Mitos y leyendas del Café La Habana Mitos y leyendas del Café La Habana
Son las 11 de la mañana de un viernes caluroso en la Ciudad de México, y en la esquina formada por la calle de... Mitos y leyendas del Café La Habana

Son las 11 de la mañana de un viernes caluroso en la Ciudad de México, y en la esquina formada por la calle de Morelos y Bucareli, se desprende una aroma que cautiva e invita a hacer un pausa en la atareada jornada matutina de los transeúntes.

Ubicado cerca del Centro Histórico de la Ciudad de México y a una cuadra de la Secretaria de Gobernación, El Café La Habana es un punto de reunión para políticos e intelectuales de lunes a viernes, y un espacio de tradición familiar los fines de semana.

La curiosa historia

Mitos y leyendas del Café La HabanaEl Café La Habana fue fundado en 1952 por un hombre español a quién apodaban “El Centavo”, y aunque no se tienen muchos detalles de su vida, se dice que trabajaba en un restaurante en Cuba: “El venía de La Habana, Cuba… Al llegar aquí empezó a juntar dinero para poner un restaurant…”, explica el Sr. Ricardo Mendoza, empleado del lugar desde hace varios años, y quién cuenta también que la ubicación del restaurante fue seleccionada debido a la cercanía que existía con la zona que hoy conocemos todos como la “Colonia Tabacalera”, dónde en los años cincuentas se fabricaban tabacos, precisamente por cubanos: “No fue por gusto ni nada de eso, lo pensó bien”, explica el señor Mendoza y añade: “El defecto de ‘el español’ era jugar… y en una de esas perdió el lugar.”

El Café La Habana ha tenido varios dueños, sin embargo la administración actual, que existe desde 1998, refrescó el espacio e inyecto un toque más cubano: “Se mandó a pintar todo y se pusieron los cuadros”, explica el Sr. Mendoza, quién señala que los techos altos del recinto corresponden a un antecedente del lugar; antiguamente albergaba maquinaria agrícola.

Mitos y leyendas del Café La Habana1Mitos y leyendas del Café La Habana

Un sitio concurrido

El Café La Habana es un sitio histórico por la gente y los eventos que se han desarrollado dentro de él, algunos de ellos se han convertido en mitos y leyendas.

Mitos y leyendas del Café La HabanaUno de los mitos más populares que giran en torno a El Café La Habana, corresponde a “la o las” visitas que el líder cubano Fidel Castro, realizaba a dicho lugar continuamente durante el periodo en que dirigió la revolución cubana desde México. Se cuenta que posiblemente vivía detrás de la calle que queda frente al café. A éste mito se le añade también la presencia de Ernesto el “Che” Guevara.

De acuerdo con la información que se tiene, Castro y el “Che” solían reunirse en la calle de José de Emparán, relativamente cerca de El Café La Habana, para discutir sobre los asuntos relacionados al movimiento revolucionario cubano.

Algunos de los literarios más importantes de Latinoamérica han estado en El Café La Habana, como los mexicanos Octavio Paz y Gabriel García Márquez; así como el escritor y poeta chileno Roberto Bolaño, de quién se dice que uno de sus últimos libros fue escrito justamente en varias visitas a dicho café.

Décadas atrás El Café La Habana era visitado continuamente por periodistas, cuyas oficinas se ubicaban alrededor del lugar. Mientras bebían una deliciosa taza de café los reporteros comentaban las noticias, las redactaban, e inclusive, se las intercambiaban. Debido a ésta concurrencia periodística, no era extraño ver deportistas, actores o cantantes que estuvieran ahí “casualmente”. Se dice que el actor cómico mexicano Jesús Martínez “Palillo”, tenía ubicada su mesa predilecta al fondo del recinto.

Mitos y leyendas del Café La HabanaEn los últimos años, El Café La Habana ha sido testigo de acuerdos y propuestas políticas: “Yo digo: ´tan lejos de Dios y tan cerca de gobernación´”, comenta con humor el Sr. Mendoza, quién ha visto reunirse desde las ocho de la mañana a diversos políticos en el restaurante antes de asistir puntuales a sus citas en la Secretaria de Gobernación.

El café nacional con sazón cubano

El café es la característica número uno de El Café La Habana: “Se puede traer de varias partes de la república, puede ser de Chiapas, puede ser de Veracruz, puede ser de Puebla… y de una zona cafetera de Guerrero, también de Michoacán…”, explica el Sr. Mendoza.

Los Chilaquiles y las Enchiladas son especialidades de la casa. En El Café La Habana, familia, estudiantes, profesores, manifestantes y políticos, son recibidos con gratitud y excelencia.

Edna Garagui

Edna Garagui