“Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual. “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.
La industria hollywoodiense nos tiene tan absortos en su producción cinematográfica que no nos damos cuenta de la gran cantidad “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.

La industria hollywoodiense nos tiene tan absortos en su producción cinematográfica que no nos damos cuenta de la gran cantidad de buenas películas que hay en otras partes del mundo. No voy a descubrirle nada nuevo a nadie si recalco la gran fuerza de la que dispone Estados Unidos en sus producciones, pero no es necesario tener grandes recursos para poder hacer un buen cine de calidad a la par que entretenido.

Este es el caso de la industria cinematográfica española. El problema de España en este ámbito no es uno solo y su solución no depende exclusivamente del sector en sí. Hay muchos condicionantes que afectan y hace que el séptimo arte en España esté tan infravalorado. Comenzaré por explicar algunos de ellos.

Horizontum. “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.

Horizontum. “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.

Se achaca a la industria del cine español que hay poca variedad temática, que el cine español se ha estancado en el panorama de la Guerra Civil o las comedias absurdas, o siguiendo siempre la misma línea del alabado Pedro Almodóvar. Sin embargo, para desmentir este argumento me basta con nombrar solo algunos de los títulos españoles, demostrando los diferentes géneros que abarcan.

Sobre todo en los últimos años –y así lo demuestran los premios Goya–, el cine español ha ganado mucho en lo que a thriller y drama se refiere. Me enorgullece que películas como Celda 211 (Daniel Monzón, 2009, con Luis Tosar como protagonista), La isla mínima (Alberto Rodríguez, 2014, con Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez), El desconocido (Dani de la Torre, 2015, con Luis Tosar y Javier Gutiérrez), La novia (Paula Ortiz, 2015, Inma Cuesta) o Palmeras en la nieve (Fernando González Molina, 2015, con Adriana Ugarte y Mario Casas) formen parte de este grupo.

Horizontum. “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.

Si el espectador busca comedias, además del tópico español llamado Torrente (Santiago Segura), puede encontrar Kiki, el amor se hace (Paco León, 2016) o Carmina o revienta, del mismo director (2012). Estas dos, además, plasman acontecimientos y rasgos culturales tan propios de España que a la audiencia extranjera le picará la curiosidad por conocer más –y no os sorprendáis del acento, no hay nada más español que el andaluz–. Ocho apellidos vascos o su segunda parte Ocho apellidos catalanes (Emilio Martínez-Lázaro, 2014 y 2015) son más ejemplos de comedias españolas con gran toque cultural. Si lo que el cuerpo y la mente piden es algo romántico no hay más que ver 3 metros sobre el cielo (Fernando González Molina, 2010), Stockholm (Rodrigo Sorogoyen, 2013), 3 bodas de más (Javier Ruíz Caldera, 2013), Nuestros amantes (Miguel Ángel Lamata, 2016) o Habitación en Roma (Julio Medem, 2010).

Y, como no, se han seguido haciendo buenas películas sobre la época de la Guerra Civil, pero ni mucho menos son la mayoría. En la página web Elblogdelcine demostraron que de las 900 películas estrenadas entre los años 2008 y 2012, solo 20 trataron este tema, lo cual supone solo un 2,13% de toda la producción. Aun así, he de recomendar Las 13 rosas (Emilio Martínez-Lázaro, 2007) y La voz dormida (Benito Zambrano, 2011) para que el consumidor no solo conozca una época oscura de la historia española, sino también el papel de las mujeres en un momento en el que carecían de derechos.

Horizontum. “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.

Críticas que atacan con que en España se hace un cine muy propagandístico y, sin embargo, hay películas que muestran ambos bandos enfrentados de la Guerra Civil; comedias que muestran los diferentes rasgos culturales, con su toque de humor sin llegar a la ofensa; e incluso películas de directores que tienen clara su postura política pero ésta no se muestra en la pantalla grande. El cine no pretende influir en el votante, sino que el espectador disfrute de un rato agradable y entretenido y, quizás, hasta didáctico.

