La trampa detrás del empeño La trampa detrás del empeño
Terminó enero y, con él, una serie de eventos que nos pusieron a pensar (y por qué no, a temblar) a todos los mexicanos:... La trampa detrás del empeño

Terminó enero y, con él, una serie de eventos que nos pusieron a pensar (y por qué no, a temblar) a todos los mexicanos: que si Trump, que si el gasolinazo, que si el alza a los precios de bienes y servicios y, en medio, una hermosa señorita en todos los canales de televisión, enviándonos un eslogan que confunde hasta el hombre más inteligente y previsor de todos: “Descubre en el empeño la mejor forma de alcanzar tus metas.”

A ver, a ver, a ver. Si buscamos la definición de la palabra empeño, encontraremos que la Real Academia de la Lengua Española la define como deseo intenso por realizar o conseguir algo, o mejor aún, también la define como la actitud de la persona que pone mucho esfuerzo, interés y perseverancia al hacer una cosa.

Horizontum. La trampa detrás del empeño

¿En qué momento se tergiversó el sentido correcto de esta palabra, que enaltece la capacidad del espíritu humano, y se sustituyó con un concepto tan barato con el objeto de utilizarlo para endeudar a las personas de todo un país?

El Conde Pedro Romero de Terreros, también filántropo, fundó en 1775 el Sacro y Real Monte de Piedad que, si bien la historia que encontramos en Wikipedia nos remite a que la nobleza de su corazón sólo le permitía realizar buenas acciones en pro de los menos favorecidos, también la historia nos cuenta que este hombre protagonizó la revuelta de mineros más importante del México de la Colonia (todo por arrebatarles parte de las ganancias que ellos obtenían por la explotación de los minerales en sus minas).

No se necesita ser un genio, para inferir que parte de la idea de la creación de tan magnánima institución no era otra, más que organizar un sistema en el que la sociedad se acostumbrara a vivir endeudada a través de la figura del agiotismo; el concepto es bastante simple: ven, empeña un objeto de valor y nosotros te prestamos dinero por él; obviamente la proporción del monto prestado contra el monto empeñado es ridículo, y si a eso le sumamos el interés tan generoso que cobran, tan sólo del 4% mensual, (48% anual) la realidad es que es una verdadera mentada de madre pensar que el objetivo de esta institución es estar al servicio de las familias mexicanas.

Tanto éxito ha tenido el concepto de prácticamente ir a regalar los objetos que tanto trabajo nos ha costado adquirir, que dicha institución cuenta con más de 300 sucursales en todo el país, pues es más fácil crear instituciones que provean de gratificación inmediata a sus usuarios, que generar de manera real verdadera conciencia y cultura financiera, para capitalizar nuestra economía interna (pero este último concepto no es comercial, ni genera beneficios a corto plazo, por eso no lo aplican).

Horizontum. La trampa detrás del empeño

Nosotros como usuarios tenemos la última palabra en lo que a ser o no usuarios de este tipo de instituciones se refiere, ya que si bien en mi larga trayectoria profesional he conocido a muchas familias que son usuarios constantes de esta espléndida y humanitaria institución, también he conocido a muchas familias que no la utilizan y que curiosamente tienen mejores resultados financieros que las primeras, por lo que una vez dicho esto, observemos y ejecutemos ciertas acciones para nunca arriesgar nuestros bienes en una casa de empeño, so pena de no volverlos a ver.

  1. Conserva en cada quincena al menos el 20% de tu ingreso para generar un ahorro, en pocas palabras, ahorra, antes de gastar.
  2. Crea un presupuesto de ingresos y egresos para identificar qué cosas son necesarias y qué cosas no lo son.
  3. Identifica y evita las compras por impulso (arrasan con cualquier presupuesto).
  4. Nunca tomes decisiones financieras al calor de una crisis (ni muy contento ni muy enojado).
  5. Crea una estrategia a corto, mediano y largo plazo para tener dinero en cada uno de los días de tu vida.

Y, por último, observa qué y quiénes están detrás del servicio que te ofrecen, si la institución promocionada es una que tergiversa conceptos para confundir a sus usuarios, queda muy claro que no busca tu bienestar financiero.

En resumen, el empeño no significa tirar tu patrimonio a cambio de unos cuantos pesos, para acrecentar el patrimonio de algo más. El empeño es perseguir tus sueños y consolidar tu economía a través del ahorro, la inversión y la previsión, con el objeto de no necesitar de nuevo un crédito para financiar nuestros proyectos y, en el proceso, por qué no, también recuperar el sueño.

Te invito a visitar mi página WEB: www.capitalfix.mx


Javier Villalobos

Javier Villalobos

JAVIER VILLALOBOS es Licenciado en Derecho y especializado en materia financiera, es graduado del Life Underwriter Training Council (LUTCF) postgrado en materia de seguros, postgrado en seguros acreditado por The American College of Bryn Mawr, Pennsylvania y el Instituto Mexicano Educativo de Seguros y Fianzas A.C. Ha colaborado en revistas especializadas en materia financiera como Inversionista, Dinero Inteligente, Esposa Joven y programas televisivos como Diálogos, la barra matutina de Once TV México y en el programa Tiene que ver transmitido por Cadena Tres. Desde el año 2007 participa en el programa de radio Panorama Informativo en la edición dominical de Grupo ACIR y es coautor del libro Finanzas para niños. Ha sido catedrático adjunto en la Universidad Salesiana en la materia de contratos mercantiles. Es responsable de la redefinición del concepto Finanzas personales y de modernizar antiguas creencias financieras para lograr un cambio positivo en la forma como las personas se relacionan con el dinero.