Los parásitos pueden salvarnos del Alzheimer Los parásitos pueden salvarnos del Alzheimer
Ben Trumble, un joven investigador estadounidense, se internó en la selva boliviana para estudiar al pueblo tsimané Los parásitos pueden salvarnos del Alzheimer

Ben Trumble, un joven investigador estadounidense, se internó en la selva boliviana para estudiar al pueblo tsimané, el cual vive como nuestros ancestros: de la caza y del cultivo en pequeños terrenos. En su estudio de campo algo le llamó la atención: allí no habían casos de Alzheimer.

Como investigador del Proyecto de Salud e Historia de la Vida de los Tsimané, trataba de estudiar el bienestar y el envejecimiento humano en ausencia de la industrialización.

El equipo de Trumble comenzó el estudio en esa población del gen ApoE4, conocido como el gen de la enfermedad de Alzheimer, y descubrieron que muchos de sus habitantes con una copia de ese gen tenían un mejor desempeño en las pruebas cognitivas.

Asimismo, se cuestionaron si los parásitos comunes en esta población podrían alterar la forma en que los genes afectan nuestro cuerpo, pues hace miles de años el genotipo ApoE4 estaba presente en todos los humanos, y ahora en apenas un cuarto de nosotros.

“Tal vez el gen ApoE4 proporcionaba una ventaja para la supervivencia en los ambientes ancestrales. Hoy en día, sólo un cuarto de nosotros tenemos una única copia del gen ApoE4, y sólo cerca de dos por cada cien individuos tienen dos copias”, explicó el científico y antropólogo.

Trumble asume que este gen, que ayuda a producir colesterol, pudo haber sido un paso crucial para el desarrollo de nuestros cerebros actuales, grandes y hambrientos de energía y pudo haber desempeñado un papel clave para defenderlos de invasores patógenos.

Varias pruebas demostraron que es más probable que los tsimané con infecciones por parásitos mantuvieran una buena condición mental si poseían una o dos copias del gen ApoE4; para ellos, el “gen de la enfermedad de Alzheimer” constituía una ventaja.

Por el contrario, en la minoría que conseguía eludir las infecciones parasitarias, sucedía que el gen ApoE4 estaba vinculado con el declive cognitivo, como sucede con las personas de países industrializados.

“Los humanos evolucionaron conjuntamente con una buena cantidad de parásitos distintos, pero hoy en día, con nuestra vida citadina y sedentaria, hemos eliminado a los parásitos de la ecuación”, dijo Trumble.

Esto podría ser lo que provocó que el gen pasara de ser una ventaja a convertirse en una carga, afirmó.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.