La publicidad oficial y la censura a los medios La publicidad oficial y la censura a los medios
Comprendamos primero qué es la publicidad oficial. La publicidad oficial –también conocida como propaganda gubernamental- debe ser entendida como un canal de comunicación entre... La publicidad oficial y la censura a los medios

Necesidad de transparentar este canal de comunicación

Publicidad oficial

Comprendamos primero qué es la publicidad oficial. La publicidad oficial –también conocida como propaganda gubernamental- debe ser entendida como un canal de comunicación entre el Estado y los ciudadanos. Al mismo tiempo, debe ser clara, objetiva, fácil de entender, necesaria, útil y relevante para el público. No debe promover –explícita o implícitamente- los intereses de ningún partido ni del gobierno[1]. Incluso, según el artículo 134 de la Constitución, la publicidad oficial debe ser de “carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social”. Sin embargo, esto pocas veces sucede, constantemente vemos a los gobernantes publicitar su imagen, su partido y sus logros personales, en lugar de promover alguna campaña de salud o de educación, garantizar la protección a los derechos humanos o incentivar la participación ciudadana, por mencionar algunas.

Año tras año, se asignan recursos de manera arbitraria a los medios de comunicación, sin que se originen sanciones a quienes irrumpen con estas faltas administrativas. Esto se debe principalmente, a que no existen criterios claros y efectivos que regulen el uso de la publicidad oficial. Desde siempre, ha permanecido una ausencia de mecanismos de control para este gasto, siendo los sobre ejercicios una constante[2].

Censura sutil

Uno de los efectos derivado de la ausencia de criterios, es la censura sutil o indirecta, que se entiende como el conjunto de prácticas oficiales destinadas a influir en la producción de medios; excluyendo las prohibiciones legales o extralegales; la censura directa de contenido específico; y también los ataques físicos a los medios de comunicación o a los periodistas[3].

Hoy en día, el principal medio de censura sutil en México es la asignación discrecional de la publicidad oficial a los medios de comunicación, la cual es una práctica extendida a todos los niveles de gobierno, aunado a una escasa rendición de cuentas con poca o ninguna transparencia[4]. Es decir, la publicidad oficial funciona para premiar o castigar a las líneas editoriales de los medios de comunicación.

La publicidad oficial y la censura a los medios

La censura sutil da pie a que se perpetren prácticas corruptas ligadas a la publicidad oficial entre los gobiernos y los medios de comunicación, como el soborno a periodistas con bajos salarios –conocido como “chayote”- para influir en el contenido de su información. También, puede tomar formas difíciles de comprobar, como la destitución laboral por “razones administrativas”[5].

Criterios para la asignación de la publicidad oficial

La falta de transparencia en los procesos de distribución de los recursos dificulta el entendimiento de la publicidad oficial y sus modos de conducirse. Es decir, genera una dependencia en los medios de comunicación. A pesar de ser un tema de suma relevancia es casi nula la visibilidad que se tiene al respecto. Más aún, son pocos los avances que existen ante la necesidad de transparentar y regular la publicidad oficial.

A nivel federal no se conoce con certeza cuánto se gasta en publicidad oficial. Existen por lo menos tres fuentes de información sobre los montos asignados y ejercidos para este tipo de gasto: 1) el Presupuesto de Egresos de la Federación y la Cuenta de la Hacienda Pública Federal, siendo los más relevantes; 2) el Sistema de Comunicación Social (ComSoc), por medio del cual se registra y se da seguimiento a las erogaciones que realizan las dependencias y entidades en materia de comunicación y publicidad, el cual es administrado por la Secretaría de la Función Pública; y 3) el anexo estadístico de los Informes de Gobierno del Presidente de la República. No obstante, la información que proporcionan estas herramientas, a veces no es suficiente debido a que su actualización no es oportuna, y en varias ocasiones los montos no siempre coinciden entre sí.

