Jorge Ramos, extraño en su propia tierra Jorge Ramos, extraño en su propia tierra
El periodista y copresentador del Noticiero Univisión, Jorge Ramos, no duda de que es mexicano por nacimiento y estadounidense por decisión propia. Jorge Ramos, extraño en su propia tierra

El periodista y copresentador del Noticiero Univisión, Jorge Ramos, no duda de que es mexicano por nacimiento y estadounidense por decisión propia. A los 25 años migró hacia Estados Unidos, donde ha labrado una reconocida carrera en los medios hispanos, además de ser el autor de 13 libros. Pero luego de residir allí por más de tres décadas, ahora se siente como un verdadero extraño; sobre todo, después de la llegada a la Casa Blanca del actual presidente Donald Trump.

Esos sentimientos lo llevaron a escribir su más reciente libro: Stranger: El desafío de un inmigrante latino en la era de Trump, donde explica cómo los mexicanos, todos los latinos, y las minorías en ese país están “viviendo en un clima de hostilidad, como no se ha visto en décadas”.

Para Jorge Ramos, ser hoy mexicano en la “América” de Trump es sentirse como un verdadero extraño, aunque allí ha pasado el mayor tiempo de su vida. Acaba de cumplir 60 años, pero si le preguntan cómo se siente ahora, responde que “perseguido en su propio país. Es vivir en un clima de hostilidad como no se había visto en décadas. Es estar a la defensiva y preparados para pasar tres años más de lo mismo”, argumenta en entrevista para la revista Horizontum, con motivo del nuevo texto que promueve, tras sus desencuentros con el actual mandatario estadounidense, desde los días en que hacía campaña electoral. Ramos literalmente fue expulsado, por el entonces candidato republicano Donald Trump, de una conferencia periodística por las incómodas preguntas que le hacía sobre deportar 11 millones de indocumentados mexicanos y construir un muro entre la frontera de México y EE UU.

Jorge Ramos, extraño en su propia tierraDesde aquellos días, para Jorge quedó claro que un presidente antiinmigrante sólo traería tiempos de odio. “Estamos viviendo tiempos horribles. Existe un odio racial contra los mexicanos, contra los latinos, contra las minorías. Yo creo que el odio viene de arriba hacia abajo. Lo veo como una reacción ante el cambio demográfico que aquí está ocurriendo. EE UU será un país de minorías en el 2044,  y Donald Trump está tratando de revertir ese cambio.  A él le encantaría que EE UU volviera a ser un país blanco y eso es totalmente imposible. Todos somos minorías, tarde o temprano, y eso no le gusta a Trump.

-¿Se puede decir que es el peor de todos los tiempos?

-Se está viviendo en EE UU la época de mayor rechazo a los migrantes desde 1954. En ese año se hizo la Operación Wetback (Espalda Mojada),  en la  que deportaron a un millón de migrantes y miles de ellos murieron en la frontera. Hasta ahora, nunca se había visto nada parecido. Llevo viviendo aquí desde 1983 y nunca me había tocado un clima tan agresivo y peligroso contra los mexicanos, y no sólo por parte del presidente, aunque todo comienza con él y termina en las redes sociales.

-¿Ese clima también está afectando a los que llevan años allí, nacionalizados o no?

-Sí, porque Estados Unidos se ha convertido en un país hostil no sólo contra los inmigrantes, sino contra los miembros de las minorías. O sea,  el presidente Trump ha hecho comentarios racistas en contra de latinos, africanos o musulmanes. Ser miembro de una minoría es muy difícil ahora. Uno se siente como un extraño en su propio país y de eso se trata mi libro.

Jorge Ramos, extraño en su propia tierra

Jorge Ramos

-Pero la economía estadounidense aún tiene una fuerte dependencia de la mano de obra migrante.

-Eso es lo más interesante. Estados Unidos tiene una enorme dependencia de la mano de obra barata que viene de América Latina y eso no va a cambiar. Sin embargo, el gobierno no comprende que ésta es una responsabilidad compartida. Ellos no entienden que su crecimiento económico depende, en gran medida,  de los migrantes indocumentados. No entienden que sin nosotros el país se paraliza. Ha habido hasta la propuesta chistosa de qué pasaría si un día los migrantes no fueran a trabajar. Si pasara en realidad, industrias como la de los hoteles o la de los restaurantes quedarían totalmente paralizadas.

– Es un hecho que los migrantes son grupos muy vulnerables, pero las mujeres y  los niños creo que siguen llevando la mayor desventaja.

-En la frontera hay un fenómeno gravísimo. Muchas mujeres están llegando solas con sus hijos, particularmente de Honduras, y el gobierno de los EE UU, como política, los está separando al llegar a la frontera. Además de eso, está acusando a los padres de tráfico humano. Esa política ha sido calificada por Amnistía Internacional como monstruosa.  Eso es una de las peores cosas que estamos viviendo con Trump.

“Por eso lo primero que debemos hacer es denunciar al presidente Trump ante los medios y exigir que México tome una postura  de más valor y congruencia frente a él.  El presidente Peña Nieto nos ha dejado solos. Esto ha sido un sexenio perdido. No recuerdo a ningún funcionario de Peña Nieto defendiendo en inglés, en la televisión de EE UU,  a los migrantes mexicanos. No recuerdo que se haya exigido una disculpa al presidente Trump. Espero que el próximo presidente mexicano tenga los pantalones para hacerlo”, concluye Ramos.

Katia Monteagudo

Katia Monteagudo

Licenciada en Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Especializada en temas políticos, globales, económicos y sociales, y en el uso de técnicas narrativas, investigativas, manejo de las nuevas herramientas digitales para la búsqueda, procesamiento, publicación y distribución online de información, junto a la capacidad de articular comunidades a partir de estrategias comunicativas 2.0. Dominio de procesos de edición de medios impresos, digitales y en el fotoperiodismo.