Mejor que el original (prodigios del casting) Mejor que el original (prodigios del casting)
Hay actores que interpretan grandes papeles y otros que encuentran el personaje de su vida, aquel para el que parecen haber sido creados en... Mejor que el original (prodigios del casting)

Hay actores que interpretan grandes papeles y otros que encuentran el personaje de su vida, aquel para el que parecen haber sido creados en cuerpo y alma.

La importancia del casting en la industria audiovisual es frecuentemente olvidada. Pero hay determinados ejemplos de castings perfectos, de personajes particulares interpretados por actores únicos. Aniquilan las remakes porque ya no podrá recordarse el personaje con otro intérprete. Vamos a citar dos casos hoy, entre varios, inolvidables.

BENEDICT WONG

BENEDICT WONG

 

BENEDICT WONG (Kublai Khan en Marco Polo, de Netflix)

-Yo soy de la sociedad de los solitarios. No puedo clasificarme a mí mismo como nada en especial”.

Este actor de 46 años nacido en Manchester, Inglaterra, se queja de ser conocido como un “British East Asian Actor” (“actor británico del lejano oriente”).

Trabajó con Ridley Scott en Prometheus e incursionó bastante en el cine y la televisión haciendo precisamente de eso: un oriental eventual, a menudo un villano.

Su oportunidad de un gran papel, protagónico (Marco Polo no es un verdadero protagonista, sino un testigo, a veces un invitado indeseado en la serie) le llega con Kublai Kan, que desde él es imposible imaginar de otra manera.

Si bien no puede confiarse en los retratos pintados de la época, su caracterización es asombrosa. Con respecto a su carácter y acciones, Wong aporta alma a este conquistador donde la crueldad y la fragilidad conviven en forma compleja.

Una interpretación inusual, en la que hace querible a un personaje lejano y fascinante.

PETER DINKLAGE

PETER DINKLAGE

 

PETER DINKLAGE (Tyrion Lannister en Juego de Tronos, de HBO)

Yo no socializo. Soy una especie de eremita. La vida de un actor puede ser muy solitaria”.

Y como en el caso anterior esta sensación se agrava por el hecho de pertenecer a una minoría, no racial, sino originada en su enanismo. A pesar de esa condición original que limitó el número de personajes a los que podía acceder, trabajó en múltiples películas y obras de teatro, donde su talento y carisma se destacaron.

La oportunidad de su vida vino de la mano de George R.R. Martin, el autor de la saga Canción de Hielo y Fuego que inspiró la miniserie Juego de Tronos,  que nunca imaginó otro intérprete para Tyrion Lannister que Peter Dinklage.  En este caso particular, en la escritura de los libros se nota el influjo del carácter que el actor impuso al personaje. Un caso particular e histórico del casting, donde el intérprete es “mejor que el original” y contribuye a crearlo.

Peter no sólo se adueñó del personaje sino de la serie misma, lo cual fue reconocido en la entrega de los Emmy de 2011 y 2015, donde ganó los Premios por Desempeño Excepcional como Actor de Reparto en una Serie Dramática.

De pequeño, nada.

Mario Pinto

Mario Pinto

Argentino por nacimiento (nadie es perfecto) y ya ruco, chilango por opción.Hombre de medios por falta de imaginación en su momento, historiador del arte por curiosidad y escritor a pesar de que mi madre soñaba con un ingeniero.