Manos indígenas construyeron iconografía religiosa única en el mundo Manos indígenas construyeron iconografía religiosa única en el mundo
La iconografía de la arquitectura religiosa en México es única en el mundo, destacó el arquitecto perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia... Manos indígenas construyeron iconografía religiosa única en el mundo

La iconografía de la arquitectura religiosa en México es única en el mundo, destacó el arquitecto perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Carlos Madrigal Bueno, durante la segunda y última charla dedicada a este tema en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes.

En la conferencia, organizada por la Dirección de Arquitectura del INBA, el también investigador y docente de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM-INAH), resaltó el mestizaje entre una vocación evangelizadora y las creencias de los pueblos originarios, mismas que a lo largo de la historia, han dado pie a nuestra identidad.

La Parroquia de San Toribio Obispo de Astorga, ubicada en el municipio de Papalotla, Estado de México, cuya construcción data de 1733 —y se sitúa sobre la capilla abierta construida a mediados del siglo XVI por la orden de los frailes franciscanos— sirvió como su ejemplo más sustancioso, debido a la representación en las tres arcadas que dan acceso al recinto del Apocalipsis, según San Mateo.

Manos indígenas construyeron iconografía religiosa única en el mundo

Al analizar la arcada principal, de tres arcos y con elementos iconográficos barrocos, se distingue un águila bicéfala, “que representa la doble naturaleza de Dios”; una corona “que va a significar la eternidad”; así como las siglas JHS (“Jesús salvador de los hombres”); además de una cadena de 31 dragones trenzados y otra cadena con dos filas de dragones, de 30 y 31 respectivamente —divididos por San Miguel Arcángel— y que para la iglesia católica representan “el caos existente antes de la creación”; mientras que para los indígenas, estaban vinculados a Quetzalcóatl.

Detalló que las arcadas fueron restauradas con argamasa, compuesta por cal, arena y agua de río y pulque fermentado.

El recorrido ofrecido por Madrigal Bueno abarcó además una serie de iglesias ubicadas en los estados de México, Hidalgo y Puebla, aunque también mencionó las de Querétaro, Michoacán y Guanajuato, dedicando especial énfasis a la construcción de sus atrios, con formas de cruz y bases arquitectónicas del tabernáculo judío, pero realizados por indígenas, guiados por los propios sacerdotes, muchos de ellos carentes de conocimientos sobre arquitectura.

Horizontum-indigenas-construyeron-iconografia-religiosa-2

El atrio es un espacio común, mundano, abierto dentro del cristianismo, que en algunas ocasiones sirvió incluso como cementerio. Puntualizó, Madrigal Bueno, que éste está compuesto por varios elementos: el camino real, que separa la entrada general de la del templo; un camino procesional, por donde entran las peregrinaciones; las capillas y arcadas o conjunto de arcos , así como una cruz, misma que es representada de manera diversa, en la que es evidente las tradiciones prehispánicas.

 

Nahum Torres

Nahum Torres

(Ciudad de México, 1977) ha colaborado en medios impresos y electrónicos con textos sobre cine, arte contemporáneo, literatura y música. Actualmente es editor en el sello Librosampleados.