Los hombres explotan los bosques hace 45 mil años Los hombres explotan los bosques hace 45 mil años
La acción de los hombres sobre los bosques tropicales se remonta a 45 mil años atrás, mucho antes de la invención de la agricultura... Los hombres explotan los bosques hace 45 mil años

La acción de los hombres sobre los bosques tropicales se remonta a 45 mil años atrás, mucho antes de la invención de la agricultura y la ganadería, señala un estudio publicado por la revista Nature Plants.

La investigación descubrió que las regiones ecuatoriales muestran huellas de hace decenas de miles de años, incluso en bosques que hasta hace unos años se consideraban inhabitables.

De acuerdo con el estudio, en las selvas del sudeste asiático y Nueva Guinea se observa que los humanos que colonizaron aquella región ya empleaban la tala o la quema controlada de árboles para crear entornos favorables para los animales y plantas que los alimentaban.

La existencia de grandes asentamientos humanos en estas áreas desde hace milenios, se comprobó gracias a técnicas de imagen capaces de atravesar la densa vegetación.

Estos procedimientos revelaron la existencia de estas antiguas poblaciones en la Amazonía, Centroamérica y el sudeste asiático, explicó Patrick Roberts, investigador del Instituto Max Planck.

Los hombres explotan los bosques hace 45 mil años

Al respecto, señaló que en esas regiones hay restos de amplias redes de asentamientos que “perduraron mucho más que los asentamientos industriales y urbanos recientes en estos lugares”.

Los investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, también comprobaron que mientras la agricultura de aquellas regiones se basó en plantas y animales autóctonos los daños al entorno fueron limitados y efímeros.

Según se demostró, los primeros vestigios de agricultura en bosques tropicales se encontraron en Nueva Guinea, donde se cultivaba el ñamé y el taro, dos plantas de tubérculos comestibles, hace más de 10 mil años.

Posteriormente, en entornos similares se fueron adaptando a la plantación de vegetales como la batatas, el chile, la pimienta o el mango y animales domésticos como la gallina.

“La mayor parte de las comunidades que se introducían en estos hábitats no producían una densidad de población elevada y desarrollaban sistemas de subsistencia adecuados a su entorno particular”, comentó Chris Hunt, investigador de la Universidad John Moores de Liverpool y coautor del estudio.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.