México sin muchas opciones fiscales frente a Trump México sin muchas opciones fiscales frente a Trump
Frente a Donald Trump, las opciones fiscales del gobierno mexicano son más bien limitadas. A ello abona el galopante endeudamiento respecto al Producto Interno... México sin muchas opciones fiscales frente a Trump

Frente a Donald Trump, las opciones fiscales del gobierno mexicano son más bien limitadas. A ello abona el galopante endeudamiento respecto al Producto Interno Bruto (PIB), principalmente, y a que el magnate, desde Estados Unidos, tiene una mayor capacidad decisoria sobre el comportamiento fiscal de su administración, toda vez que sus finanzas se encuentran en un relativo buen estado.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, así lo explicó en entrevista para Tv Azteca: “Nosotros (el gobierno mexicano) tenemos que partir de una primera realidad: tenemos mucho menos espacio fiscal que Estados Unidos (…) México está en un proceso en donde está buscando reducir su nivel de deuda como porcentaje del PIB, estabilizarlo y que vaya siendo más pequeña en el tiempo”.

Y abundó en que “Estados Unidos tiene más posibilidad que México para endeudarse  y, por lo tanto, la forma que tengamos nosotros de reaccionar tiene menos espacio que la que tenga Estados Unidos”.

Así, pues, la administración actual se enfrenta al incómodo expediente de presentar un flanco particularmente vulnerable a la hostilidad manifiesta del ejecutivo estadounidense. No es cosa menor. Si en algo el gobierno norteamericano se ha mostrado particularmente implacable –además de lo concerniente al tema migratorio y de seguridad transfronteriza-, eso ha sido en el rubro fiscal respecto a México.

Horizontum. México sin muchas opciones fiscales frente a Trump

Trump ha insistido, como una de sus ideas más fijas y delirantes, en que el costo del muro será absorbido, de alguna manera, por México. Sin embargo, en los hechos, su iniciativa se traduciría en implementar un impuesto fronterizo a las importaciones mexicanas a ese país. Sobreprecio que, finalmente, pagaría el consumidor estadounidense. Tal medida se encuentra, por lo demás, sujeta a diversas disposiciones internacionales, emanadas tanto por el Tratado de Libre Comercio, a discusión en próximas fechas, como por el marco regulatorio preestablecido por la Organización Mundial de Comercio.

En relación a ello, Meade, en la entrevista referida, dijo lo siguiente: “el cambio que están planteando, este cambio donde la forma como hoy se conoce está subsidiando al exportador y castigando la importación, pareciera ser un cambio que viola los principios de la Organización Mundial de Comercio”.

En este, como en muchos otros temas relacionados con la caótica administración de Trump, las brumas de la incertidumbre hacen imposible prefigurar una clara prospectiva de sus acciones.

Desde febrero, Trump anticipó la inminencia de una reforma fiscal. Con su retórica grandilocuente, el magnate declaró entonces que “en las próximas dos o tres semanas” haría un ajuste “fenomenal en términos de impuestos”. No obstante, algo dejó en claro: “(la idea es) reducir la carga fiscal de las empresas estadounidenses”.

Además de ello, ha trascendido –nada oficialmente- que la reforma fiscal de Trump buscará el aumento en la inversión de infraestructura, y la eventual reducción de tasas fiscales para los estadounidenses más ricos.

Las implicaciones de tales medidas tendrían un impacto innegable en todo el mundo, pero serían particularmente trascendentes para México por la dinámica y extendida interacción comercial con su receloso vecino.

En fechas recientes, el tenor declaratorio de algunos funcionarios mexicanos, como es el caso del canciller Luis Videgaray, o del secretario de Economía, Idelfonso Guajardo, ha ido endureciéndose frente a Trump. Sin embargo, más allá de las palabras, hay realidades concretas que no pueden ser soslayadas, y esta, la vulnerabilidad del contexto fiscal mexicano respecto a los Estados Unidos, es una de ellas. Una importante.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.