La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado
La instrumentación de la Reforma Educativa ha sido un asunto polémico y un proceso sumamente accidentado. A partir de su anuncio por Enrique Peña... La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado

La instrumentación de la Reforma Educativa ha sido un asunto polémico y un proceso sumamente accidentado. A partir de su anuncio por Enrique Peña Nieto en el discurso de su toma de posesión como presidente de la República en diciembre del 2012, ésta fue el origen y motivo del movimiento magisterial de este sexenio.

Impuesta verticalmente, no contó con la participación de docentes, padres de familia, alumnos, investigadores y otros grupos de la sociedad civil. Si bien se propone “elevar la calidad de la educación”, en realidad se trata de una medida administrativa y laboral, que responde tanto a las “sugerencias” de organismos internacionales hegemónicos de corte neoliberal, especialmente Banco Mundial y OCDE, como a una visión empresarial de la educación pública de poderosos grupos de empresarios nacionales, en especial Fundación Televisa y Mexicanos Primero.

La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado

La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado

El primer paso fue la aplicación de la ley secundaria del Servicio Profesional Docente, centrada en la evaluación estandarizada del magisterio del nivel básico del país, cuyo objetivo es discriminar a los maestros “idóneos” de los “no idóneos” para efectos de su ingreso, promoción y permanencia en el servicio magisterial. Específicamente, la permanencia ha sido el punto más polémico que ha dado lugar a la realización de grandes movilizaciones, debido a que ésta depende de los resultados de una forma de evaluar el desempeño de los docentes, definida por ellos como injusta, parcial y “punitiva”. Atenta contra sus derechos y estabilidad laborales, poniendo en riesgo su empleo. Junto con esto -o atrás de esto- es una medida para substituir paulatinamente al actual magisterio por nuevos docentes “idóneos”.

Por otra parte, la evaluación deja de lado importantes factores que inciden en el trabajo docente, como son los contextos específicos y diferentes de los planteles, las particularidades étnicas, socioeconómicas y culturales de la población, las formas de gestión y de funcionamiento de las escuelas que incluyen las condiciones materiales, administrativas, laborales, políticas, sindicales, así como las condiciones propiamente pedagógicas.

La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado

El futuro de cualquier mandato oficial -leyes, reformas.- depende de cómo, en contextos históricos específicos y cotidianos, se ha dado y reconformado la correlación de fuerzas entre los grupos de actores que intervienen en este proceso de instrumentación. Cada uno, de acuerdo con sus posiciones, e intereses personales y/o de grupo, ha apoyado la Reforma Educativa, o bien se ha opuesto y resistido a ella, realizando, en ambos casos, acciones con diversidad de modalidades e intensidades, desde las pacíficas hasta aquéllas que han implicado violencia. Ha documentado la emergencia de diversos actores sociales en el escenario político educativo cotidiano: por una parte, autoridades y altos funcionarios gubernamentales, élites empresariales, dirigencia del SNTE, editorialistas y diversos grupos de la sociedad civil; por otra, grupos magisteriales disidentes, así como grupos sindicalizados de maestros que han decidido incorporarse a las protestas, asociaciones y organizaciones democráticas, académicos, editorialistas y políticos críticos

En estos casi cuatro años desde el anuncio de la Reforma, los hechos muestran que su instrumentación ha sido un proceso complejo e imposible de predecir, al estar sujeta a los vaivenes coyunturales. Por ello, mientras en momentos ésta pareciera avanzar en algunos sentidos, en otros, el proceso se frena o se bloquea, modificando continuamente su rumbo, impulsando o deteniendo su inercia.

La Reforma Educativa como un hecho polémico y accidentado

De allí, que la Reforma Educativa sea entendida como construcción histórica, llevada a cabo de manera cotidiana por los actores sociales, y como un espacio de contradicciones y de lucha por el poder. Por tanto, sus resultados dependerán de hacia dónde se incline la balanza de las fuerzas sociales en momentos específicos.

Dra. Beatriz Calvo Pontón

Dra. Beatriz Calvo Pontón

beatrizcalvo_mx@yahoo.com