La ciudad en el imaginario de José Emilio Pacheco (I PARTE) La ciudad en el imaginario de José Emilio Pacheco (I PARTE)
La historia de la novela Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco, aunque publicada en 1981, transcurre en pleno sexenio de Miguel... La ciudad en el imaginario de José Emilio Pacheco (I PARTE)

La historia de la novela Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco, aunque publicada en 1981, transcurre en pleno sexenio de Miguel Alemán, entre 1946 y 1952, época de efervescencia patriótica impulsada por una visión priista de proteccionismo y progreso, de Estado benefactor que, sin embargo, albergaba dudosas intenciones. Pacheco recurre al imaginario de la ciudad en desarrollo, pero también al de una ciudad corrupta, una urbe que comienza a descomponerse. Algunos personajes que intervienen en la trama han conseguido hacer carrera a base de “tranzas”, “trinquetes” y compadrazgos.

Fue el año de la poliomielitis: escuelas llenas de niños con aparatos ortopédicos; de la fiebre aftosa: en todo el país fusilaban por decenas de miles reses enfermas; de las inundaciones: el centro de la ciudad se convertía otra vez en laguna, la gente iba por las calles en lancha (…) Qué importa, contestaba mi hermano, si bajo el régimen de Miguel Alemán ya vivimos hundidos en la mierda (…) Escribíamos mil veces en el cuaderno de castigos: Debo ser obediente, debo ser obediente, debo ser obediente con mis padres y con mis maestros. Nos enseñaban historia patria, lengua nacional… (Pacheco, 1981:10).

La ciudad en el imaginario de José Emilio Pacheco (I PARTE)

En la Ciudad de México de la novela, los habitantes de mayor edad se quejan de la inflación, de los cambios, del tránsito, la inmoralidad, el ruido, la delincuencia, el exceso de gente, la mendicidad, los extranjeros, la corrupción, el enriquecimiento sin límite de unos cuantos y la miseria de casi todos. Es como si el tiempo no hubiera transcurrido entre la sociedad de los años cincuentas del Siglo XX y la de inicios del XXI.

Entramos así a la confrontación de dos imaginarios urbanos: el de los capitalinos que padecen la crisis social y urbana que comienza a gestarse desde esos años, y el imaginario urbano hiperreal, de visión oficialista, que no deja de ser una eterna promesa, una promesa vecina, pero inalcanzable:

Decían los periódicos: El mundo atraviesa por un momento angustioso. El espectro de la guerra final se proyecta en el horizonte. El símbolo sombrío de nuestro tiempo es el hongo atómico. Sin embargo había esperanza (…) Para el impensable año dos mil se auguraba -sin especificar cómo íbamos a lograrlo- un porvenir de plenitud y bienestar universales. Ciudades limpias, sin injusticia, sin pobres, sin violencia, sin congestiones, sin basura. Para cada familia una casa ultramoderna y aerodinámica (palabras de la época). A nadie le faltaría nada (…) El paraíso en la tierra. La utopía al fin conquistada (Pacheco, 1981:11).

La ciudad en el imaginario de José Emilio Pacheco (I PARTE)

El primero de los imaginarios, el real, se construía con realidades socio-económicas; el segundo era positivismo aplicado, donde “La raza cósmica”-según Vasconcelos- terminaría por resolver los conflictos del mundo a través de la tecnología.

Así se colapsaba la idea de la ciudad modernizada ante un mundo caótico. Si algo posee la novela de Pacheco es esa crítica al modelo desarrollista de país, a un positivismo rancio que la crisis urbana (producto de la posmodernidad) terminaría por evidenciar. Ay, maestro Pacheco, qué razón tenías en tu nostalgia por la vieja ciudad del Siglo XX, apacible, segura y hermosa.

La ciudad en el imaginario de José Emilio Pacheco (I PARTE)

Ulises Paniagua

Ulises Paniagua

Ulises Paniagua (México, 1976). Narrador, poeta, videasta y dramaturgo. Tiene un posgrado en la especialidad de imaginarios literarios. Es autor de una novela: La ira del sapo (2016); así como de cuatro libros de cuentos: Patibulario, cuentos al final del túnel, (2011), Nadie duerme esta noche (2012), Historias de la ruina (2013), y Bitácora del eterno navegante (Abismos, 2015). Su obra incluye cuatro poemarios: Del amor y otras miserias (2009), Guardián de las horas (2012), Nocturno imperio de los proscritos (2013), y Lo tan negro que respira el Universo (2015).