La Condesa asediada por la delincuencia La Condesa asediada por la delincuencia
Héctor de Mauleón y Rafael Pérez Gay fueron amenazados de muerte en agresiones distintas, pero por un motivo en común: la ciudad vive asediada... La Condesa asediada por la delincuencia

Ricardo Monreal: acciones tibias e ineficaces

Ambos son reconocidos periodistas. Cultores acuciosos de la ciudad literaria; en sus crónicas han rescatado el pasado vivo de una ciudad imposible, a veces ingrata. Como ahora. Héctor de Mauleón y Rafael Pérez Gay fueron amenazados de muerte en agresiones distintas, pero por un motivo en común: la ciudad vive asediada por la delincuencia y la ineptitud de quienes deberían contenerla.

Pérez Gay, en su artículo del miércoles 21 de septiembre, en Milenio –“La menor provocación”-, denunció una estampa de la ciudad habitual. Un sujeto que apuñala las ingenuas intenciones de dejar dormir a sus vecinos, porque no hay nada tan importante como su música, en este caso del tipo punchis-punchis – así le llama el escritor-. En el relato, Pérez Gay confrontó al “energúmeno”, y este respondió con una amenaza directa y lapidaria: “No te la vas a acabar, voy a pedir una camioneta y te vamos a dar un levantón, puto, a ti y a toda tu familia”.

Rafael Pérez Gay

Rafael Pérez Gay

Con De Mauleón, las amenazas fueron por Twitter. Tras publicar “Perdieron la Condesa”, en El Universal del jueves 22 de septiembre  –una columna donde describe la desatada criminalidad en esa colonia-, desde la cuenta @little_machi, dijeron al periodista lo siguiente: “Oye hijo de perra @hdemauleon te metiste con las personas equivocadas. El Patrón ya dió  (sic) la orden a los plomazos”. Otro tuit, ahora desde @Macxtroll_, mostraba un mensaje intimidatorio, acompañado de la imagen de un hombre sanguinolento y con el rostro deshecho. No era la primera vez.

Ya en ocasión de una serie de columnas que daban seguimiento a un inmueble de la calle Benjamin Hill de la colonia Condesa, en propiedad de la Asamblea de Barrios, De Mauleón había sido amenazado con un recurso similar: tuits intimidatorios, acompañados de imágenes aleatorias – en su mayoría la de hombres armados o vejados-. En aquel episodio, los señalamientos del periodista, sobre la venta de drogas en ese edificio, concluyeron con el allanamiento del predio, y en la posterior destrucción del edificio, invadido por una banda bautizada como “Los Claudios”, cuyo líder, Héctor González, fue detenido y es sujeto de un proceso judicial.

Las agresiones, por desgracia, no pararon ahí. Denisse Maerker y Olivia Zerón, conductora y co-conductura, respectivamente, del programa radiofónico Atando cabos, fueron amenazadas tras haber dado seguimiento a la intimidación a De Mauleón. “Calmen su rollo –dijo el usuario de Twitter Deus– o les pasa lo mismo que a este compa”, abajo un hombre encapuchado, con camisa negra y en cuclillas, era apuntado al pecho con un revolver.

Héctor de Mauleón

En Roja oscuridad. Crónica de días aciagos, De Mauleón dedica 304 páginas para describir el horror de las noches más violentas de un país asediado. Secuestros. Asesinatos. Violencias de manufacturas varias, un rosario de vesanias. Ni esos relatos, atroces y pormenorizados, hicieron al cronista blanco de las amenazas que sobre él ahora recaen, como los dedicados al misterio de la colonia Condesa. ¿Por qué tanta insistencia volcada en los periodistas que pusieron de relieve la descomposición de esa colonia?, ¿cuáles fueron los intereses tocados?, ¿qué se esconde en la Condesa?

Agresiones a periodistas y criminalidad en la Ciudad de México

El año pasado fue el año más violento para ejercer el periodismo en México, destaca la organización internacional Artículo 19, en su estudio “Medios, Impunidad, Estado, Democracia, Opacidad” (MIEDO). En el 2015, un periodista mexicano era agredido cada 22 horas; se registraron 397 amenazas, 109 fueron ataques físicos o materiales; 89 fueron amenazas.

Agresiones a periodistas y criminalidad en la Ciudad de México

La Ciudad de México, otrora garantía geográfica para la libertad de expresión, ocupó el primer lugar en agresiones y amenazas contra la prensa; 67 agresiones, 14 amenazas y otro tanto de hostigamientos fueron registrados. En buena medida, matiza la organización, las agresiones se dieron en “contextos de protestas”; es decir, en medio de manifestaciones en las que la fuerza pública –granaderos o policías- entraron a escena.

Agresiones a periodistas y criminalidad en la Ciudad de México

Por otro lado, en términos de criminalidad e incidencia delictiva –de fondo, las agresiones a  De Mauleón, Pérez Gay, Maerker y Zerón se inscriben en ese contexto- la Ciudad de México es la segunda entidad más peligrosa de todo el país –el primer lugar lo ocupa el Estado de México-, de acuerdo a datos oficiales, aportados por la Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, instituto adscrito a la Secretaría de Gobernación. De enero a agosto del presente año, se han registrado 117,479 delitos del fuero común y federal; apenas el mes pasado, en la capital se cometieron 15,496 delitos.

La Condesa, barrio bravo

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, dijo, a propósito de una reunión con vecinos de la colonia para abordar el tema de los comercios ilegales, que “eso no es del gobierno de la ciudad pero, bueno, vamos a trabajar”; a la delegación Cuauhtémoc –o sea, a su potencial enemigo político, el delegado de esa demarcación, Ricardo Monreal-, pidió hacerse cargo de combatir la inseguridad.

Ricardo Monreal

Ricardo Monreal

Monreal, por su parte, dijo a través de Twitter – @RicardoMonrealA- que había solicitado a la Procuraduría General local, tomar medidas cautelares para proteger la vida de De Mauleón y la de Pérez Gay. Es decir, pidió a la autoridad capitalina, la misma que dijo que era responsabilidad del delegado, garantizar la integridad de los periodistas. Nudo gordiano le llaman.

Como sea, no era imposible. Quizá destaque por lo inusual, pero en términos de criminalidad y delincuencia, las garantías no existen. Por lo pronto, parece un hecho consumado: ‘la Condesa –dice De Mauleón- ya la perdieron’. Y dejó de ser nice.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.