Modelo Educativo de la SEP, entre contradicciones y buenos deseos Modelo Educativo de la SEP, entre contradicciones y buenos deseos
En fechas recientes, el Modelo Educativo 2016 fue presentado ante el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, a diferentes organizaciones civiles vinculadas al tema, y... Modelo Educativo de la SEP, entre contradicciones y buenos deseos

La transformación del Modelo Educativo, contemplada tras la aprobación de la reforma en la materia, tiene como objetivo -se destaca en la página de internet https://www.gob.mx/modeloeducativo2016/ – reorganizar “los principales componentes del sistema educativo para garantizar una educación de calidad, es decir, que los estudiantes se formen integralmente (…) y logren los aprendizajes que necesitan para ser más exitosos en el siglo XXI”.

Dicha modificación ha sido presentada por el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, en distintos foros y ante auditorios diversos. La primera presentación tuvo lugar ante los mandatarios locales agrupados en la Conferencia Nacional de Gobernadores, con las ausencias del jefe de Gobierno capitalino, los ejecutivos locales de Baja California, Guerrero e Hidalgo, y de la gobernadora de Sonora, quienes enviaron a sus respectivos representantes a la reunión.

En fechas recientes, el Modelo Educativo 2016 fue presentado ante el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, a diferentes organizaciones civiles vinculadas al tema, y a legisladores federales –senadores y diputados-. Apenas el día de ayer -11 de agosto-, Nuño Mayer se presentó ante la Comisión de Educación Pública de la Cámara de Diputados, donde expuso los contenidos y la propuesta del nuevo Modelo.

Al margen de las presentaciones realizadas por el funcionario federal, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación celebró el martes 9 de agosto, el foro “Hacia la Construcción del Proyecto de Educación Democrática”, en el que académicos y analistas del fenómeno educativo emitieron sus opiniones respecto al proceso de implementación de la reforma educativa, y los elementos que debería contener un Modelo Educativo afín a una visión distinta a la esgrimida por el gobierno federal.

Un “monstruo” de modelo educativo

Hay un discurso muy atractivo alrededor del nuevo Modelo Educativo presentado por la SEP, quizá para algunas personas podría ser nuevo; sin embargo, llevamos 20 años escuchando los mismos términos. El Modelo tiene muy buenas intenciones, pero en el desarrollo de la propuesta curricular nos encontramos con algunas contradicciones; así lo manifestó Manuel Gil Antón, académico de El Colegio de México.

Modelo Educativo de la SEP, entre contradicciones y buenos deseos

Entrevistado vía telefónica por Horizontum, Gil Antón calificó al Modelo Educativo de la SEP, como “una especie de monstruo en términos que tiene una, diría yo, especie de mirada progresista, y un estructura corporal paquidérmica; es decir, se vuelve a quedar atorado”, particularmente por la forma en que fue implementada la reforma educativa: “específicamente desde el centro (del país), profundamente centralista y extraordinariamente autoritaria”.

“El modelo –afirma el investigador- es contradictorio entre su postulado y la propuesta curricular; y por otro lado (…), la idea de educación que expresó el gobierno, es contradictorio con la manera en que ha generado y gestionado la reforma (educativa)”.

Por lo demás, para Gil Antón “no estamos ante un Modelo Educativo, sino que estamos ante el cumplimiento formal de darle un cariz educativo a una reforma que fue, más bien, un cambio en la forma de administrar el sistema escolar”.

Hacia una reforma educativa diferente

La reforma educativa promovida por el gobierno federal tiene, como falla estructural en su cimiento, el tener una explicación “unicausal” que ubicó al magisterio como origen de “todos los males”, y, por ende, estableció que “todas las soluciones”  se cifraban en la evaluación semanal de los profesores “para resolver los problemas y (que así) surgiría la calidad”, refiere el sociólogo.

Modelo Educativo de la SEP, entre contradicciones y buenos deseos

Así pues, una reforma más estructurada, y mejor implementada “no puede ser, no debe tener un diagnóstico unicausal, sea cual sea el factor que elija como único”; tampoco “puede decir que va a prosperar si acusa de responsable único, al único que puede ser su socio para que ocurra, que es el profesorado”; además “una reforma educativa tiene que tratar al magisterio, y a los estudiantes desde preescolar hasta la media superior, como personas que tienen voz”.

“Una reforma educativa –sostiene Gil Antón- tiene que tomar en cuenta la concepción de lo que es una escuela, de lo que debe aprender un niño, etcétera, es algo que la sociedad tiene como ya previsto”, de tal forma que una reforma debe venir acompañada de “una gran pedagogía, un gran sistema de comunicación, porque cualquier cambio que se haga va a ser difícil de entender por parte  de profesores que llevan 20 años haciendo lo mismo”-

Otras de las consideraciones apuntadas por el académico, para lograr una reforma educativa empoderada a ojos de la sociedad, es la de entender que se trata de “un proceso gradual, en el cual, una dimensión importantísima, es que lo entienda la población, de otra manera los profesores van a hacer de cuenta que cambian, sin cambiar la práctica”.

‘Un gobierno sin ética, no puede proponer una reforma educativa’

Asimismo, Gil Antón considera que para mejorar la educación pública en México, hace falta recuperar las experiencias educativas exitosas que el magisterio puede aportar; además de tener en claro “un proyecto de país”, pues “un proyecto educativo, tiene como núcleo a un proyecto de país, porque ahí es donde se va a formar al ciudadano del futuro”.

Modelo Educativo de la SEP, entre contradicciones y buenos deseos

Por último, el docente universitario asevera que cualquier modificación al proyecto educativo de un país, “tiene que ser un proceso profundamente ético, y si pensamos bien las cosas, no puede haber un gobierno más falto de ética y legitimidad moral que este; de tal manera que una condición indispensable para una reforma educativa es que la proponga un gobierno decente”.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.