Ethiel Failde, tataranieto del creador del danzón cubano,  presenta nueva cara del género en México Ethiel Failde, tataranieto del creador del danzón cubano,  presenta nueva cara del género en México
México quedó atrapado en aquella tendencia del danzón en su dimensión más clásica. Ethiel Failde -en cuya genética está la huella de su tatarabuelo Ethiel Failde, tataranieto del creador del danzón cubano,  presenta nueva cara del género en México

El músico actuó ante el expresidente Barack Obama cuando visitó La Habana el pasado año

México quedó atrapado en aquella tendencia del danzón en su dimensión más clásica. Ethiel Failde -en cuya genética está la huella de su tatarabuelo, Miguel Failde, autor de la primera pieza del género, Las alturas de Simpson-, siente que los seguidores deben hurgar en esa fuente inagotable del estilo nacido en la Cuba de 1879 y apreciar la obra de jóvenes intérpretes y autores que en la actualidad mezclan esa música con tendencias melódicas actuales como la timba, una variante contemporánea del son.

“Cuba es la Isla de la música. Allí tenemos otras realidades, vivencias y culturas. Hoy existen allá géneros musicales muy fuertes, como la timba, que es el inter-género que más se utiliza y nos funciona”, opina Failde a Horizontum, quien visitó recientemente Ciudad de México.

La ópera prima fonográfica de su agrupación, titulada Llegó la Failde, lleva ese sello contemporáneo y quizá le resulte mucho más atrevida al bailador mexicano. Es que en el álbum, ritmo y letra encuentran una cadencia mucho más veloz, sin que la esencia del danzón pierda fuerza.

Fotagrafía: Cortesía del entrevistado

Fotagrafía: Cortesía del entrevistado

 

Podríamos llamarle la “fórmula Failde” y entre las ideas que maneja el músico cubano, se encuentra la de que el danzón debe, necesariamente, que evolucionar.

Los autores de música popular bailable, dice, “componen para la necesidad que tenga el bailador. Es lo más lógico para tener aceptación. El pianista Alejandro Falcón, con quien trabaja la Failde, tiene una forma diferente de hacer danzones. Nos agrada su manera de escribirlo. Es la proyección que queremos ofrecer como orquesta”.

Ethiel ha podido mostrar su mirada renovadora al género en plazas cubanas y en el Encuentro Internacional Danzonero de Matanzas, que organiza desde hace dos años; así como en la recepción oficial que el gobierno de La Habana ofreció en marzo de 2016, al expresidente estadounidense Barack Obama. También lo ha hecho recientemente con la mexicana Orquesta Filarmónica Boca de Río en la que interpretó la pieza Almendra, de Abelardo Valdés.

Failde piensa que es “importante que los jóvenes autores de la Isla visiten México. El danzón se quedó musicalmente estancado aquí, con referencias a lo que hacíamos en la Isla a finales del siglo XIX e inicios del XX. Aquí le llaman danzón clásico. Cuando uno le propone un danzón timba, como hicimos con la Orquesta Failde, gusta, pero no se baila. Porque no es su realidad”.

A su juicio, es en el modo de bailar el género donde se ha logrado mayor avance y belleza en México. “Se ha evolucionado mucho gracias a las academias de baile y que han propiciado que en la actualidad acá el danzón sea coreográfico. Me maravilla verlos. Me parece que de eso debemos aprender los cubanos: del cómo lo disfrutan, se mueven en los floreos y en las improvisaciones”, asegura.

Aunque lidera un movimiento estético que puede revolucionar el género en la Isla, Failde se preocupa por el poco impacto que tiene el danzón en las nuevas generaciones de cubanos. Todo se debe, según señala, a que “la música tradicional, la que ha identificado al país, la estamos perdiendo poco a poco dentro de los seguidores jóvenes. Se ha quedado encartonada, y el danzón también ha sufrido. Quienes le han compuesto, le han dejado dogmas, lo han puesto en una vitrina. Es considerado Patrimonio Inmaterial de la cultura cubana, pero como mejor se conserva es oxigenándolo, recontextualizándolo y revitalizándolo, sin perder sus esencias. Eso nos falta”.

-Es una realidad que contrasta con México, donde se concentra un público notable seguidor del danzón.

-Realmente aquí el género no es copia del cubano. Ellos tienen un estilo completamente diferente y están más adaptados a ese sonido más de banda, muy parecido al de las danzoneras de acá. Tocan, en su mayoría, sin micrófono, por lo que su sonido es más estridente al oído del cubano.

“Puedo decir que los bailadores que han ido a Cuba al Encuentro Internacional Danzonero de Matanzas, que este año tuvimos 56 mexicanos, si les ha impactado el sonido de la Failde, su juventud, su forma de hacer la música. Les causa impresión porque no están adaptados al tipo de melodía que hacemos, al estilo cubano.

“No puedo decir que nuestras piezas han sido todo un éxito, porque la música cubana que se baila en México, es el son tradicional. Se han quedado estancados en las décadas de 1940 y 1950 y en lo que ha vendido al mundo el Buena Vista Social Club. No están a tono con lo que realmente se escucha en Cuba en el siglo XXI. Pero hasta cierto punto sí hay una aceptación de la Failde, pues bailan y piden más, aunque les resulte diferente”.

 

Con una intensa visita a varias ciudades mexicanas, Failde adelanta que posiblemente la RTV Más de Veracruz transmita desde este junio su programa Danzoniando con Ethiel Failde, que conduce cada sábado desde Radio Taino en La Habana, bajo la guía del realizador Pedro Pablo Cruz.

En RTV Más estrenó dos temas: Me desordeno, inspirado en el poema de la matancera Carilda Oliver Labra y con música de Pedro Pablo Cruz, y Almendra. Para su suerte, “gustaron mucho”.

Para septiembre se espera que Ethiel y su orquesta estén en México. Por lo pronto, en su tierra natal preparan dos filmaciones importantes: el videoclip de Me desordeno, junto a la gran Omara Portuondo; y el rodaje del primer concierto para DVD de la agrupación junto a renombrados artistas cubanos.


Yelanys Hernández Fusté