Johanna: profeta y apóstol de la obra de Vincent Van Gogh Johanna: profeta y apóstol de la obra de Vincent Van Gogh
¿Soy realmente… Tu rayo de luz? Le pregunta Johanna a Theo en una de las cartas que se enviaron por más de un año... Johanna: profeta y apóstol de la obra de Vincent Van Gogh

¿Soy realmente… Tu rayo de luz? Le pregunta Johanna a Theo en una de las cartas que se enviaron por más de un año antes de su matrimonio.  Theo Van Gogh y Johanna Gezina Bonger se casaron el 17 de abril de  1889. Su matrimonio duró menos de dos años; su legado permanece.

Para 1914 Jo, como le decía Theo de cariño, había logrado publicar tres volúmenes con las cartas que se enviaron los hermanos Van Gogh durante más de veinte años y había organizado más de una docena de exposiciones de la obra de Vincent; añejó los cuadros en el ático como un buen vino, hasta que el mundo del arte dejó de verlo como el trabajo de un loco y lo percibió como el trabajo de un visionario.

En vida Vincent Van Gogh vendió sólo tres obras de las más de novecientos que produjo. La primera The Vigne Rouge la adquirió la artista belga Anna Boch por 400 francos (entre $1,000-1,050 hoy). En 1990 Portrait of Dr. Gachet se vendió en 82.5 millones de dólares (valor actual con inflación 149.4 MDM), todavía el cuadro es parte de las 10 obras de arte más caras de la historia (the guardian mayo 2015).

Johanna: profeta y apóstol de la obra de Vincent Van Gogh

¿Cuál fue el catalizador para que esto ocurriera? Johanna Van Gogh. Durante la vida del artista el público no estaba listo para los colores, la valentía y la absoluta honestidad que se leía en los cuadros de Vincent. Solo Theo, su hermano, fue capaz de dilucidar lo que representaban para la modernidad. Fue su mecenas: “el hermano menor debe ayudar a pagar por los placeres del mayor” escribe Jane Austen en Mansfield Park. Theo, cuatro años menor que Vincent, le enviaba dinero, y materiales para pintar. Incluso utilizó su posición como galerista y marchante en París para presentarlo con Toulouse-Lautrec, Signac and Gauguin, artistas que Theo representaba y trató hasta el último momento de conseguir el reconocimiento que creía Vincent merecía. Ambos mueren en el intento, Theo muere 6 meses después de Vincent creyendo que le había fallado a su hermano. Johanna se queda sola con un bebé de un año, un piso en París, 200 cuadros y 600 cartas. Fue Theo y posteriormente Johanna quienes crearon el mito de Vincent Van Gogh.

Johanna y Theo

«Una victoria lograda después de toda una vida de trabajos y esfuerzos vale más que una victoria lograda más temprano», escribe Vincent a Theo en 1878

Johanna Gezina Bonger

Johanna Gezina Bonger

Johanna Gezina Bonger nació en Amsterdam, el 4 de octubre de 1962, la quinta hija en una familia de siete; pequeño burguesa, dedicada a la correduría de seguros. En esa época se acostumbraba que las hijas mayores asistían a su madre en las tareas de la casa, las más jóvenes se instruían. Johanna estudió literatura inglesa mientras que su hermana más joven fue al conservatorio de música.

Theo Van Gogh, hermano menor de Vincent, se convirtió en galerista y marchante de arte para permitirle a su hermano dedicarse sólo a pintar. Viaja a París donde conoce a Andries Bonger y a su hermana Johanna. Juntos ayudan a Theo a sobreponerse de la muerte de su padre, recientemente acaecida. Theo queda para siempre inscrito en la historia del arte como uno de los grandes impulsores del arte holandés y francés del siglo 18.

Para Theo era importante encontrar una esposa bien educada e instruida, que compartiera con él su pasión por el arte en general, pero que también supiera llevar una casa. Jo se había preparado toda su vida para encontrar un buen marido. Fue un matrimonio práctico, aunque claro que hubo amor.

Durante su noviazgo que duró más de un año Theo y Jo se escribieron más de 100 cartas que fueron publicadas por el Museo Van Gogh en Amsterdam. En ellas se lee cómo planeaban su futuro juntos,  mientras intercalaban frases como: “cómo me gustaría que estuvieras aquí. ¿Soy realmente tu rayo de luz?”

El legado de Johanna; el mito de Vincent Van Gogh

El matrimonio dura año y medio. Theo igual de inestable que su hermano cae en depresión y muere meses después que su hermano. Estaba planeando una exposición del trabajo de Vincent y estaba trabajando en publicar las cartas que durante años se habían enviado. Fue Johanna quien finalmente culminó el trabajo que los Van Gogh comenzaron. Para poder financiar el proyecto Johanna abre una casa de huéspedes además de dedicarse a traducir historias del francés y el inglés al holandés. Fue también una de las fundadoras del movimiento socialista en su país y nunca dejó que su trabajo interviniera con la crianza de su hijo.

Siguió al pie de la letra las enseñanzas de Theo: “Mostrar mucho, vender lo necesario y guardar las grandes piezas para que lleguen a los museos.

Para Johanna el hecho de ser mujer le resultó ser una ventaja, nadie se dio cuenta de lo que pretendía hacer. A esta mujer que se veía tan inocente, siempre cargando un bebé; nadie la tomaba en serio, por eso la colección permaneció junta por más tiempo que si Theo hubiera seguido vivo. Todavía en 1906 Jo pudo hacer una exposición con la colección completa.

 


Anitzel Díaz