Mireles libre, la violencia desatada Mireles libre, la violencia desatada
La liberación bajo fianza del doctor José Manuel Mireles es el corolario necesario de una historia que se gestó en la incapacidad estatal para... Mireles libre, la violencia desatada

La liberación bajo fianza del doctor José Manuel Mireles es el corolario necesario de una historia que se gestó en la incapacidad estatal para hacer frente al crimen organizado. A 47 meses tras las rejas,  el líder de las autodefensas michoacanas se enfrenta a un paisaje atribulado por la ola de violencia que azota al país entero y, localmente, por la mímesis operada entre algunos miembros de las autodefensas que, andando el tiempo, volcaron su vocación y saberes en el narcotráfico.

En el 2014, año de la aprehensión de Mireles, Michoacán era un punto rojo para le geografía nacional. Registraba, hacia diciembre, el índice delictivo más alto en los últimos 4 años. Para noviembre del mismo año, 34 mil 911 delitos eran reportados por la Secretaría de Gobernación. La tasa de homicidios dolosos –episodio por 100 mil habitantes- se encontraba por encima de la media nacional.

Michoacán era, pues, un polvorín diario. La narrativa de esos días, condimentada por las tropelías que el otrora poderoso cártel de “Los Caballeros Templarios” cometía contra la población civil, era pautada por la aparición de las autodefensas michoacanas, comandadas por un puñado de líderes de diversas cataduras, pero sólo uno lo suficientemente visible para atraer las miradas de propios y extraños: José Manuel Mireles.

Horizontum-Jose-Manuel-Mireles-2

Además de un líder popular y carismático entre los suyos, que en sus bigotes recordaba la estirpe de los revolucionarios norteños, Mireles representaba, como se vio después, el factor real de poder y control entre los “alzados” michoacanos. Un símbolo para su movimiento. Por eso la inquina que sobre él se cebó.

Alfredo Castillo, enviado como comisionado para la “Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán”, se encargó de hacer patente la aversión estatal que puso, finalmente, a Mireles en la cárcel.

La misión del ex procurador de justicia del Estado de México era la de desactivar la conflictividad de la región. En los hechos, las autodefensas desafiaban abiertamente el principio fundamental del Estado: ser el titular del monopolio legítimo de la fuerza. Con sus rápidos avances sobre las posiciones del narcotráfico y el respaldo social que sus acciones suscitaban, Mireles y los suyos se enfrentaron, también, a esa facultad neurálgica del Estado mexicano. Este nunca se lo perdonó.

Entre las acciones que Cervantes desplegó para ajustar esa distonía en la cartografía del Estado, una particularmente delicada tuvo lugar: la “legalización” de las autodefensas. Así pues, el tránsito de “alzados” a agentes efectivos del Estado, como policías rurales, tuvo el sello de la sospecha.

Horizontum. Mireles libre, la violencia desatada

Al respecto,  el multipremiado filme documental “Tierra de Cárteles” (Cartel Land, 2015) -https://www.youtube.com/watch?v=2N4FWqPzyC8-  da cuenta de la transformación operada entre algunos miembros de las autodefensas, quienes terminaron enrolados en las filas del crimen organizado, con la impronta de ser, ahora, policías adscritos al gobierno estatal.

Poco a poco, los sangrientos titulares que daban cuenta de la descomposición social de Michoacán fueron menguando. Hasta marzo del 2017, el estado registra 8,723 delitos, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, muy lejos a la situación de violencia que le caracterizó del 2014 al 2015. No obstante, en amplias franjas del país, la violencia permea y el narcotráfico clama por sus fueros en extensas regiones de la geografía nacional.

Como fuera, José Manuel Mireles enfrentará, a partir de ahora, el único delito del que es acusado: portación de armas prohibidas. Y lo hará en medio de un país acosado por la reconfiguración de los cárteles de la droga, con la cuota de sangre que procesos similares traen consigo. El doctor Mireles se enfrentará, pues, a un país que en materia de violencia e inseguridad poco ha cambiado.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.