La ciudad fabulada: arquitectura de la Roma Norte La ciudad fabulada: arquitectura de la Roma Norte
En la Roma Norte hay gran presencia de fachadas y casas de inicios del siglo XX, de corte porfirista. Allí la arquitectura habla por... La ciudad fabulada: arquitectura de la Roma Norte

En la Roma Norte hay gran presencia de fachadas y casas de inicios del siglo XX, de corte porfirista. Allí la arquitectura habla por sí sola, busca monumentalidad y elegancia entre jardines y plazas. La Roma fue una colonia diseñada, desde sus inicios, para disfrutar del espacio público. En la Roma, la fusión entre arquitectura y habitantes se hace evidente. A la gente le gusta vivir en la Roma, admira sus casas, la belleza de las calles y los boulevares. Pero las casonas también guardan historias (muchas de ellas varían de acuerdo a cada época). Así nos lo hace saber Dolores Barajas, residente del lugar, a través del excelente libro Vivir en la Roma, del escritor  Edgar Tavares López:

La casa de aquí, de la esquina de Valladolid y Tabasco es preciosa. Yo creo que tiene una de las fachadas más bonitas de la colonia Roma, de las pocas casas art nouveau. Vivía allí un señor Héctor y la señora Lucrecia, que tenían amistad con mis padres. Este señor Héctor murió como mi padre, de la influenza española, en 1918. En ese inmueble hubo de todo: policías secretas, estudiantes, una especie de discoteca. Lo último que pusieron fue un restaurant, que no duró ni un mes; lo tuvieron que cerrar.

La ciudad fabulada: arquitectura de la Roma Norte

Es que la Roma es única. Al recorrer las calles es imposible no notar una particularidad: es impresionante la cantidad de rosetones. Es la colonia de los rosetones y de los medios sótanos. Todas las casas antiguas poseen sótanos que se ventilan e iluminan a través de la calle, de ventanas circulares  hechas de herrería. La arquitectura aquí se volvió anhelo, aspiraciones nobiliarias que establecen el carácter urbano del lugar. La colonia es también escaparate de pequeños palacios neoclásicos, experimentos eclécticos, de corrientes arquitectónicas novedosas para su época: el art nouveau, pero sobre todo el art decó, junto a los inicios del funcionalismo. El sello del despacho era importante en aquellos años: en la arquitectura decó, en las casas-habitación de estilo medio californiano, y en los residenciales de los años treintas y cuarentas aparece una placa que anuncia el nombre del despacho que desarrolló y construyó el proyecto. Era época de bonanza, un arquitecto o un ingeniero ganaba prestigio a través de su obra, aun cuando ésta fuese modesta.

La ciudad fabulada: arquitectura de la Roma Norte

De los ejemplares Art Nouveau que existieron en la colonia (Tavares López) sobreviven seis inmuebles: el edificio de Guanajuato 52-56, con marcos de ventanas de formas serpenteantes y orgánicas; el de Guanajuato 58-60, muy bien restaurado; el de Córdoba y Colima 145, con llamativos balcones abombados y dinteles de vanos (sede del Museo MODO); el de la calle de Zacatecas 90, con balcones que cautivan; y el de Valladolid 100, esquina Tabasco. El más significativo de todos es el ubicado en Chihuahua 78, de marcos ondulantes en ventanas y puertas, un edificio de aspecto fantasmal

La ciudad fabulada: arquitectura de la Roma Norte

¿Qué resta por decir? Nada. La arquitectura de la Roma Norte es sencillamente patrimonial y fascinante.

Ulises Paniagua

Ulises Paniagua

Ulises Paniagua (México, 1976). Narrador, poeta, videasta y dramaturgo. Tiene un posgrado en la especialidad de imaginarios literarios. Es autor de una novela: La ira del sapo (2016); así como de cuatro libros de cuentos: Patibulario, cuentos al final del túnel, (2011), Nadie duerme esta noche (2012), Historias de la ruina (2013), y Bitácora del eterno navegante (Abismos, 2015). Su obra incluye cuatro poemarios: Del amor y otras miserias (2009), Guardián de las horas (2012), Nocturno imperio de los proscritos (2013), y Lo tan negro que respira el Universo (2015).