Llovería más en África, si EE UU contaminara menos Llovería más en África, si EE UU contaminara menos
Por La Redacción Gases emitidos en los Estados Unidos afectan al Sahel africano. El dióxido de azufre generado por su industria Llovería más en África, si EE UU contaminara menos

Gases emitidos en los Estados Unidos afectan al Sahel africano. El dióxido de azufre generado por su industria ha trastocado el régimen de lluvias de esa región del planeta, según estudios de la Universidad de Columbia.

La franja de más de cuatro mil 500 kilómetros de largo que separa el desierto del Sáhara de la sabana africana, sufre sequías periódicas que han provocado algunas de las hambrunas más terribles del planeta.

El dióxido de azufre (SO2) procede de las erupciones volcánicas y, en su inmensa mayoría, de actividades humanas como la quema del azufre presente en combustibles fósiles como el carbón o el petróleo. Incoloro e irritante, en contacto con la humedad del aire, el SO2 reacciona y se convierte en trióxido de azufre y ácido sulfúrico.

Además de enfriar y secar al planeta, reduce la radiación solar que llega hasta a la superficie. “Los aerosoles en determinadas regiones pueden afectar a la circulación y distribución del calor de todo el planeta”, dice el investigador de la Universidad de Columbia, Dan Westervelt, quien ha estudiado el impacto de la acelerada reducción de las emisiones de SO2 sobre el clima de su país y sus consecuencias globales.

Westervelt ha modelado la situación ideal de cero emisiones de SO2 para el 2100. Los resultados, publicados en el Journal of Geophysical Research: Atmospheres, muestran un aumento de la precipitación media global de un 0,7% anual. En el medio oeste de EE UU las precipitaciones podrían aumentar cerca de un 10%. Fuera de sus fronteras las precipitaciones extra se darían sobre el Atlántico Norte, el Ártico y el Sahel africano.

“Una reducción de los aerosoles en EE UU provoca un calentamiento local en el hemisferio norte, lo que conlleva un desequilibrio energético que la atmósfera debe ajustar”, explica Westervelt. “Esto provoca un desplazamiento hacia el norte de la ZCIT desde la que procede toda la lluvia que cae sobre el Sahel entre los meses de mayo y septiembre”, añade el investigador estadounidense.

El desplazamiento de la ZCIT en apenas 0,35º de latitud haría que la humedad de un mar más caliente se adentrara más y más al norte, alargando la temporada de lluvias. Westervelt cree que la reducción de estas emisiones y su impacto en otras regiones podría ser un buen ejemplo de “la responsabilidad que EE UU tiene para con el resto del mundo”.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.