La incapacidad de los partidos para ser creíbles ante los mexicanos: El PRD, primera víctima del FAO La incapacidad de los partidos para ser creíbles ante los mexicanos: El PRD, primera víctima del FAO
A nadie escapa el protagonismo político que el PRD ostenta en los últimos días. Su propuesta para construir un “Frente Amplio Opositor” La incapacidad de los partidos para ser creíbles ante los mexicanos: El PRD, primera víctima del FAO

A nadie escapa el protagonismo político que el PRD ostenta en los últimos días. Su propuesta para construir un “Frente Amplio Opositor” (FAO) ha tenido una venturosa recepción en ciertos círculos políticos e intelectuales. Algo parecido al entusiasmo, tan inhabitual en nuestro contexto, se manifiesta profusamente en declaraciones de políticos y columnas de opinión. Paradójicamente, el afortunado acierto podría ser, también, un paso en firme hacia su disolución.

El FAO, según lo perfilado por sus organizadores –el PRD y el PAN-, parte de un diagnóstico certero, la inviabilidad de los partidos políticos para concretar a su alrededor la credibilidad ciudadana. Años de desilusiones, plagados de escándalos de corrupción y cinismo exaltado, han socavado la elemental variable de la confianza en la democracia. Así las cosas, resulta por lo menos contradictorio que dos partidos, ninguno exento de escándalos en la chistera, sean los principales convocantes a la inédita iniciativa.

Horizontum - La incapacidad de los partidos para ser creíbles ante los mexicanos: El PRD, primera víctima del FAO

No obstante, lo que comienza a darse por sentado, aún tiene que acreditarse hacia el interior de los partidos, particularmente en el PRD. Ahí, el contexto es aún más complejo por el riesgo latente de precipitar un nuevo cisma político. Por un lado, la influyente corriente de Nueva Izquierda, de Jesús Ortega –antiguo presidente del partido- y Vanguardia Progresista, de Miguel Ángel Mancera –jefe de Gobierno-, quien sin ser militante ejerce un control evidente en la vida interna del PRD, pugnan por aceptar una alianza con el PAN, y construir con su otrora adversario ideológico una propuesta conjunta hacia las elecciones presidenciales del 2018.

Frente a ellos, la corriente Izquierda Democrática Nacional, de René Bejarano –de evocador pasado-, y Militantes de Izquierda, de Carlos Sotelo –ex diputado y senador-, se niegan a aceptar cualquier acuerdo que los acerque al PAN.

Enfrascados en la polémica, las fracciones adversarias precipitan el proceso de descomposición y debilitamiento comenzado desde mucho antes en el PRD. Con el aliciente de un entendimiento político que los acerque al PAN, y en contraste, la resistencia a ese proceso, la disyuntiva forzosa obligaría a ambas corrientes a un nuevo rompimiento, quizá el definitivo. Con unos apoyando al PAN, y otros, eventualmente, a Morena –la opción partidista más cercana a su visión política-, el PRD terminaría por diluirse en la ambigüedad ideológica y en la inoperancia política.

Horizontum - La incapacidad de los partidos para ser creíbles ante los mexicanos: El PRD, primera víctima del FAO

Tampoco es viable para el PRD, por ahora al menos, construir un futuro político de la mano de Andrés Manuel López Obrador. Una larga secuencia de desaguisados, o la suicida estrategia del tabasqueño para logar la declinación del candidato perredista, Juan Zepeda, en favor de Morena –convocándolo desde las tarimas de la campaña- le han enajenado el vital apoyo de los gobernadores perredistas –Graco Ramírez, de Morelos, Silvano Aureoles, de Michoacán, y Arturo Núñez, de Tabasco-.

Atendiendo a ello, el acercamiento del PRD con el PAN parece inevitable; como inevitable sería su confrontación intestina, y el desenlace, nada halagüeño, que se anticipa.

Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.