La balcanización política de Estados Unidos que impedirá concluir mandato de Trump La balcanización política de Estados Unidos que impedirá concluir mandato de Trump
Trump es el presidente de Estados Unidos sólo por hoy, no sabemos mañana. Cuánto se mantenga al frente del poder es tan incierto como... La balcanización política de Estados Unidos que impedirá concluir mandato de Trump

Trump es el presidente de Estados Unidos sólo por hoy, no sabemos mañana. Cuánto se mantenga al frente del poder es tan incierto como los tiempos que se viven bajo su mandato. Por eso no pierde el tiempo para hacer de lo que quede de su país una nación exclusiva de la Very Important People (VIP) americana. Es por esto que su persecución en contra de los Estados musulmanes va más allá del terrorismo, que su acoso a los mexicanos va más allá de la migración.

La balcanización política de Estados Unidos que impedirá concluir mandato de TrumpPero hay resistencia, la suficiente en su país y el mundo como para hacerlo caer antes de terminar sus cuatro años de gobierno; con Trump no habrá segundas oportunidades, ni segundas vueltas, ni segundo sueño americano por cumplir. La pesadilla tiene prisa por hacerse enteramente real, antes de que la realidad acabe con esta pesadilla.

El mejor camino a que Estados Unidos vea su fin como potencia, la forma más rápida para dejar de ser el imperio americano es la resistencia a Donald Trump con ciudades santuario reproduciéndose como células.

La historia legal de los Estados Unidos se funda en el respeto a cualquier división, por eso cada Estado que integra la unión tiene su propia constitución política y leyes muy diferenciadas, autónomas. Así que Estados Unidos siempre estuvo algo desunido y preparado para desunirse legalmente, algo que no podrá evitar Trump. Es el futuro próximo, de su política Go home.

Balcanizar EU

A continuación, se presenta una breve guía sobre cómo balcanizar a los Estados Unidos. Como advertencia, nada de esto viene en el libro escrito por Trump, que todavía no termina de leer Carlos Slim. Respetemos a Charly, se tomó sus 20 minutos de lectura diaria recomendados por el sector empresarial, para leer los planes de Donald Trump, y hace unos días ofreció larga rueda de prensa para llamar a la unidad en torno al presidente Enrique Peña Nieto.

El empresario-político dijo que no buscará la presidencia, lo que resulta lógico: ¿para qué ser el pastor de las ovejas si se es el dueño del rebaño?, ¿para qué ser el presidente de México si todo México es territorio Telcel? Pero nada de esto es útil para destruir la unidad americana, sólo fue un rato de ilusión ante la carencia de líderes estadistas en México, por eso la prensa se desvivió preguntando a Slim sobre todo lo que desconoce, pero por momentos casi convence al hacer de canciller y presidente con sus relajadas respuestas. Qué lamentable para el gobierno mexicano tener que llamar a los refuerzos, tanto que hasta el otro Charly salió del sueño que conté varias columnas atrás, para defender su Tratado de Libre Comercio.

La balcanización política de Estados Unidos que impedirá concluir mandato de Trump

Pero nada de cómo destruir México se citará a continuación, lo que resumimos es una breve guía ajustada a las conexiones neuronales de Trump:

1.- Prohíba el ingreso “temporal” a cualquier ciudadano musulmán a territorio estadunidense. Si le urge un atentado terrorista, va por buen camino.

2.- Corra a todos los funcionarios de alto nivel moral que demuestren su bajo nivel moral como presidente.

3.- Acose y amenace a las ciudades santuario con reducción presupuestal para que declaren su inmediata autonomía.

4.- Defienda y llene de armas cada región del país para que cada estado defienda su constitución como en la guerra de independencia.

5.- Ignore todo lo que pueda en materia económica y de seguridad, estos dos temas serán su talón de Aquiles para ser un presidente express.

Los pasos anteriores demuestran que en la mente de Trump todo es práctico y simple, por eso todo se le complica con facilidad.

Asco nacionalista y separatismo en EU

El fanatismo es ignorancia militante y uno de sus efectos más dañinos es el nacionalismo, pero lo que antes era una fiesta americana de banderas con barras y estrellas tatuadas en los genitales, impresas en la ropa interior, ahora son obsesiones vomitivas, son el asco de la América que se tienen que comer entera sólo los americanos, como si fueran la gula personificada del Gargantúa de Rabelais. El gran banquete de Trump dice “coman todo lo que puedan por tres dólares”, lo demuestra su generosidad al ofrecer a los nacionales lo que con tanto esfuerzo bélico y de explotación, tantos gobiernos americanos le arrebataron al resto del mundo.

Pero no querer ser nacional es algo poco común y sólo una repulsión muy fuerte es capaz de inspirar tanto rechazo al propio origen. Ahí están los catalanes y los vascos que no han querido ser españoles gracias a Franco y a quienes lo votaron, ahí está la región de los Balcanes por la que Europa sentía asco y a cuyos ciudadanos no reconocía como europeos, relación que terminó por ser un asco compartido.

En el caso de los Balcanes, Estados Unidos fue participativo y sabe cómo armarla en grande, hasta favoreció que los mercenarios se convirtieran en un capital humano para la economía de estos países arruinados.

La balcanización política de Estados Unidos que impedirá concluir mandato de Trump

Ciudades que no serán más santuarios republicanos

Lo primero con lo que acabará Trump es con la reserva política del Partido Republicano, las ciudades que eran santuarios del conservadurismo comienzan a rebelarse como ciudades santuario en defensa de los migrantes indocumentados. Tan conservador es Trump y sus seguidores, que hasta los neoconservadores lucen liberales en comparación, basta con revisar la historia neoconservadora de los Estados Unidos para darse cuenta que muchos de ellos eran incluso afines al comunismo, hasta que la figura de Stalin los llevó a rechazar sus orígenes de izquierda y definirse ambiguos, neoconservadores intelectuales al estilo de Daniel Bell.

Pero además de la predecible separación de Los Ángeles como estrella solitaria que se irá de los Estados Unidos, ciudades más republicanas como Austin, son santuarios migratorios que se apagan para los neoconservadores. En cuanto a Miami, Trump le ordenó al alcalde que deje de proteger migrantes y éste obedeció, pero los ciudadanos viven y hacen valer la ley más allá de sus gobernantes; así que no todo está dicho en Florida.

¿Hasta dónde llegará el americano a representar la escena de “Bastardos sin Gloria” de Quentin Tarantino, donde una familia francesa esconde a una familia judía en el sótano y el escuadrón nazi se encarga de eliminar a todos, tanto a los protegidos como a quienes los protegían?

A estas alturas de la más absurda balcanización política americana, me imagino una escena cotidiana en Estados Unidos en la que una sirvienta le dice a su patrona: “¿Qué haré si llega la policía migratoria de Trump?”, y la patrona americana le contesta al más puro estilo liberal: “Yo te defenderé desde mi derecho, porque Trump no podrá invadir mi propiedad privada”. Quizá llegó la hora de preparar los sótanos para ocultar mexicanos, o de alistar las constituciones de cada Estado para declararse no americanos y forzar la renuncia de Donald Trump.

Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro

Yuriria Rodríguez Castro, es periodista especializada en criminalidad. Egresó de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UNAM, es Maestra en Periodismo Político por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, y en ambas instituciones obtuvo Mención Honorífica. Actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Penales y Política Criminal en el INACIPE.