La fábrica de lápices de Sao Joao da Madeira La fábrica de lápices de Sao Joao da Madeira
En el municipio más pequeño de Portugal, de apenas ocho kilómetros cuadrados, se encuentra la única fábrica de lápices de toda la península ibérica.... La fábrica de lápices de Sao Joao da Madeira

En el municipio más pequeño de Portugal, de apenas ocho kilómetros cuadrados, se encuentra la única fábrica de lápices de toda la península ibérica. Actualmente da empleo a 24 personas, quienes mantienen una producción totalmente artesanal y manual.

La fábrica tiene una historia de más de cien años, que continúa conservando un sabor legendario, ya que adentrarse allí es como realizar un viaje en el tiempo, hasta llegar a la época de la Revolución Industrial.

La fábrica, que lleva por nombre VIARCO, fue fundada en 1907 y se encuentra en la localidad de Sao Joao da Madeira, perteneciente al distrito de Aveiro y muy próxima a Oporto. En sus inicios se ubicó en la localidad de Vila Do Conde y tuvo por nombre Portugalia.

Aunque sus socios fundadores la concibieron como una productora de artículos de escritorio, su actividad se vio afectada con la entrada de Portugal en la Primera Guerra Mundial y, sobre todo, por la depresión de 1929.

En el año 1931 fue cuando el empresario del sector sombrerero Manuel Vieira Araújo, figura prominente de Sao Joao da Madeira, adquiera y se hiciera cargo de la fábrica de lápices, al trasladar a la mayoría de sus operarios y todo el equipamiento, en perfecto funcionamiento, hasta su ubicación actual y definitiva, a principios de los años 40 del pasado siglo.

Actualmente el 50% del volumen de negocio responde a la demanda de países como Estados Unidos, Italia, Alemania, Holanda, Bélgica, España, Taiwán, Inglaterra, China o Dinamarca. Producen piezas para todo el mundo que poseen un potencial de expansión enorme, ya que fabrican lo que otros no realizan: lápices gruesos y finos de grafito, ceras y pinturas de colores. Así es sencillo encontrar lápices “Made in VIARCO” en museos como el Moma de New York o el Guggenheim de Bilbao.

La oferta de sus artículos se ha modernizado adaptándose a las nuevas demandas y ofrece productos para artes gráficas y novedosos lápices para pintar al agua, que resultan de gran solubilidad y extensa gama de tonos, pero su producto estrella es la primera caja de pinturas para daltónicos.

En febrero de este mismo año, VIARCO compartió en una escuela de Mozambique una experiencia maravillosa, luego de realizar un rastreo de en los niños con daltonismo, bajo el lema: los colores son para todos. Un proyecto desarrollado para mejorar la calidad de vida de pequeños y grandes que fue un éxito absoluto. VIARCO, la fábrica de lápices, es visita obligada para todo aquel que llegue a Portugal.

Nuria Viuda

Nuria Viuda: Escribe por vocación. Lectora compulsiva. Colabora en actos literarios y poéticos de León, España. Escribe para revistas digitales e impresas como La charca literaria, de Barcelona; Alquimia literaria, de Madrid; Extrañas noches literatura visceral, de Buenos Aires y Revista Nos-Otros de la escuela oficial de idiomas de Valladolid, en la que escribe en lengua portuguesa.