Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028 Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028
La Nacionalización de la Industria Eléctrica en 1960 marcó un parteaguas en su desarrollo. Con esta se inició la construcción de grandes proyectos de... Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028

 

Los retos de la industria eléctrica mexicana

La Nacionalización de la Industria Eléctrica en 1960 marcó un parteaguas en su desarrollo. Con esta se inició la construcción de grandes proyectos de electrificación, que en diez años permitieron triplicar la generación de energía eléctrica. En 1971 se llegó a producir 7 mil 874 Megawatts (MW),  cifra que impulsó  el desarrollo regional y la incorporación de la población al desarrollo general del país.

En esta dinámica, al 31 de diciembre de 2014, poco más de cincuenta años después de la intervención estatal, la capacidad de generación, conformada básicamente por la de la Comisión Federal de Electricidad (CFE),  ascendía a 54 mil 374.7 MW. Esa energía le dio cobertura a más de 98% de la población.

Dicha capacidad, 41 mil 523.9 MW (el 76%) correspondía a centrales operadas por la Subdirección de Generación de la CFE y 12 mil 850.8 MW (24%) a 28 centrales operadas por Productores Independientes de Energía (PIE), cuya generación es entregada a la CFE para su comercialización.

Desde el punto de vista tecnológico, las fuentes de energía eléctrica se encuentran diversificadas, con lo que se da una mayor estabilidad a la Industria. De acuerdo con el cierre de diciembre de 2014, con gas se genera el 40.8% de la energía que se consume en el país; con la termo convencional, el 21%; con la hidroelectricidad, 22.6%; con carbón, 9.9%; con la nuclear, 2.6%; y con la geotermia, el 1.5%.

Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028

La red total de transmisión y distribución alcanza los 879 mil 687.4 kilómetros. De esta cifra, 59 mil 085 km resultan líneas de transmisión y 820 mil 602 km, de distribución.

El servicio lo reciben unos 38 millones 400 mil usuarios. El Sector Doméstico (con el 89%) tiene la mayor participación, seguido por el Comercial (9.9%), el de la Industrial (0.8%), los Servicios (0.5%) y el Agrícola (0.3%).

Las ventas internas absorben el 99.5% de lo que se produce. La mayor parte se lo lleva el sector Industrial, con el 58%. Le sigue el Doméstico, donde se va el 25%.  Luego, el Comercial con el 7%; el Agrícola, con el 5%; y el Sector Servicios, con el 4.5%.  Se exporta sólo el 0.5%.

En perspectiva, se observan diversos retos, los cuales también constituyen oportunidades para la industria, los inversionistas e incluso para los usuarios. Estos últimos se verán beneficiados por los cambios que se han venido dando en en este sector energético.

Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028

Entre los principales retos se encuentran:

  • La expansión de la oferta de energía eléctrica, para hacer frente a un crecimiento estimado del Producto Interno Bruto (PIB) de 3.7% promedio anual en el período 2014– 2028 (según la prospectiva del Sector Eléctrico 2013 – 2027), y la sustitución de equipos obsoletos y/o ineficientes de acuerdo con las nuevas tecnologías, que permitan hacer frente a un crecimiento estimado de 4.6% anual en el consumo de energía eléctrica. Lo anterior llevaría a la necesidad de contar con una capacidad de generación de 95 mil 342 MW en 2028, según la misma Prospectiva.  Ello implica una inversión estimada de 2.1 billones de pesos en el período.

Difícilmente la CFE por sí sola hubiera podido hacer frente a un reto de esta magnitud, cuya inversión en diez años supera el patrimonio acumulado de la empresa y el valor de los activos en operación. Era necesario abrir la posibilidad de que los particulares pudieran participar en la expansión de este importante pilar del desarrollo nacional.

  • En segundo lugar, la necesidad de competir. La Reforma Energética, aprobada por el Congreso de la Unión en diciembre de 2013, permite la participación del sector privado, por primera vez en más de cincuenta años, principalmente en materia de generación y comercialización de energía eléctrica, lo que significa la necesidad de que las empresas participantes en el mercado de generación y comercialización de energía eléctrica compitan en términos de calidad y costo, a fin de que ofrezcan su servicio a los usuarios a un mejor precio, lo que por sí será un beneficio para los mismos.

Para estos efectos, la propia CFE ha tenido que reorganizar su forma de operación. Al efecto, la nueva “Empresa Productiva del Estado”, que es la denominación actual, en sustitución de la figura de “Organismo Público Descentralizado”, se dividió en diez empresas: cuatro que se encargarán de la generación de energía; una de transmisión, que igual administrará las líneas de transmisión; una de distribución, que se encargará de administrar las líneas de distribución, así como los poco más de 1.3 millones de transformadores; una empresa de suministro básico, que atenderá a los usuarios residenciales y otra de suministro calificado, que atenderá a los usuarios calificados; una empresa que atenderá a los productores independientes de energía; y una última de autoabasto, que atenderá a los productores que operan bajo esa modalidad.

Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028

A dichas empresas hay que agregar dos adicionales, que ya se habían creado previamente: CFE Internacional, que competirá en el mercado internacional para generar electricidad y para comprar y vender combustibles; y CFE Energía, destinada a comercializar gas natural, combustóleo y diésel en el mercado mexicano.

  • En tercer lugar, la necesidad de cumplir con el compromiso de generación de energías limpias para pasar de 25% en la actualidad, al 35% en el año 2024, con lo cual a su vez la meta de reducción de producción de electricidad con combustibles fósiles es del 65% en el citado año.

Las energías renovables son aquellas cuya fuente reside en fenómenos de la naturaleza, procesos o materiales susceptibles de ser transformados en energía aprovechable por la humanidad que se regeneran naturalmente, por lo que se encuentran disponibles de forma continua o periódica, entre ellos el viento, la radiación solar, el movimiento del agua en cauces naturales o artificiales, la energía oceánica en sus distintas formas, el calor de los yacimientos geotérmicos y los bioenergéticos.

El aprovechamiento de estas energías se llevará a cabo de acuerdo con las disposiciones legales aplicables a cada caso, siendo la Comisión Reguladora de Energía, quien tiene las atribuciones para expedir las normas, directrices, metodologías y demás disposiciones de carácter administrativo que regulen la generación de electricidad a partir de energías renovables.

Generar electricidad para un crecimiento de 3.7 rumbo al 2028

La Estrategia Nacional de Transición Energética y Aprovechamiento Sustentable de la Energía, que es el mecanismo del Gobierno para impulsar las políticas, programas, acciones y proyectos encaminados a conseguir una mayor utilización y aprovechamiento de estas fuentes de energía, establecerá los instrumentos para el financiamiento de la transición energética.

 


Miguel Luis Anaya Mora

Miguel Luis Anaya Mora