México: entre el paramilitarismo, un gobernante fugitivo y la recta final sin rumbo económico México: entre el paramilitarismo, un gobernante fugitivo y la recta final sin rumbo económico
Le llaman “El Tequilero” y está acusado de secuestros masivos en el municipio de Arcelia, Guerrero. Pero nadie sospecha de grupos paramilitares y desapariciones... México: entre el paramilitarismo, un gobernante fugitivo y la recta final sin rumbo económico

 

El Tequilero, indicios paramilitares en Guerrero

Le llaman “El Tequilero” y está acusado de secuestros masivos en el municipio de Arcelia, Guerrero. Pero nadie sospecha de grupos paramilitares y desapariciones forzadas, relacionadas con negocios de grupos criminales. Esto no significa que los llamados cárteles de la droga no puedan estar relacionados con el paramilitarismo.

Nadie se acuerda de que Arcelia comparte frontera con Tlatlaya en el Estado de México, entidad donde el ejército asesinó en 2014, a un grupo de personas armadas, de distintas edades y sexo. Sobre los hechos, algunas fuentes señalan que las víctimas gritaron “¡Ahí vienen los contras!”, otros testimonios refieren que eran guerrilleros, y aun así se consideró la única hipótesis de que eran miembros del crimen organizado.

Pero el gobierno federal no ha querido abordar otra línea de investigación, aunque en tierra caliente hay indicios de actividad guerrillera, reconocer que también operan grupos paramilitares, es demasiado para el gobierno estatal y federal. Secuestrar migrantes o pobladores para pedir un pago por su liberación, no es el mejor negocio si se tiene sentido común y se busca la mayor ganancia con el menor riesgo delictivo. Pero nadie quiere cuestionarlo.

México: entre el paramilitarismo, un gobernante fugitivo y la recta final sin rumbo económico

En su libro La guerra que nos ocultan, el periodista Francisco Cruz Jiménez sostiene la hipótesis de que algunos de los estudiantes de Ayotzinapa brindaban protección a los dueños de las minas ante los ataques de grupos criminales. Ahora que se busca a Raybel Jacobo de Almonte, El Tequilero, por ser el presunto culpable del secuestro masivo de mineros en Arcelia, habría que considerar que estos enfrentamientos siguen el patrón de los grupos paramilitares.

Pero se prefiere defender la tesis de los crímenes seriales: violadores seriales, asesinos seriales; y ahora, los secuestradores seriales, para no alarmar con insurgencia y contrainsurgencia. En México no se quiere ver otro problema que no sea narcotráfico, aunque la elección de este enemigo está por caducar.

¿Y si le preguntan a los Zetas por Duarte?

¿Por qué Miguel Ángel Yunes no se hizo las preguntas adecuadas para revelar algún indicio sobre el gran escape del gobernador de Veracruz, Javier Duarte? Cuando no se tienen las respuestas, al menos hay que tener preguntas asertivas.

México: entre el paramilitarismo, un gobernante fugitivo y la recta final sin rumbo económico

Si se quiere hallar al culpable, hay que buscar al beneficiado, dice una máxima. En el gobierno de Duarte casi todos se vieron perjudicados: los periodistas perseguidos y asesinados, el ejército, el personal médico y los servicios de salud; los ciudadanos: víctimas de “levantones”, homicidios, violaciones de “los porkys”, y de la corrupción que dejó a los municipios en bancarrota, con miedo, vulnerables por la pobreza y la violencia. Pero de todo esto, ¿quiénes fueron los únicos beneficiados, o por lo menos quiénes fueron los únicos intocados por Duarte?, ¿alguien recuerda que el gobernador “desaparecido” lograra hacer temblar a los del crimen organizado que operan en Veracruz?, ¿por qué nadie sospecha del Cartel del Golfo y de los Zetas en el encubrimiento de Duarte?, ¿por qué el valiente Yunes, no le pregunta a ellos sobre el paradero de Javier Duarte?

Si al prófugo Javier Duarte no lo encuentra ni la Interpol, ¿quiénes serían los únicos con capacidad real para “desaparecer” y ocultar a alguien hasta del propio Estado? No tenemos las respuestas, pero sí podemos plantear estas preguntas que nadie quiere formular, aun bajo evidente sospecha.

Agustín Carstens y el premio de la especulación bancaria

Ahora también Agustín Carstens hace temblar al peso. La moneda mexicana tiene la piel muy delicada y todo le duele, primero con la salida de Luis Videgaray de Hacienda y ahora con el madruguete que Carstens le propinó al mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, al anunciar en redes sociales su salida del Banxico para asumir la gerencia general del Banco de Pagos Internacionales (BIS).

¿Será que debemos temer más a la inestabilidad económica, o es momento de enorgullecerse ahora que a Carstens se le premia su desempeño en México? De nuevo, hay que buscar al beneficiado para dar con el causante: el BIS, surgió un año después del crac económico de 1929, desencadenado en Florida, Estados Unidos. ¿Con qué propósito?, el de dirigir el tráfico de las especulaciones financieras que las mafias de Bienes Raíces habían desatado, mafias que hoy resurgen con Donald Trump.

México: entre el paramilitarismo, un gobernante fugitivo y la recta final sin rumbo económico

Qué gran premio, y además en Suiza. No se puede tener mejor oficina para cobrar a unos y perdonar a otros sus deudas. El BIS es una de las oficinas centrales bancarias más importantes para los Estados Unidos, ¿será por eso que el Enrique Peña Nieto se apresuró a dar un mensaje de unidad a la nación?, ¿será que tanto Carstens como Luis Videgaray están lo bastante cerca de Donald Trump como para saltarse al presidente mexicano?

Pobre México, ¿qué será de este país sin el consuelo de los dos grandes estabilizadores de la economía?, los mismos que creían levantar los ánimos sociales cuando la moneda se desplomaba una vez más, y su diagnóstico era “un catarro” temporal.

Pero faltan los últimos dos años del sexenio, dice Peña Nieto, y tiene razón en preocuparse cuando su gabinete económico lo abandona en la recta final. Se necesita hacer los blindajes a la economía para soportar una transición política muy forzada, pero también se tiene que definir el carácter de la nueva relación ante Estados Unidos, algo que se anuncia podría ser de ruptura, tal como se mostró en su visita a los funerales de Fidel Castro, donde el presidente de México manifestó su respaldo al pueblo cubano, justo cuando Trump amenazó con poner fin a cualquier compromiso político con la isla.

Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro, es periodista especializada en criminalidad. Egresó de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UNAM, es Maestra en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, y en ambas instituciones obtuvo Mención Honorífica. Actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Penales y Política Criminal en el INACIPE.