Frutos secos, calorías que no engordan Frutos secos, calorías que no engordan
Aunque cada vez con más frecuencia volteamos a ver el contenido calórico de los alimentos que consumimos, hay un pequeño grupo de ellos Frutos secos, calorías que no engordan

Aunque cada vez con más frecuencia volteamos a ver el contenido calórico de los alimentos que consumimos, hay un pequeño grupo de ellos que, pese a su alto aporte energético, pueden ser muy beneficiosos para la salud: los frutos secos.

Al menos 15 años de literatura científica y estudios sobre el tema avalan lo beneficioso de consumir mínimo 100 gramos de frutos secos para mejorar la salud y desmienten que estos te hacen engordar, a pesar de contener más calorías que cualquier otro alimento, entre 225 y 670 calorías por cada 100 gramos.

“La adición de frutos secos a la dieta habitual no se asocia al aumento de peso corporal”, por el contrario, aunque los analistas indican que los alimentos tan calóricos deben ser limitados si queremos controlar nuestro peso, los frutos secos son la excepción de la regla.

Frutos secos, calorías que no engordan

El doctor Heinz Freisling, miembro de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, afirma que “un mayor consumo de frutos secos se relaciona con un menor incremento de peso y un menor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad”.

¿Cómo se explica esto si para mantenernos en forma debemos controlar el equilibrio entre la energía consumida y la gastada?

Muchos expertos se han lanzado a la tarea de explicar esta aparente paradoja, y hablan de la gran capacidad saciante de los frutos secos (tras consumirlos dejaríamos de comer otros productos, probablemente menos saludables) o que su digestión requiere mucha inversión de energía por parte de nuestro sistema digestivo.

Freisling, por ejemplo, habla de su efecto saciante, pero añade que es posible que la combinación “grasas insaturadas-proteína vegetal” aumente el gasto energético en reposo, lo que se conoce como “termogénesis inducida por la dieta”.

Explica que también es probable que no absorbamos todas sus calorías en el intestino, ya sea por su alto contenido en fibra o porque raramente realizamos una completa masticación cuando los consumimos.

Detalla, además, que las personas que los toman de forma regular tienden a consumir menos carnes rojas y procesadas.

“Esta sustitución es probable que sea beneficiosa para la prevención del incremento de peso, debido a que la ingesta de carnes rojas y procesadas se han relacionado con el aumento de peso, el riesgo de obesidad y un mayor Índice de Masa Corporal”.

Así que, excepto por su elevado precio en algunos mercados, incremente el consumo de almendras, anacardos, avellanas, cacahuetes, castañas, nueces, piñones o pistachos, ya sea tostados, fritos u horneados, pero sin adición de sal, azúcar o potenciadores del sabor.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.