La rebelión mexicana anti-hipster que comanda Santa Mari La Juaricua La rebelión mexicana anti-hipster que comanda Santa Mari La Juaricua
Santa Mari La Juaricua, creen los vecinos de las colonias Santa María la Ribera y Juárez, será su escudo contra los desalojos y lanzamientos.... La rebelión mexicana anti-hipster que comanda Santa Mari La Juaricua

Devotos de Santa Mari La Juaricua luchan por mantener su estilo de vida en antiguas e icónicas colonias que ahora empresarios inmobiliarios quieren llenar de gente con mayor poder adquisitivo.

Santa Mari La Juaricua, creen los vecinos de las colonias Santa María la Ribera y Juárez, será su escudo contra los desalojos y lanzamientos. La “modernización” emprendida en la capital mexicana, la especulación imobiliaria, y los proyectos de “mejoramiento” de la zona donde viven, hacen pensar a muchos habitantes de estos barrios que pronto los echarán a la calle, o tendrán que irse por falta de dinero para pagar unos servicios cada vez más caros.

Ellos creen que Santa Mari la Juauricua del “aburguesamiento” y “blanqueamiento” de las antiguas e icónicas colonias donde viven. No adoran a esta santa en una iglesia, sino que la llevan en procesión a una pulquería, mientras más tradicional, mejor. La ofrenda: la preciada bebida embriagante que incluso se consideró divina en tiempos prehispánicos.

Estos vecinos están en contra del fenómeno llamado “gentrificación”, y le piden a Santa Mari La Juaricua que se apiade de ellos. La llamada “gentrificación” es un proceso con el que muchos alcaldes y gobernadores pretenden remozar y mejorar sus ciudades, pero también significa aplastar la vida de personas de escasos recursos y una vida más sencilla que la burguesa.

Horizontum. La rebelión mexicana anti-hipster que comanda Santa Mari La Juaricua

La manera en que se hace es similar en muchas ciudades del mundo.  Primero los empresarios inmobiliarios compran o rentan una propiedad en una zona popular o de bajo nivel de la ciudad. Esa zona debe de ser un lugar que en el pasado vivió un fuerte esplendor, y era zona de gente con grandes posibilidades económicas, pero que con el transcurrir de los años se marcharon a otros sitios más modernos. En la capital mexicana sitios como la Santa María la Ribera, la Juárez, o la Roma (esta última ya completamente “gentrificada” y convertida en trendit topic para la gente fashion).

Los empresarios inmobiliarios no tienen que invertir grandes sumas. Los precios son bajos, la ubicación es buena y, en algunos casos, el encanto del barrio es especial. Entonces, a los nuevos condominios, o a las antiguas casas remozadas, empiezan a mudarse inquilinos con mayor poder económico y adquisitivo.

Surgen negocios para la nueva clientela, se construyen edificios,  aumenta la oferta cultural. Obviamente sube el precio de los alquileres y de los servicios. Los habitantes originales no pueden pagarlos y tienen que marcharse o son expulsados.

Horizontum. La rebelión mexicana anti-hipster que comanda Santa Mari La Juaricua

Pero ahora los vecinos de las viejas y bellas colonias Santa María la Ribera y la colonia Juárez hacen procesiones anti-hipsters, llevando a Santa Mari La Juauricua. La santa lleva gafas, bata blanca y guaraches.  Es un movimiento más artístico que religioso. Su imagen está diseñada para unir la identidad de ambos barrios con símbolos comunes.

Los integrantes de la procesión gritan consignas contra la gentrificación, y lo que llaman “aburguesamiento”, o “blanqueamiento”. La protesta no termina en rezos, sino en alguna pulquería donde desahogan sus penas tarro tras tarro.

“Es básicamente una lucha entre clases sociales por el espacio de las grandes ciudades del mundo”, explica el geógrafo Luis Alberto Salinas, de la Universidad Nacional Autónoma de México.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.