Jueces vulnerables, cárteles en trance y ejército desgastado Jueces vulnerables, cárteles en trance y ejército desgastado
Vicente Antonio Zacarías Bermúdez, juez Quinto de Distrito en materias de Amparo y de Juicios Civiles Federales en el Estado de México, fue asesinado... Jueces vulnerables, cárteles en trance y ejército desgastado

Vicente Antonio Zacarías Bermúdez, juez Quinto de Distrito en materias de Amparo y de Juicios Civiles Federales en el Estado de México, fue asesinado el pasado lunes 17 de octubre, cerca de su domicilio ubicado en el municipio mexiquense de Metepec, luego de que un sujeto disparara a su cabeza mientras el funcionario judicial se encontraba haciendo ejercicio.

En torno al asesinato de Zacarías Bermúdez se han difundido versiones que sugieren que el ataque tendría su origen en el ejercicio de las funciones del ahora occiso, pues según consta en su récord como juzgador, Bermúdez conoció de los casos de Joaquín Guzmán Loera, Miguel Ángel Treviño Morales o Abigael González. Sin embargo, para Alejandro Hope, especialista en seguridad, esa explicación es “una gran suposición (…); otra versión que se maneja es que esto está, más bien, conectado con (…) corrupción dentro del propio poder judicial”, por ello refirió lo siguiente: “Yo sería un poco cauteloso en interpretar esto en clave de delincuencia organizada”.

Entrevistado telefónicamente por Horizontum, Hope destacó lo “extraordinariamente raro que son los ataques contra jueces federales (…) Hubo un homicidio de un juez hace 10 años, en 2006, aparentemente ordenado por Osiel Cárdenas Guillén –antiguo líder del Cártel del Golfo-; hubo en el 2001, el homicidio de un magistrado de circuito, en Tijuana, vinculado al parecer con el Cártel de los Arellano Félix; o en el 2010, un atentado fallido contra un juez en Nayarit; y en 2015, hubo un juez que resultó baleado tras un intento de asalto”.

Jueces vulnerables, cárteles en trance y ejército desgastado

“Fuera de eso –resumió- no hay muchos casos de esta naturaleza”; no obstante, el analista precisó que, si bien los atentados contra jueces federales son atípicos, en cuanto a los  de la jurisdicción local la realidad es distinta.

“Donde sí hay un número muy importante de agresiones –expuso-  es en los poderes judiciales locales. Ahí yo pude, por lo menos, documentar unos seis u ocho casos de homicidios en la última década, y es posible que me haya quedado corto”. Entre los motivos por los que los jueces locales son más propensos a las agresiones, Hope consideró que estos “están muchísimo más expuestos que los jueces federales”, lo que se explica porque “en la Judicatura Federal hay un protocolo de seguridad que implica, por ejemplo, dotar de escoltas o de camionetas blindadas a algunos impartidores de justicia, o puede implicar también el cambio de adscripción o el mover a la familia”. En contraste con las medidas de seguridad de índole federal, el analistas destacó que a “nivel estatal, no cuentan con protocolos o con este tipo de respuestas”.

Las razones que Hope expuso –más allá de las de orden táctico-, por las que los atentados a jueces federales son menores, se encuentra “la posibilidad de que estén llegando menos casos a los tribunales; que el punto de veto que tenga la delincuencia organizada sea más abajo, ya sea en las policías o en las procuradurías (locales)”.

Jueces vulnerables, cárteles en trance y ejército desgastado

Cárteles que cambian

Sobre la reconfiguración del mapa criminal del país, y de las zonas de influencia de los principales cárteles mexicanos, Hope refirió el papel que ha tenido en los últimos años el Cártel Jalisco Nueva Generación, el cual “ha venido ocupando espacios (a sus) rivales; por ejemplo ‘Los Templarios’. Han venido retando al Cártel de Sinaloa en algunos puntos, y a su vez este Cártel ha vivido tratando de contener al Cártel de Jalisco en algunas localidades, como es el caso de Colima”.

Del Cártel de Sinaloa, consideró que la organización “está envuelta en un proceso sucesorio, que todavía no ha derivado en un proceso de fragmentación, pero que podría suceder. Si no ha sucedido, es porque todavía hay algunos de los liderazgos principales operando y en la calle, el ‘Mayo’ Zambada, por ejemplo; eso ha sido un factor importante para mantener la coalición de grupo”.

“Eventualmente –explicó Hope- podría haber una reconfiguración de lo que en algún momento se llamó la federación; hay que recordar que el Cártel de Sinaloa es altamente descentralizado, y tiene una larga tradición de escisiones y disputas al interior”.

Jueces vulnerables, cárteles en trance y ejército desgastado

Ejército desgastado

En esta semana, el secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos, refirió ante medios de comunicación que el Ejército Mexicano se encontraba “desgastado (pues) estamos trabajando en todo el país, a toda hora, en todo momento, en la sierra, en las ciudades, claro que hay un desgaste”; en relación a ello, Hope consideró como una consecuencia de dicho desgaste el que “haya menos disposición de las fuerzas armadas a seguir en el rol de seguridad pública que les han conferido, o que exijan mayores garantías para seguir en ese rol”.


Rodrigo Coronel

Rodrigo Coronel

Periodista y politólogo. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (Medalla al mérito universitario 2015, por mejor promedio de la generación). Maestrante en Periodismo Político en la Escuela “Carlos Septién García”. Ha escrito en medio digitales e impresos, como columnista y reportero, sobre temas políticos, económicos y culturales. Es conductor radiofónico, desde hace 5 años, en los 94.1 de FM, UAM Radio.