programa Tiene que ver transmitido por Cadena Tres. Desde el año 2007 participa en el programa de radio Panorama Informativo en la edición dominical de Grupo ACIR y es coautor del libro Finanzas para niños. Ha sido catedrático adjunto en la Universidad Salesiana en la materia de contratos mercantiles. Es responsable de la redefinición del concepto Finanzas personales y de modernizar antiguas creencias financieras para lograr un cambio positivo en la forma como las personas se relacionan con el dinero.