Estados Unidos y la polémica en torno a Kaspersky Estados Unidos y la polémica en torno a Kaspersky
La famosa empresa de antivirus Karpersky, con sede en Moscú, Rusia, continúa en medio de una encendida polémica en Estados Unidos Estados Unidos y la polémica en torno a Kaspersky

La famosa empresa de antivirus Kaspersky, con sede en Moscú, Rusia, continúa en medio de una encendida polémica en Estados Unidos, donde la Administración de Servicios Generales del gobierno la retiró de la lista de proveedores aprobados, por su posible injerencia en la campaña presidencial de 2016, a favor del actual presidente, Donald Trump.

Las acusaciones están sobre el gobierno ruso de Vladimir Putin, luego de que un informe de inteligencia desclasificado culpara al mandatario de ordenar ciberataques para influir en las elecciones de EE.UU.

Pero también apuntan a la proveedora de antivirus, por supuestos informes del portal de software financiero Bloomberg y del portal digital McClatchy DC que la acusan de haber trabajado con el FSB (Servicio de Seguridad Nacional, el sucesor del KGB).

Kaspersky negó todas estas acusaciones y dijo que no tiene “vínculos inapropiados” y que “nunca recibió ninguna petición por parte del gobierno ruso o de ninguna organización afiliada para crear o participar en ningún proyecto secreto”.

A pesar de eso, su cliente más importante, el gobierno estadounidense, insiste en sospechar de la vinculación académica de Eugene Kaspersky (fundador) con una red de espías de la KGB.

Todo se agrava con base en información de 2015, cuando la propia Bloomberg dijo que la empresa rusa cambió de rumbo en 2012 porque “altos ejecutivos habían dimitido o fueron despedidos, y esos puestos de trabajo pertenecían a personas vinculadas al ejército ruso o a servicios de inteligencia”.

Aunque Kaspersky criticó la cobertura de Bloomberg sobre este caso, acusándola de sensacionalista y de intentar “explotar la paranoia” de los lectores para ganar poder, las sospechas sobre la compañía han continuado escalando dramáticamente y su futuro en EE.UU. está en la cuerda floja.

En 1989, el entonces joven Eugene Kaspersky descubrió que su computadora había sido atacada por un virus y como era graduado del Instituto de Criptografía, Telecomunicaciones y Ciencias de la Computación de Moscú, el ingeniero de software, altamente interesado en las matemáticas, quedó fascinado por el desafío, logró detectarlo y crear un software para neutralizarlo.

Recuerda el diario El País que ocho años más tarde, él y otros tres socios fundaron Kaspersky Lab, que cumplió 20 años el pasado mes de junio.

Durante estas dos décadas la compañía ha crecido a pasos agigantados -emplea a más de 3000 personas- y es el segundo proveedor de software de Europa y el segundo en ventas al por menor de software de seguridad en EE.UU. y Canadá.

Su sede central está en la capital rusa, pero Kaspersky Lab tiene presencia en unos 200 países del mundo, cuenta con más de 400 millones de usuarios y maneja acuerdos tecnológicos con corporaciones internacionales como IBM, Facebook, Cisco, Microsoft o Lenovo, y con instituciones como la policía internacional, Interpol.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.