La milpa sustentable, aporte de la UNAM contra el hambre La milpa sustentable, aporte de la UNAM contra el hambre
Académicos de la UNAM crean “La milpa sustentable”, un programa agroalimentario para producir maíz y cultivos complementarios. La milpa sustentable, aporte de la UNAM contra el hambre

Académicos de la UNAM crean “La milpa sustentable”, un programa agroalimentario para producir maíz y cultivos complementarios. Se trata de un método alternativo, eficiente en la producción del grano, pues no requiere de grandes inversiones o extensiones de tierra, ni de una yunta o tractor.

De alto rendimiento y bajo costo de producción, este nuevo método se basa en la sustentabilidad, la eficiencia y en factores de producción controlados; así lo explicó a la oficina de comunicación social de la UNAM, Eduardo León Garza, creador de este proyecto.

“La milpa sustentable es una alternativa tecnológica que hace más eficiente la producción de maíz y que puede cambiar las condiciones de marginación de familias campesinas”, expuso León Garza, profesor de la Facultad de Ingeniería (FI).

La intención del proyecto, es el dotar de un sistema de producción de maíz sencillo, barato y eficaz, que pueda convertirse en una palanca para el incremento de la productividad del campo. Asimismo, este sistema tiene el potencial, además de hacer más eficiente la producción de maíz con los mismos recursos, de replicarse a una gran variedad de cultivos, tales como el frijol, chile, calabaza, cilantro, rábano, haba y tomate, entre otros.

El método creado por los investigadores universitarios consiste en una maceta en bolsa de plástico con válvula, misma que permite la saturación y drenaje de la planta; esto permite que  la planta reciba y consuma únicamente el agua que requiere para su germinación, crecimiento, floración y producción de frutos y semillas. Este mecanismo hace posible no depender del agua de lluvia.

De esta manera se recuperan los excedentes y nutrientes lavados por el riego al pasar por la tierra; estos son reutilizados en el siguiente receptáculo. “Al no perder estas sustancias, tenemos agua enriquecida; eso hace que el consumo hídrico sea de apenas 10 por ciento de lo que requieren los grandes cultivos e infraestructuras tecnológicas” detalló León Garza.

En la producción de un kilogramo de maíz, la agricultura tecnificada necesita hasta mil litros de agua; en contraste, el programa de “La milpa sustentable” necesita 100 litros

“Con este programa –continúo el científico universitario-, y en climas donde no hay heladas, es posible tener al menos tres cosechas al año en un patio de 250 metros cuadrados, con una producción estimada de 20 kilogramos a la semana por jornal, para un total de más de una tonelada anual”.

Cerca 80 estudiantes, organizados en brigadas multidisciplinarias de servicio social, trabajaron durante 4 años para implementar este sistema en el Estado de México, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala. Hasta ahora, más de mil 500 familias han adaptado este sistema a sus cultivos.


La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.