Las diversas caras del uso del teléfono celular en México Las diversas caras del uso del teléfono celular en México
4
La expansión global del uso de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) es un fenómeno de nuestro siglo. La ITC (International Telecommunication Unit)... Las diversas caras del uso del teléfono celular en México 4

La expansión global del uso de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) es un fenómeno de nuestro siglo. La ITC (International Telecommunication Unit) de la ONU reporta que los porcentajes de suscripciones a servicios de teléfono celular a nivel mundial se han triplicado en el curso de la última década (del 33.9% en 2005 al 98.6% en 2016). Estas estadísticas globales  muestran incrementos más  marcados en países en desarrollo. En el caso de México  se reporta que las suscripciones en la década del 2005 al 2015 se duplicaron del 42.56 % al 85.30%

Pareciera, sin embargo, que estos patrones globales fueran uniformes demográfica y culturalmente y que el mundo entero presenta conductas idénticas en el uso de estos recursos. ¿Qué representa el uso del celular en las diversas poblaciones del mundo?

Una diferencia mayor la encontramos entre los países desarrollados y los países en desarrollo en donde se ha hablado de la reducción gradual de la brecha digital en la última década a medida que se extienden las señales y TICs y se reducen los costos asociados.

Las diversas caras del uso del teléfono celular en México

En el caso de México, el INEGI reporta que la telefonía celular es la de mayor penetración con menores diferencias regionales en contraste con las TICs que presentan diferencias regionales mayores como el uso de WIFI, computadoras y otros recursos de conectividad. El INEGI señala que el 71.5% de la población usa celular y de estos 66% tiene un smartphone (con conexión a internet) y el 33.7% usa un celular comun, sin acceso a internet.

Los estados de Oaxaca, Guerrero y Chiapas son los que muestran el porcentaje más bajo de disponibilidad, un promedio de 55% con uso de teléfono celular. Es en estos estados donde se concentra la mayor población indígena de nuestro país. ¿Qué representa el uso del celular en estas regiones?

Primero, representa la inserción de un objeto de consumo que irrumpe de manera violenta la economía familiar, en total desproporción con los ingresos propios a una economía campesina.

Las diversas caras del uso del teléfono celular en México

Un campesino tsotsil reportó que “su celular come más que su familia”. Sin embargo, la necesidad y dependencia cada vez mayor de este recurso comunicativo ha permitido su adopción, a pesar de los costos. Aunque no se cuenta con señales en todo el estado de Chiapas, es un hecho que el celular facilita una conectividad que permite mantener lazos familiares y comunitarios, e incluso la circulación y persistencia de las lenguas indígenas por estos medios.  Por otra parte, el uso del teléfono móvil también hace más profunda la brecha de alfabetismo y la brecha digital entre generaciones en estados como Chiapas, que tiene el mayor índice de analfabetismo y el menor indice de escolaridad, especialmente entre los adultos.

Esto tiene un impacto a nivel de las lineas de autoridad parentales, lo que representa una reconfiguración gradual en las relaciones generacionales. Con estos cambios se registra la emergencia de una cultura de los grupos de pares juveniles que participan en prácticas de culturas juveniles globales (v.g., Whatsapp, Facebook y otras redes sociales).

Las diversas caras del uso del teléfono celular en México

Tener un celular representa adquirir un objeto cultural, entrar a un mercado de consumo y de consumidores, adquirir prácticas culturales y lingüísticas nuevas, y, en algunas culturas, amar, cortejar y elegir pareja en las redes invisibles virtuales que los adultos analfabetas no imaginan ni controlan. En este sentido, se registra la emergencia de una cultura juvenil que reconfigura su identidad entre las culturas juveniles globalizadas y las culturas locales.

El costo cultural puede ser alto, sin embargo, a la fecha, el peso comunitario no sucumbe. Se trata aquí de nuevas reconfiguraciones identitarias que emergen con nuevas expresiones, sea con rock en tsotsil, con dialógos transnacionales en tsotsil, español e inglés, o con peregrinaciones guadalupanas juveniles indígenas organizadas en Whatsapp.

A la fecha, en algunas regiones, la cultura no sucumbe, se reconfigura. El cambio se inscribe en la tradición y la tradición en el cambio con el poder de los celulares. Y estos cambios tan rápidos, hacen difícil predecir qué depara el futuro.

 

##


Lourdes de León Pasquel

Lourdes de León Pasquel

Email: lourdesdeleonp@gmail.com