Nada cambia en la viña del Señor, Trump sigue atrapado en la trama rusa Nada cambia en la viña del Señor, Trump sigue atrapado en la trama rusa
De nada le valió al presidente Trump su reciente gira por varios países de Medio Oriente y Europa. Nada cambia en la viña del Señor, Trump sigue atrapado en la trama rusa

De nada le valió al presidente Trump su reciente gira por varios países de Medio Oriente y Europa. Tras nueve días de intercambio con sus aliados, a su regreso el mandatario ha comprobado que el cuartico sigue igualito. La trama rusa continúa. Incluso ya ha llegado a su núcleo familiar. A Jared Kushner, yerno y unos de sus asesores principales, el FBI le está pisando los talones con su investigación.

No obstante, como buen empresario y negociador ya está valorando contratar un equipo especializado de abogados y de comunicación que se centre en gestionar las revelaciones de la  investigación sobre su supuesta relación con el Kremlim. Más concretamente, si hubo coordinación entre su entorno y el ciberataque de Moscú contra el Partido Demócrata durante la campaña electoral y que al final lo ayudó a ganar las presidenciales. En esa pesquisa está un hueso bastante duro de roer y para nada a fin con el presidente, el fiscal especial del caso y exdirector del FBI, Robert Mueller.

Horizontum. Nada cambia en la viña del Señor, Trump sigue atrapado en la trama rusa

Pero las turbulentas aguas de esta crisis subieron mucho más de nivel, desde que la prensa reveló que el esposo de querida hija Ivanka, Kushner, está ahora en el ojo del huracán por sus reuniones con el embajador ruso en Washington, Sergéi Kislyak, realizadas entre noviembre pasado y enero de este año. Según medios estadounidenses, Kushner le propuso al diplomático crear un canal secreto y seguro de comunicación entre el equipo del presidente electo y el Gobierno de Vladímir Putin. Aunque el referido canal no llegó a concretarse, sí resulta una sospecha más sobre las razones de Trump de elogiar a Putin y la opacidad que rodea los contactos del entorno del republicano con Kislyak.

Pero Trump no se amilana y ahora prepara su defensa. Primero hará variaciones en su equipo de comunicación para aislar a su administración del constante fustigamiento por el reguero de informaciones relacionadas con la trama rusa. Tendría un grupo de anticrisis  centrado en la gestión de las novedades de la investigación sobre los vínculos con Rusia. Sus portavoces actuales perderían protagonismo y él tendría más presencia  ante la base fiel de votantes. Luego seguiría, según los medios de ese país, con la creación de un equipo legal, dirigido por su abogado personal, Mark Kasowitz, para que lo asesore ante la investigación del fiscal especial.

Horizontum. Nada cambia en la viña del Señor, Trump sigue atrapado en la trama rusa

También se dio a la tarea de atacar los medios este domingo en su cuenta de Twitter,  donde literalmente los acusó de mentirosos. En su opinión “muchas de las filtraciones que salen de la Casa Blanca son mentiras fabricadas por los medios de noticias falsas”. “Cualquier ocasión en que vean las palabras “fuentes dicen” en los medios y no mencionan nombres, es muy posible que esas fuentes no existan y que sean inventadas por los autores de noticias falsas. Las noticias falsas son el enemigo”, añadió.

Sin embargo,  por mucho que lo niegue la realidad ha confirmado una por una las filtraciones de la trama rusa. Su exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, fue el primero en caer. El fiscal general, Jeff Sessions, tuvo que inhibirse de supervisar la investigación del FBI. Ahora le tocó el turno a Kushner. Para Trump el cuartico sigue igualito: no escapa de la trama rusa, ni con nueve días de viaje al extranjero.

 

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.