Espionaje ruso tambalea administración Trump Espionaje ruso tambalea administración Trump
Sobre el presidente Donald Trump se cierne otro escándalo a tan sólo 40 días de gobierno, tras conocerse que su fiscal general, Jeff... Espionaje ruso tambalea administración Trump

Sobre el presidente Donald Trump  se cierne otro escándalo a tan sólo 40 días de gobierno, tras conocerse que su fiscal general, Jeff Sessions, mintió bajo juramento ante el Senado, al ocultar que había hablado con el embajador ruso en Estados Unidos, mientras el Kremlin desplegaba su ciberofensiva contra las cuentas de correo de la candidata Hillary Clinton.

Los máximos líderes de los partidos demócratas y republicanos ya han dejado claro que Sessions debe renunciar de inmediato o recursarse a sí mismo, ya que su posible implicación podría interferir en las investigaciones sobre la intromisión de Vladimir Putin y su maquinaria de hackers en las elecciones presidenciales pasadas, que favoreció al actual mandatario.

El propio Sessions aseguró que estará al margen de cualquier investigación sobre esos encuentros con el embajador ruso, con quien se reunieron seis integrantes de su equipo de campaña, entre ellos Jared Kushner, yerno del presidente Trum, según medios de prensa estadounidenses.

La presencia del fiscal podría contaminar las indagaciones en curso e incluso alterarlas, al ser el responsable del Departamento de Justicia y del FBI, el cual desde el año pasado, al igual que el Senado, llevan este caso, al que también se ha sumado el comité de inteligencia de la Cámara de Representantes.

Jeff Sessions

Jeff Sessions

 

“Sessions no cumple los requisitos para ser el primer ejecutor de la ley en nuestro país; ha mentido bajo juramento y debe dimitir. Hay que abrir una comisión independiente para investigar las conexiones políticas, personales y financieras de Trump con los rusos”, afirmó la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien fue secundada por el jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer. También el líder republicano en las Cámaras, Paul Ryan, expresó que “si es sujeto de investigación, debe recursarse a sí mismo”.

Tras las revelaciones del diario The Washington Post, en las que se muestran dos reuniones del embajador ruso Sergei Kislyak, cuando Sessions era senador,  el actual fiscal alegó el pasado lunes que no había tenido contacto con ningún funcionario ruso para tratar temas de campaña, y circunscribió esos encuentros a sus tareas como miembro del Comité de Servicios Armados. Asegura que las acusaciones son falsas.

No obstante, una conversación con Kislyak ya le costó el puesto al consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, estrenándose en su cargo. Flynn es un hombre de la máxima confianza del presidente Trump y muy allegado al estratega jefe, Steve Bannon. Esta dimisión ha dado inicio a la actual crisis, que vuelve a sacar a la luz pública los sospechosos contactos de los miembros del equipo de campaña de Trump con funcionarios rusos y posibles agentes de inteligencia de ese país.

De comprobarse tales vínculos, podría tambalearse el ocupante de la primera silla de la Casa Blanca, quien ha desatado una guerra sin cuartel contra los medios que destaparon estos vínculos, The Washington Post y The New York Times, a los cuales ha acusado hasta de “enemigos del pueblo”.

La Redacción

La Redacción

Revista dedicada a las finanzas y cultura, comprometida en brindar información de calidad mediante artículos que abordan la realidad económica y financiera del país, así como los tópicos internacionales que nos impactan de manera directa.