Nuevos misterios mayas en Chichen Itzá Nuevos misterios mayas en Chichen Itzá
Investigadores del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), anunciaron la semana pasada el descubrimiento de una pirámide adicional a... Nuevos misterios mayas en Chichen Itzá

Investigadores del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), anunciaron la semana pasada el descubrimiento de una pirámide adicional a las otras dos descubiertas en el complejo arqueológico de Chichen Itzá, ubicado en la península yucateca. Durante el 2014, los expertos descubrieron que debajo de la estructura conocida como el “Castillo”, se encuentra un cenote de 25 metros de diámetro cuyo carácter, para la cultura maya, debió de ser de una gran sacralidad.

Auxiliados con una tecnología conocida como “tomografía eléctrica tridimensional”, los especialistas de la UNAM develaron que sobre el “cenote sagrado”  se construyó una pirámide con 10 metros de altitud, con una base de 12 por 18 metros; cuenta, también, con una escalinata que culmina en el adoratorio de tres metros de altura, y que corona la construcción.

La estructura recientemente descubierta, corresponde a la época conocida como de los “mayas puros”, ubicados cronológicamente del 550 al 800 d. de C.

Historia de los descubrimientos en Chichen Itzá

Chichen Itzá es uno de los sitios más excavados en la historia de nuestro país; sin embargo, no fue precisamente bien excavado. A finales del siglo XIX, por ejemplo, arriba al sitio arqueológico Edward Thompson, quien en su afán por encontrar tesoros, introduce dinamita en una estructura, posteriormente extrae un grupo de piezas del cenote sagrado, violentando las disposiciones legales del momento, que prohibían ese tipo de actividades. Hacia la segunda década del siglo XX, Sylvanus Morley se hace cargo de la investigación arqueológica en Chichen Itzá, sin embargo, sus labores no eran estrictamente académicas, pues poco después se descubrió que actuaba como espía norteamericano para conocer las acciones que llevaba a cabo el gobierno mexicano en el contexto de la Primera Guerra Mundial; así lo explicó en entrevista para Horizontum, el historiador y académico universitario, Gustavo Gutiérrez.

Nuevos misterios mayas en Chichen Itzá

Después de Morley “viene otro mayista –manifestó Gutiérrez-, el más famoso mayista, que es Eric Sidney Thompson (…) en un artículo él reconoce, abiertamente, que excavaban con unas técnicas muy poco profesionales, muy poco desarrolladas (…) Thompson, con los años, se volvió un hombre con muchísima cultura, con muchísimo conocimiento del mundo maya”.

“A pesar de haber sido excavada durante un largo tiempo –abundó el especialista-, Chichen Itzá era muy mal conocido; las fechas que teníamos para la ciudad maya eran malas, no sabíamos bien a bien. Morley y Thompson, que tenían una visión muy singular de la historia maya, porque decían que los mayas del período clásico eran pacíficos, sacerdotes, astrónomos, un mundo idóneo e ideal que ellos inventan, y luego con la llegada de los ‘mexicanos’ –así llaman los norteamericanos y europeos a las culturas del altiplano- se pervierte esta maravillosa armonía maya (…)”.

Sobre la “fascinación” que provoca Chichen Itzá, Gutiérrez la explica porque el sitio arqueológico “tiene en su arquitectura una combinación de rasgos muy mayas, y de rasgos que vienen, aparentemente, del altiplano, de una cultura más ancestral procedente del norte del país, llamada  Chalchihuites, la cual genera tzompantlis de piedra, genera a Chac Mool y patios columnados, además de la utilización de columnas con serpientes emplumadas esculpidas. Estos elementos arquitectónicos vienen del norte mesoamericano, lo que es Zacatecas; luego llegan a Michoacán y el altiplano, después a Tula y de ahí a Chichen Itzá”.

En cuanto a los recientes descubrimientos hechos en el “Castillo” de Chichen Itzá, el historiador especializado en la cultura maya, expuso lo siguiente: “Sabíamos (…) que había una subestructura, que desde los años treinta se excavó, se descubrió que había un templo totalmente sepultado, y esto es muy típico de la arquitectura no sólo maya, sino de la mesoamericana –el construir sobre estructuras más antiguas-, en función de cada etapa de esplendor; sin embargo, no se había escarbado más a fondo de esto”.

Nuevos misterios mayas en Chichen Itzá

“A partir de estos aparatos –los empleados por el Instituto de Geofísica de la UNAM-, sabemos que hay una primera estructura; esa no la conocemos, sabemos que está ahí, pero nunca la han excavado, nunca han llegado ahí. Tampoco se ha excavado para llegar al cenote que está abajo”, refirió Gutiérrez.

Respecto a la presencia de un cenote sobre el que se construyó una estructura tan importante como el “Castillo”, el historiador comentó que no se trata de algo sorpresivo, porque “constantemente, los mayas construyen sus ciudades encima de cuevas, cavernas o de lagos subterráneos. Para ellos, las aguas subterráneas son fundamentales porque el inframundo es un lugar húmedo, un lugar al que se accede por vía de las cuevas y las cavernas. El hecho de que haya agua, es un hecho totalmente lógico, porque les encantaba hacer este tipo de relaciones: fundar ciudades encima de cuevas, de cavernas y zonas lacustres”.

En relación con la estructura recientemente descubierta, Gutiérrez insistió en que “para nosotros es muy interesante y urge saber, pero falta que el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia)  se atreva y tenga un arqueólogo suficientemente bueno para ello. Es muy importante, también, porque habría que ver las fechas de esa primera estructura; ver cómo se fueron dando las tres etapas del “Castillo” (…), y habría que ver los rasgos de la primera etapa”.

Esta estructura recientemente descubierta, “nos podría hablar mucho de la fundación y los orígenes de Chichen Itzá”, concluyó.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.