La conquista de América y la maldición de la Caña de Azúcar La conquista de América y la maldición de la Caña de Azúcar
La conquista de América enriqueció a las potencias occidentales, pero resultó en una nefasta experiencia tanto para los encargados de producir esa riqueza La conquista de América y la maldición de la Caña de Azúcar

La conquista de América enriqueció a las potencias occidentales, pero resultó en una nefasta experiencia tanto para los encargados de producir esa riqueza como para los encargados de velar por ella. Al menos en las islas del Caribe, esclavos y conquistadores coincidían y eran diezmados bajo un objetivo común, enriquecer a la corona con el difícil cultivo de la caña de azúcar.  El exterminio de los habitantes originarios de estas tierras y la historia de los esclavos traídos a la fuerza y obligados a trabajar dan cuenta de la brutalidad de la conquista, pero también, la amarga experiencia de muchos marinos y soldados europeos que perdieron sus vidas en las paradisíacas islas caribeñas.

Antigua, esa pequeña porción de tierra en el mar donde hoy viven apenas 68 mil personas, fue testigo del exterminio inglés y africano, que ocurrió cuando las difíciles condiciones de hacinamiento y las características del clima en la región comenzaron a diezmar a ambas partes.

Esta teoría alcanzó un punto climático cuando en agosto de 2010 el huracán Earl embistió la isla y los lugareños encontraron que el agua había abierto un canal en cuyas paredes se distinguía un montón de huesos.

La conquista de América y la maldición de la Caña de Azúcar

“Era espeluznante. Había cráneos de seres humanos con ese amarillento-marrón que indica que son antiguos”, relató a la BBC  Michael Kirk,oriundo de esa isla.

Al ser interrogado al respecto, el historiador Reg Murphy, del Dockyard Museum, explicó que en las guerras coloniales por el dominio de las Indias Occidentales, específicamente en las últimas décadas del siglo XVIII, Reino Unido emergió como el poder dominante en la región, gracias a la supremacía de su flota naval.

Esa potencia se hizo del control de Antigua, y en los siglos XVIII y XIX, el ahora conocido como Puerto Inglés fue refugio de buques grandes y pequeños durante la temporada de huracanes.

Según Murphy, una de las hipótesis de la muerte de miles de británicos en Antigua sostiene que durante la temporada de huracanes, el puerto albergaba hasta 20 buques de guerra de la flota de la Armada Real que protegía el comercio británico, pero algunos llegaban a la isla con marinos muertos, víctimas de enfermedades tropicales virulentas.

“Probablemente los traían a remo a tierra y los enterraban lo más rápido posible en la playa”, subrayó.

Si bien la colonia se enriqueció con la producción azucarera, los que protegían la industria desde el puerto padecían penurias que los conducían a la muerte. Relata el especialista que había astilleros con hornos para fundir el hierro y el alquitrán, y en el aire flotaba el olor de azufre ardiente, que se utilizaba para limpiar el interior de los barcos sucios.

La conquista de América y la maldición de la Caña de Azúcar

“Terribles olores industriales, montones de basura, aguas residuales cundían el lugar donde dormían los soldados, en barcos anclados con condiciones insalubres, pues no habían corrientes oceánicas que limpiaran el lugar”, señala un artículo de la BBC.

A todo eso se sumaba un calor permanente porque las colinas que rodean el puerto impedían el paso del viento, lo cual generaba infecciones agravadas con fiebres tropicales transmitidas por mosquitos, que florecieron como resultado de la destrucción de la ecología natural por los agricultores de las plantaciones.

De acuerdo con las estadísticas, murieron más soldados europeos en el Caribe por las enfermedades tropicales que por las batallas.

En aquella isla, cuyo paisaje se uniformó al compás de la caña de azúcar, hubo otro factor que influyó en la alta tasa de mortalidad de la Marina Real y el ejército: el ron.

Una combinación de alcoholismo y envenenamiento por plomo procedente de la destilación del alcohol, exterminó a parte de la población de marinos, que consumían enormes cantidades en el día para aliviarse de la vida infernal en el Puerto, subrayan los expertos.

Era ron barato, de primera destilación y probablemente muy venenoso, dado que todas las tuberías en las que se destilaba eran hechas de plomo, refieren algunos estudios sobre el tema.

Fue tal la cantidad de decesos, que el joven capitán naval Horacio Nelson, hoy héroe británico, estuvo ahí en 1784 y, asfixiado por el ambiente enloquecedor y los pesares de un amor imposible, le escribió a un amigo: “Detesto este país” y describió el puerto como “un agujero infernal”.

Si pensamos en la otra parte de la historia, es fácil imaginar lo que fue la fiebre del azúcar para los esclavos africanos, que fueron llevados a las islas del Caribe a trabajar hasta la muerte sin garantía de sus derechos.

La conquista de América y la maldición de la Caña de Azúcar

Antigua, conocida como el Cementerio Inglés, también vio morir a la población de esclavos africanos condenados a una existencia infernal en las islas totalmente dedicadas al despiadado negocio del cultivo de azúcar a escala industrial.

La profesora californiana Georgia Fox explica que las penurias no las pasaban sólo los marineros. Las personas traídas desde África a la fuerza y obligadas a trabajar sin que les respetaran ningún derecho perdían sus vidas enriqueciendo a los imperios.

“Excavar es importante para la historia de la isla local. Pocas plantaciones han sido totalmente excavadas en la región del Caribe y aún falta mucho que entender sobre cómo funcionaban las plantaciones”, señala la experta.

Para ella hay mucho que indagar aún sobre la vida de los esclavos, porque en Antigua  la mayoría de la población es descendiente de ellos.

Una comprensión más detallada y forense de la esclavitud en las plantaciones es esencial para ayudar a futuras generaciones a desarrollar una comprensión adecuada de la parte más oscura de su historia nacional, afirmó.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.