La memoria ofendida de Rodrigo Garnica La memoria ofendida de Rodrigo Garnica
Rodrigo Garnica acaba de publicar su nueva novela La memoria ofendida, ganadora de los Décimos Juegos Florales Ramón López Velarde La memoria ofendida de Rodrigo Garnica

Rodrigo Garnica acaba de publicar  su nueva novela La memoria ofendida, ganadora de los Décimos Juegos Florales Ramón López Velarde, bajo el sello Abismo Casa Editorial. Este autor,  psiquiatra también, ha sido acreedor de los premios Nacional de Novela José Rubén Romero y  el de Colima para Obra Publicada, además de jurado en el Juan Rulfo de Primera Novela.

Este escrito se pregunta: ¿seremos entonces lo que fueron los abuelos, tíos y demás antepasados? No tanto. Pero merece la pena reflexionar sobre el hecho a través de un artificio del pensamiento: la “imagimoria”, neologismo que le da crédito al gran sustituto del recuerdo: la imaginación. Imaginemos, pues, que nuestros ancestros fueron así y de este modo, inventemos con un toque, aunque pequeño, de recuerdos. Finalmente, acuñemos la paráfrasis de lo dicho por un famoso historiador de cine: la literatura es mejor que la vida.

La memoria ofendida de Rodrigo Garnica– ¿Es la memoria un recurso para narrar?

-Un recurso bastante dudoso, por cierto. Es la imaginación la que toma a la memoria como pretexto, la distorsiona como le viene en gana y la presenta como un texto literario. Siempre es literatura, siempre es invención.

-¿Existe una fantasía recurrente en las novelas de Rodrigo Garnica, desde los Ácratas hasta La memoria ofendida?

-Podría tratarse de temas distintos: en Los Ácratas se hace una parodia acerca del intento de buscar la justicia social; en La memoria ofendida lo social tiende abarcar lo modesto histórico a través del reduccionismo de concentrarse en el tema familiar.

-El personaje de María de la Luz es sin duda paradigmático de una época. ¿Cómo los personajes femeninos marcan la trama de la novela?

-Son fundamentales y no sólo en esta novela sino en toda mi obra. Los personajes femeninos son siempre la gran coreografía del libro y con frecuencia destacan como solistas. Y sí, María de la Luz Grande aspira a ser un arquetipo.

-Hay algo que me llama la atención, trabajaste como psiquiatra durante muchos años, ¿cómo ha impactado tu profesión a las historias que narras?

-Creo que he logrado mantener separadas las dos actividades; es probable que en ocasiones se mezclan en mi cabeza algunos conceptos, pero, conscientemente, cuando hago literatura me esfuerzo por no apartarme de ese episteme.

– ¿Hubo un ajuste de cuentas con La memoria ofendida, o solo se trata de una ficción inofensiva?

-El único ajuste de cuentas podría ser con la imagen del padre del narrador, tan encumbrada en el medio familiar y para mi gusto injustificadamente. El resto fue el gozo por la escritura con el deseo de continuar poniendo esa trampa al lector: que en algún lugar se pregunte: ¿De verdad algo de esto le habrá sucedido al narrador (ya no digamos al autor)?

La novela se encuentra a la venta en Amazon, Kichinck y en el Fondo de Cutura Económica, a partir del 15 de Enero del 2018.

Fernando de la Vega