La publicidad oficial y la censura a los medios

El Índice de Acceso al Gasto en Publicidad Oficial de las Entidades Federativas

Si a nivel federal es complicado determinar cuánto se gasta en publicidad, desde las entidades federativas es todavía más. Desde 2011, Fundar, Centro de Análisis e Investigación, en colaboración con la organización Artículo 19, Oficina para México y Centroamérica, publicamos el “Índice de Acceso al Gasto en Publicidad Oficial de las Entidades Federativas”, con el objetivo de analizar los gastos, identificar los espacios de opacidad, la distribución discrecional, así como los dispendios en el ejercicio del gasto, tanto del gobierno federal como de los gobiernos estatales. La elaboración del índice, consiste en realizar solicitudes de información a las diferentes entidades federativas. Así, las cifras remitidas por las autoridades a través de las respuestas a las solicitudes, permiten obtener el desglose del gasto por tiempo de cada medio, proveedor, campaña y concepto[6].

¿Cuáles son los avances?

Los avances han sido insuficientes; no obstante, se advierte un cambio positivo con la publicación de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información. Esta obliga a la conformación del Sistema Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales, y al desarrollo de la Plataforma Nacional de Transparencia. De manera específica, el artículo 70, en su párrafo XXIII contempla el deber de los sujetos obligados para que pongan a disposición del público toda la información actualizada y relacionada a los” montos destinados a gastos relativos a comunicación social y publicidad oficial desglosados por tipo de medio, proveedores, número de contrato y concepto o campaña vía sus páginas internet de transparencia”. El plazo que dicta esta ley para que se cumpla esta obligación es mayo de 2016, esperemos que para esa fecha los sujetos obligados estén ajustados a la norma.

El tema de la publicidad oficial es de suma importancia, lamentablemente se oculta entre sombras debido a los intereses particulares que se sostienen principalmente por falta de voluntad política, lo cual es conveniente para algunos actores políticos y medios que buscan preservar el status quo. Sumado a esto, los avances legislativos son insuficientes, lo que impacta directamente en la democratización social. La dificultad de esta problemática radica en que no hay parámetros para la compra de espacios, ni una fiscalización adecuada, mucho menos sanciones que obliguen a detener las faltas administrativas

Entendamos que sin periodistas, no hay periodismo; sin periodismo, no hay democracia. En las democracias, el uso de la publicidad oficial es fundamental, no sólo para comunicar sobre el quehacer gubernamental, sino también para favorecer la libre circulación de información entre el gobierno y los ciudadanos, incentivar el debate político y fomentar la pluralidad de la información.

 

[1]www.publicidadoficial.com.mx

[2] Una de las propuestas que Fundar y Artículo 19 hemos manifestado de manera urgente, es limitar y transparentar el gasto en comunicación social y publicidad oficial, mediante el establecimiento de un tope de 10% en los sobre ejercicios del gasto para el Concepto 3600 Servicios de Comunicación Social y Publicidad y la partida 33605 (Información en Medios Masivos Derivada de la Operación y Administración de las Dependencias y Entidades), en relación con el presupuesto original aprobado. Para el ejercicio 2016, la Cámara de Diputados no incluyó nuestras propuestas.

[3] Información obtenida del informe “Censura Indirecta en México: Rompiendo Promesas, Bloqueando Reformas”, elaborado por WAN-IFRA y Fundar. Disponible en: http://es.scribd.com/doc/287585566/Censura-Indirecta-en-Mexico-Rompiendo-Promesas-Bloqueando-Reformas

[4] Según el informe “Censura Indirecta en México: Rompiendo Promesas, Bloqueando Reformas”.

[5] Ídem.

[6] Para conocer todo el análisis de la información, cifras y datos relacionados con el Índice de Publicidad Oficial,  http://publicidadoficial.com.mx/pdf/LibertadDigital.pdf

Paulina Castaño

Fundar, centro de análisis e investigación