Se suele decir que en España se hace un mal cine, con algunas excepciones –y no al revés–. Sin embargo esta afirmación viene arraigada en dos corrientes: por un lado, aquellos que no han visto suficiente cine español y, por otro, la publicidad. Con lo primero me refiero a que para encontrar la calidad, es necesario rebuscar entre la cantidad. Y no es una falacia que el cine hace unos años tenía peor calidad, técnica y narrativa, pero no podemos estancarnos en ese argumento ya que el contexto ha cambiado. Los directores, los actores y las propias productoras persiguen crear arte, crear productos que merezcan la pena y cambiar esa fama, esa lastra, que lleva acorralando la cultura española. Quizá aquí el problema sea más del Gobierno, que mantiene los Impuestos sobre el Valor Añadido de los cines, teatros y actividades deportivas al 21%, a la par que el tabaco y bebidas alcohólicas, pero reduciendo al 10% espectáculos, discotecas y salas de fiesta. ¿Qué promueve el Gobierno de España? Cada cual con sus conclusiones.

Horizontum. “Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer” Retos de esta industria en la España actual.

A lo que me refiero con la publicidad es que, casi que por los mismos motivos que lo anterior, la industria cinematográfica no tiene tantos recursos económicos para promocionarse. Al menos no al nivel de Hollywood, por lo que juega en desventaja frente a esta gran maquinaria. Solo hay que echar un vistazo a la gran publicidad que tuvo Lo Imposible del director Juan Antonio Bayona protagonizada por Naomi Watts y Ewan McGregor, con una distribuidora italiana (y no española).

Lo que más escasea en el panorama del cine español es el rol de la mujer,  tanto esta como la protagonista como en lo que a directoras se refiere.  Aunque es cierto que cada vez son más las que toman las riendas para dar a valer el papel que suponen en la sociedad.

Los premios Goya han ido creciendo en popularidad cada año y mejorando tanto en las elecciones de la academia como en lo que a aspectos técnicos y de espectáculo se refiere. Estos galardones anuales favorecen la difusión de las diferentes especialidades del sector, haciendo visible el cine español. El problema es que la mala fama ha arraigado tanto que es difícil hacer despertar a la población y más para que se siente delante de una pantalla durante cuatro horas para ver la entrega de unos premios. Eso solo lo aguantamos aquellos que amamos el cine.

 

Estos dos últimos años, en 2016 y 2017, se han dado a conocer grandes películas y nuevos directores con ganas de aportar su granito de arena para conseguir un cambio. Títulos como Truman (Cesc Gay), A cambio de nada (Daniel Guzmán), Un día perfecto (Fernando León de Aranoa), Nadie quiere la noche (Isabel Coixet) o Anacleto, agente secreto (Javier Ruiz Caldera) resonaban entre los asistentes de la gala el año pasado. En la presente ceremonia, destacaron Tarde para la ira (Raúl Arévalo), Un monstruo viene a verme (Juan Antonio Bayona), Que Dios nos perdone (Rodrigo Sorogoyen), El hombre de las mil caras (Alberto Rodríguez) y Julieta (Pedro Almodóvar).

Si tuviese que quedarme con solo tres películas españolas no lo dudaría: La isla mínima, La voz dormida y Lo imposible. Sin embargo, no puedo quedarme solo con tres. Si se me permitiese, escribiría páginas y páginas destacando todo lo bueno que tiene el cine español, pero no os quiero aburrir. Lo que es curioso es cómo ha cambiado mi parecer sobre este sector nacional cuando le he dado la oportunidad. La misma oportunidad que espero que le dé el público antes de criticarlo sin suficientes conocimientos.

Valeria Babich

Valeria Babich

Nací en Rusia en 1995.Llevo viviendo 14 años en España. Soy recién graduada de Periodismo en la Universidad de Sevilla. Estuve un semestre en el Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México. He colaborado en proyectos de programas de radio e hice prácticas en un programa televisivo. Me encanta el cine, la literatura, la música y viajar.