Mexicanos indocumentados en México: apátridas en su propio país Mexicanos indocumentados en México: apátridas en su propio país
En la Navidad de hace unos diez años, un niño oaxaqueño se acercó a una señora capitalina que estaba regalando juguetes en una comunidad... Mexicanos indocumentados en México: apátridas en su propio país

En la Navidad de hace unos diez años, un niño oaxaqueño se acercó a una señora capitalina que estaba regalando juguetes en una comunidad desfavorecida de Oaxaca. El niño le dijo; “señora, eso de los juguetes está bien, pero a mi lo que realmente me haría falta es que me ayudara a conseguir mi acta de nacimiento”. Este deseo dejó a esta señora perpleja, y dio pie a que su familia fundase la ONG Be Foundation que lucha en pro del derecho a la identidad de los mexicanos.

En 2013 un grupo de lideres wiraritari (grupo indígena también conocido como “huichol”), exigieron a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en Jalisco la emisión de sus pasaportes mexicanos con el objetivo de poder viajar a Italia. Habían sido invitados a un congreso multicultural organizado y financiado por el Ministerio de Cultura Italiano, pero al carecer de acta de nacimiento la SRE se negaba a emitirles el pasaporte. Ellos se quejaban a un periodista diciendo; “mientras allá (Italia) admiran nuestra vestimenta y se interesan por nuestra cultura y rituales, aquí las autoridades ni siquiera reconocen nuestra identidad”. Resulta cuando menos paradójico que la rígida burocracia requiera a los miembros de un grupo indígena, que simboliza la diversidad y singularidad cultural mexicana, demostrar formalmente su nacimiento en México, cuando bastaría una simple declaración con testigos.

Mexicanos indocumentados en México: apátridas en su propio país

María, nacida en Cuautla (Oaxaca) hace 19 años, ha vivido toda su vida un anonimato forzoso. No tiene acta de nacimiento porque a su vez sus dos padres tampoco la tienen. No pudo asistir a la escuela, ni tener credencial de elector, obtener un trabajo formal, ni casarse, ni registrar a su propio hijo. Lo más triste del caso de María es que su estatus de indocumentada es heredado, algo así como la esclavitud en el siglo XIX, o la condición de migrante irregular que los hijos de haitianos nacidos en la Republica Dominicana heredan automáticamente de sus padres.

Estos tres casos representan una realidad de entre 7 y 10 millones de personas sin registro de nacimiento en México, según cifras de RENAPO. Verdaderos parias, desposeídos del derecho más básico; la identidad. Esta situación afecta principalmente a niños en pobreza extrema, poblaciones indígenas, hijos de migrantes nacidos en el extranjero, personas con padres analfabetos, adultos mayores, y personas nacidas en áreas rurales, remotas o fronterizas.

 

Ante la gravedad del problema, en los últimos años se han tomado algunos -aunque insuficientes- pasos para atajarlo. Entre otros; la gratuidad del registro de nacimiento a cualquier edad, la admisión a escuelas sin acta de nacimiento, y el registro consular de nacidos en México pero residentes en el extranjero (doblemente indocumentados). Pese a estos esfuerzos queda mucho camino por recorrer y se requiere mucha mas flexibilidad, voluntad política e imaginación. Por ejemplo, en algunos países africanos los nacimientos en zonas remotas se registran por mensaje SMS.

El Secretario de Gobernación presentaba en Enero de 2016 un programa para facilitar el registro de nacimiento a poblaciones indígenas diciendo; “hoy existe la obligación de darles a todos los mexicanos el acta de registro de nacimiento, con lo que ya no estarán perdidos dentro de su propia tierra, su propia comunidad”. Parece que el acta de nacimiento sigue siendo una dádiva, una prerrogativa del Estado para decidir a quien incluye y a quién no en la polis. Sin duda, el exceso de celo en la aplicación burocrática de un farragoso y discrecional sistema de identidad mexicano, ha favorecido la corrupción y la discriminación hacia el desposeído, a la vez que genera unos ingentes ingresos para el Estado y los intermediarios privados. Estos actores todavía hoy se resisten a implantar una verdadera “amnistía de la identidad” que saque de las sombras a estos 10 millones de “mexicanos apátridas en su propio país”.

Twitter: @p_mateos


Dr. Pablo Mateos

Dr. Pablo Mateos

Dr. Pablo Mateos, CIESAS Occidente Twitter: @p_mateos