Nuestra ciudad a través del tiempo literario. Segunda Parte Nuestra ciudad a través del tiempo literario. Segunda Parte
Más tarde, a partir del movimiento de 1968, esta visión institucionalizada y proletaria de la ciudad abre paso a una visión crítica. La visión... Nuestra ciudad a través del tiempo literario. Segunda Parte

Más tarde, a partir del movimiento de 1968, esta visión institucionalizada y proletaria de la ciudad abre paso a una visión crítica. La visión de la ciudad se fragmenta, es imposible describir la ciudad total. Los escritores se acercan a una visión más de cerca y desde dentro. Con los escritores de la onda aparece la presencia de los jóvenes en la ciudad, y también una perspectiva decadentista de la capital mexicana.

Novelas como Las batallas en el desierto se inclinan hacia la nostalgia de una urbe tranquila, romántica, llena de boleros transmitidos en la XEW y de estrellas de cine. Otras se avocan a la libertad sexual, a la diversidad, y a las experiencias con las drogas, como ocurre en Safari en la Zona Rosa, de Gonzalo Martré, El Vampiro de la colonia Roma, de Luis Zapata, o Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño.

La Ciudad de México, a través de sus novelas y poemas, refleja el imaginario socio-histórico establecido en cada una de sus etapas:

A) La Ciudad Moderna.

Desde la época porfirista y en los primeros años posrrevolucionarios: una urbe no tan desarrollada, que miraba con nostalgia hacia el terruño.

Nuestra ciudad a través del tiempo literario. Segunda Parte

B) La Ciudad Modernizada.

De la época cardenista hasta el movimiento estudiantil de 1968, una ciudad proletaria confrontada a una ciudad cosmopolita; la ciudad del arrabal (Los olvidados)  contra la de los centros nocturnos de categoría (Salón México); la ciudad de Nosotros los pobres contra la ciudad de Ustedes los ricos, que el director de cine Ismael Rodríguez aprendería a reflejar comercialmente en su cinta. Ejemplos de lo que era la ciudad antes de la era modernizada y modernizadora: En 1933, Insurgentes se llamaba la “calzada Nueva”. En la naciente colonia del Valle las calles sólo estaban insinuadas por grandes losas de cemento, alrededor de las cuales crecían las milpas. Aún era posible encontrar mujeres que lavaban ropa a la orilla del río de la Piedad –el actual Viaducto.

Nuestra ciudad a través del tiempo literario. Segunda Parte

C) La Ciudad Posmoderna.

Desde 1968 hasta la fecha. La ciudad de los jóvenes, la ciudad de la crisis, la ciudad fragmentada. La mirada nostálgica de una ciudad total que ya se fue para dar paso a fragmentos de ciudad donde el sexo, el alcohol, las drogas y el crimen han llegado a las calles, avenidas, callejones y departamentos, y no necesariamente siempre con categorías negativas. Pues también se trata de la ciudad de la libertad y de la diversidad.

Esta visión de los imaginarios urbanos en la literatura coincide con los procesos urbanos en el antiguo Distrito Federal. La Ciudad de México se nos esfuma a cada lapso, no bien logramos capturar algo de su esencia cuando desaparece ante nuestros ojos con la misma prestancia con la que llegó. Lo que pasa con los habitantes de la Ciudad de México, es que aún no logramos asimilar los procesos de la modernidad y la posmodernidad en sus calles y casas, mientras la ciudad ya ha dejado su nostalgia para convertirse en una devoradora megalópolis. Esa angustia, y las contadas alegrías, son reflejadas en varias páginas de la literatura nacional.

Nuestra ciudad a través del tiempo literario. Segunda Parte

 

 


Ulises Paniagua

Ulises Paniagua

Ulises Paniagua (México, 1976). Narrador, poeta, videasta y dramaturgo. Tiene un posgrado en la especialidad de imaginarios literarios. Es autor de una novela: La ira del sapo (2016); así como de cuatro libros de cuentos: Patibulario, cuentos al final del túnel, (2011), Nadie duerme esta noche (2012), Historias de la ruina (2013), y Bitácora del eterno navegante (Abismos, 2015). Su obra incluye cuatro poemarios: Del amor y otras miserias (2009), Guardián de las horas (2012), Nocturno imperio de los proscritos (2013), y Lo tan negro que respira el Universo (2015).