La nueva luz de Carmen Chami La nueva luz de Carmen Chami
Adláteres migrantes es el título del proyecto más actual de la artista figurativa mexicana Carmen Chami, el cual se sumerge en un tema irrebatible... La nueva luz de Carmen Chami

Adláteres migrantes es el título del proyecto más actual de la artista figurativa mexicana Carmen Chami, el cual se sumerge en un tema irrebatible e inexplorado: la situación migratoria de profesionistas que acompañan a sus parejas, con visas de trabajo en otros países,  quienes quedan en pausa -independientemente de su esfuerzo por incorporarse a la cultura, comprender otro idioma y buscar oportunidades para continuar su carrera-, y deben asimilar el hecho de vivir como un acompañante subordinado.

La nueva luz de Carmen Chami

Basada en su experiencia migratoria de México a Chicago, junto a su esposo, esta artista explora las vivencias de dicho proceso de cambio, en el cual comprendió que no ha sido la única. “Desde nuestra llegada, además de pintar, decidí enfocarme en mejorar mi inglés en las clases que el gobierno ofrece gratuitamente para todos los extranjeros, sin importar su condición migratoria. Fue entonces cuando comprendí que todos éramos migrantes acompañantes”, explica.

La nueva luz de Carmen Chami

Adláteres migrantes, proyecto apoyado por el Sistema Nacional de Creadores, FONCA (2016), tendrá tres partes y se basa en la vida de siete personas de diversas nacionalidades en Estados Unidos, quienes tienen similar estatus migratorio, civil y económico. La interpretación de esas historias verídicas, lo irá plasmando al óleo y conformará una exposición itinerante entre Estados Unidos y México.

La pintura como un recurso para comunicarse

La nueva luz de Carmen ChamiCarmen Chami, maestra en Artes Visuales de la Academia de San Carlos, tiene una conexión orgánica con el arte figurativo, su forma y narrativa. “Hay temas que me conmocionan, de ahí agarro inspiración, sobre todo si es algo social. Lo que busco es hablar poniéndome en los pies del otro”, explica.

Como parte de su proceso creativo, primero escribe el relato que va a dibujar. “No me clavo con las imágenes. Más bien escribo mis ideas para no perderlas y, sobre eso, voy armando una serie o una obra.” Y así también va  explorando la condición humana de las personas, que luego plasma en sus lienzos, con un fascinante toque teatral. “Son modelos que me cuesta mucho encontrar. Lo que me interesa es transmitir su personalidad. Les leo la idea de la obra y ellos, literal, actúan el personaje. También les ponen de su cosecha, y el resultado me parece más libre”, cuenta la artista, quien igual recurre al autorretrato, cuando no encuentra la persona idónea para transmitir su idea.

Sus óleos y la tela no sólo son sus herramientas. Resultan elementos de un personal ritual artístico. “Desde que voy armando los palos, montando la tela, la base de preparación, la lijada, me va ayudando a hablarle a la obra. Lo siento respetuoso hacia la obra”, cuenta sobre sus maneras de hacer un cuadro.

Una artista con “grandes maestros”

Para Carmen Chami haber sido primero Restauradora de Arte que artista plástica le resultó muy afortunado. “Fue como un libro abierto tener ese contacto directo con una obra de hace 300 años. Para mí fue maravilloso”, explica. Incluso en un principio pretendía ser muralista.

Especializada en grandes maestros del siglo XVII del Barroco Novohispano, Carmen Chami encontró en sus técnicas una forma de hacer, mirar y sentir su iconografía. Aprendió manipular los escasos pigmentos para generar inhóspitos colores y la manera  precisa de plasmar luz y generar un estilo propio.

La nueva luz de Carmen Chami

Trás diez años de experiencia en reproducciones, en el año 2000 presentó su primera exposición individual. La magia de lo etéreo, un tributo al arte novohispano,  fue exhibida en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca, donde pudo compartir con el público y sus colegas, su pasión, respeto y admiración por el arte realizado por grandes maestros de la pintura de esa época, como Cristóbal De Villalpando.

Desde el 2015, Carmen Chami reside en los Estados Unidos. En la actualidad trabaja en su nuevo proyecto, que busca conjugar su carrera entre su país natal y donde vive ahora como una adlátere migrante más.  “Ha sido un proceso de cambio. Incluso, mi paleta de color ha cambiado. Creo que es en defensa propia. Ahora la luz transmite más color”.

Edna Garagui

Edna Garagui